_
_
_
_
_
criptomonedas
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Luces y sombras de las ICO en los proyectos blockchain

Las conocidas como salidas a bolsa de las criptomonedas han crecido mucho en los últimos años, pero no están exentas de riesgos

Desde la aparición de las criptomonedas hemos asistido al éxito cada vez mayor de las llamadas Ofertas Iniciales de Moneda (ICO por sus siglas en inglés). Una ICO consiste en un proceso por el cual se obtiene financiación para un proyecto blockchain en el que los inversores obtienen a cambio de su dinero una participación en criptomoneda de nueva creación. Este proceso es equivalente al de las salidas a bolsa tradicionales, pero en este caso no se financian compañías como tal, sino proyectos basados en tecnología blockchain.

Criptomonedas del tipo de Ethereum se dieron a conocer en procesos de este tipo, en los que los inversores aportan capital con la esperanza de que la criptomoneda se revalorice a medio plazo. Son muchos los casos en los que el retorno económico de estas inversiones ha sido realmente lucrativo para los inversores iniciales, llegando a superar el 10.000.000% de rentabilidad, como fue el caso de NXT (la ICO más rentable de la historia hasta el momento). Sin embargo, son varios los riesgos que hay que tener en cuenta antes de aventurarse a invertir en ellas.

En primer lugar, las ICO cuentan actualmente con muy poca regulación, y al estar desarrolladas en un programa de código llamado “Smart Contract” llevan implícito un enorme riesgo técnico. Esto quiere decir que si el código es poco seguro, un hacker podría acceder a las cuentas de los inversores y desviar los fondos recaudados. Esto fue de hecho lo que ocurrió en The DAO, uno de los casos más conocidos, en los que un hacker se apropió de más de 50 millones de dólares de los inversores. En estos casos, existe muy poca o nula protección para los inversores, por lo que es muy importante tener este aspecto en cuenta.

Ocurre además que, al igual que cualquier otra inversión, existe el riesgo de mercado, es decir, que la criptomoneda en la que se ha invertido no se revalorice. En un sector tan nuevo como el de las criptomonedas, es muy importante saber elegir. Por decirlo de otra manera, no es oro todo lo que reluce, y las criptomonedas son activos con muchísima volatilidad y difíciles de analizar por la falta de madurez de la industria. Por ello, el proyecto que se describe en las ICO es de vital importancia para decidir una posible inversión.

En último lugar, al tratarse de un proceso relativamente sencillo de crear, existe un elevado número de ICOs desarrolladas únicamente como método de estafar dinero, sin ningún proyecto que respaldar. En estos fraudes, los inversores aportan su capital y, normalmente, no vuelven a saber nada más de su dinero. Existen estudios que indican que alrededor de un 20% de todas las ICO en el mundo son fraudulentas, lo que muestra la cantidad de estafas que existen en estos procesos.

Por todo lo anterior, las ICO pueden ser una alternativa muy positiva para la financiación de proyectos blockchain. Sin embargo, son vulnerables técnicamente, y muchas de ellas son simples fraudes. Por ello, es muy importante analizar bien toda la información existente para garantizar, en la medida de lo posible, que la ICO y el proyecto que financia es al menos real. Lo que ocurra después con la valoración del mercado ya será otra historia.

Todos los artículos de este blog describen únicamente la opinión del autor y no representan la postura de ninguna compañía o institución financiera

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_