_
_
_
_
_

¿Qué pasará con el consumo ante el Black Friday y la temporada de Navidad?

La temporada está marcada por los tipos de interés y los niveles de inflación

El Black Friday abre la temporada de descuentos y promociones comerciales y marca el comienzo de las compras de Navidad. Unas rebajas que ya no solo se quedan en el propio viernes negro -muchas marcas están apostando por la Black Week- y que seguirán en los próximos días con el Cyber Monday y las tradicionales rebajas de invierno que comienzan a finales de diciembre y a principios de enero, dependiendo de la marca.

Se inicia así la época de más consumo por excelencia con unas ofertas que van más allá del sector del gran consumo. Los populares descuentos del Black Friday no son solo para comprar moda, cosmética, tecnología, decoración o juguetes; ahora también llegan al turismo, a la salud, a los medios de comunicación, al sector inmobiliario y, también, al bancario.

¿Gastaremos más o menos este 2023? ¿Se resentirá el consumo por la subida de los tipos y la presión que ha ejercido sobre muchos hogares? ¿O intentaremos comprar con descuentos ante el alza de los precios de los últimos años?

Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) estiman que 8 de cada 10 usuarios comprará durante los descuentos del Black Friday. ¿Y cuánto gastarán? De la encuesta realizada a consumidores de entre 18 y 74 años se desprende que el gasto medio previsto por persona será de 237 euros, 20 euros más que el año pasado.

¿Se cumplirán estas previsiones? Lo que muchas veces sucede es que, al final, compramos más de lo que pensábamos. “Uno de cada dos encuestados muestra un comportamiento compulsivo en sus compras durante el Black Friday. En concreto, un 27% reconoce que el año pasado gastó más de lo que tenía presupuestado, un 26% adquirió productos que no tenía previsto comprar y un 17% adquirió cosas que no necesitaba”, señalan desde la OCU.

Y estas intenciones de gasto llegan, además, en un entorno distinto al del año pasado. La inflación sigue alta y por encima del objetivo marcado por el Banco Central Europeo del 2%, pero se ha relajado en los últimos meses hasta el 3,5%, mientras que el último dato de la zona euro se ha situado en el 2,9%.

Con el objetivo de contener el alza de los precios y frenar el consumo, los bancos centrales comenzaron a subir los tipos de interés en verano del año pasado. Desde entonces, el BCE ha llevado a cabo 10 subidas de tipos consecutivas y los ha dejado en una horquilla del 4 y el 4,75%, después de no moverlos en su reunión de octubre.

Este endurecimiento de la política monetaria nos ha llevado a ver la subida más rápida e intensa de tipos de la historia de la institución y ha dejado algunas referencias de los tipos en máximos (el tipo de referencia está en máximos de 2001 y la tasa de deposito en máximos históricos).

La teoría dice que, desde que se suben los tipos, se tarda cerca de un año en ver efectos reales en la economía. La inflación, en julio de 2022, alcanzaba el 10,8% en España y ahora, como decíamos, se encuentra en el 3,5%. El objetivo de elevar los tipos es encarecer el crédito y la financiación para controlar el consumo y frenar relativamente la demanda.

El aumento de las deudas se ha sentido, por ejemplo, en la cuota de las hipotecas. Con la subida de los tipos el euríbor ha llegado a situarse por encima del 4%, lo que ha significado un incremento en la cuota mensual de muchas familias que tenían su hipoteca firmada a tipo variable. Respecto al crédito al consumo, como explican en El País, el alza de los tipos no ha frenado su demanda. De los datos del Banco de España se desprende que en el primer semestre los nuevos créditos han sumado un total de 18.473 euros, un 8% más que en el mismo periodo del año pasado.

¿Nos endeudaremos para comprar esta temporada de descuentos y de compras por Navidad o tiraremos de ahorros? Si nos fijamos en el ahorro de los hogares españoles, lo que vemos es que, aunque lógicamente nos hemos alejado del máximo que se marcó en 2020 con la pandemia, estamos en la segunda mayor tasa desde el año 2013. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, en el segundo trimestre del año, el porcentaje de ahorro de los hogares sobre la renta disponible bruta era del 20%, frente al 33% del 2020, o el 14,7% del año pasado.

Respecto al consumo, el INE señala que el gasto en consumo final de los hogares se estima en 200.740 millones de euros en el segundo trimestre de 2023, con un incremento del 5,2% respecto al mismo trimestre del año anterior.

¿Seguirá incrementándose el consumo y, a su vez, la tasa de ahorro? ¿Gastaremos más, pero apostaremos por pedir créditos? Las cifras de los próximos meses nos confirmarán cómo nos hemos comportado durante la temporada de más consumo y gasto del año.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_