_
_
_
_
_

Incrementa el número de accidentes mortales en autónomos

Desafíos y avances en la seguridad laboral de los autónomos

CINCO DÍAS

Los datos sobre la seguridad en el trabajo en 2023 dentro del colectivo de trabajadores autónomos proporcionan sensaciones contradictorias: si bien, por un lado, se ha registrado una disminución dentro del número total de accidentes laborales, también se ha producido un incremento en la tasa de mortalidad dentro del citado colectivo.

En el año 2023 se llegan a contabilizar 34.618 accidentes laborales de trabajadores autónomos. Esta cifra supone una reducción del 1,5% si la comparamos con los datos de 2022. Se trata de una reducción leve de los accidentes laborales que también se refleja en el conjunto de todos los reportados en 2023, que ascienden a 624.911.

Menos accidentes laborales, pero más fallecimientos

Si bien los datos del número de accidentes trabajadores autónomos se ha reducido, lamentablemente, ha aumentado la gravedad contabilizándose hasta 73 accidentes con resultados fatales dentro del colectivo, lo que supondría un aumento del 2,8% respecto a 2022.

En la misma línea, también ha aumentado el número de accidentes graves contándose hasta 709, mientras que los accidentes leves han disminuido ligeramente, tan solo un 1,5%. Por sectores, el sector servicios es el que ha acumulado un mayor porcentaje de accidentes, seguido por la construcción, el sector agrario y el industrial.

Por ámbito geográfico, Andalucía y Cataluña son las comunidades en las que se han producido un mayor número de accidentes laborales mortales entre los trabajadores autónomos. Mientras que, en una comparativa entre trabajadores autónomos y asalariados, los últimos tienen una incidencia tres veces superior.

La necesidad de acciones más decididas

José Luis Perea, secretario general de ATA y encargado de prevención de riesgos laborales, critica la falta de políticas preventivas eficaces dirigidas a los autónomos. La escasez de programas de información y sensibilización adecuados ha sido un factor contribuyente a las cifras de siniestralidad actuales.

Perea insta a una mayor implicación de las administraciones en la promoción de la seguridad laboral entre los trabajadores por cuenta propia. El llamado de Perea a no desviar la mirada de la necesidad de proteger a los trabajadores más vulnerables es un recordatorio de que aún queda mucho por hacer.

Implementar políticas preventivas que no solo se enfoquen en la reducción numérica de los accidentes sino también en la mejora de las condiciones laborales es crucial. La seguridad laboral no solo es una cuestión de cifras y estadísticas, sino también de vidas humanas.

El año 2023 nos deja con lecciones importantes sobre la necesidad de un compromiso más fuerte y acciones concretas para garantizar un entorno de trabajo seguro para todos, especialmente para aquellos que se aventuran por el camino del autoempleo. La colaboración entre el gobierno, las organizaciones y los propios trabajadores será fundamental para construir un futuro laboral más seguro en España.

Innovación y tecnología: claves para la prevención de riesgos laborales

En el camino hacia la mejora de la seguridad laboral, la innovación y la tecnología emergen como herramientas fundamentales. La adopción de nuevas tecnologías puede transformar radicalmente la manera en que los autónomos y las empresas abordan la prevención de riesgos laborales.

Desde aplicaciones móviles que ofrecen formación y consejos sobre seguridad en el trabajo hasta dispositivos wearables que monitorizan las condiciones de salud de los trabajadores en tiempo real, las posibilidades son amplias. La inteligencia artificial y el big data también juegan un papel crucial al permitir el análisis de grandes volúmenes de datos sobre accidentes laborales.

Esto no solo ayuda a identificar tendencias y patrones, sino que también facilita la creación de estrategias de prevención personalizadas. La tecnología puede, por ejemplo, predecir situaciones de alto riesgo antes de que ocurran, permitiendo intervenciones tempranas.

Además, el fomento de una cultura de seguridad laboral que integre estas tecnologías puede incrementar la concienciación y la responsabilidad individual. Los entornos de trabajo seguros se construyen sobre la base de la información y la formación continua, y aquí es donde la tecnología puede hacer una diferencia significativa.

Mirar hacia el futuro de la seguridad laboral significa integrar la innovación y la tecnología en las estrategias de prevención de riesgos. Al hacerlo, se abre un camino hacia un entorno laboral más seguro y saludable para los autónomos y trabajadores de todos los sectores.

La clave estará en cómo sociedad, administraciones públicas y el sector privado colaboran para hacer de estas tecnologías una realidad accesible para todos.

Más información

Archivado En

_
_