Bolsa

Audax y Grenergy lanzan las acciones de lealtad para blindar el poder de sus fundadores

Las juntas de ambas compañías han dado el visto bueno. Deben esperar dos años para recibir el doble de derechos de voto

Audax y Grenergy lanzan las acciones de lealtad para blindar el poder de sus fundadores

Audax y Grenergy son las primeras empresas que ponen a andar las acciones de lealtad en España. Ambas compañías han activado esta prebenda, introducida en una reforma de la ley del mercado de valores en 2019, que permite reforzar los derechos de voto en una cotizada de los accionistas que permanezcan al menos dos años en el capital. Esto abre la puerta a que el grueso de accionistas fundadores blinden su poder en las compañías ante operaciones corporativas como ampliaciones de capital.

Tanto Audax como Genergy aprobaron el año pasado en junta de accionistas la puesta en marcha de estos títulos especiales. La CNMV ha dado cuenta de ello esta semana y ha inscrito en su registro sus acciones de lealtad, que no serán entregadas a los accionistas en dos años.

En cuanto a Audax, de acuerdo al texto aprobado por la junta de accionistas, otorga dos derechos de voto por cada acción. Y justifica la introducción de esta figura para “fomentar la implicación a largo plazo de los accionistas”, dice la convocatoria de la junta.

“Es un mecanismo con el que se busca proteger a las sociedades cotizadas e impulsar la consecución de objetivos a largo plazo a la vez que desincentiva las inversiones a corto plazo que condicionan la estrategia de crecimiento sostenible y rentabilidad de las sociedades cotizadas a largo plazo. En este sentido, se pretende con su introducción reforzar el peso de los accionistas estables e incentivar su permanencia en la sociedad con la idea de que la sociedad sea gestionada con la vista puesta en el largo plazo y que mantenga un negocio sostenible en el tiempo”, reza el documento.

Grenergy, por su parte, aprobó ya esta medida en la junta de accionistas de 2021. También acordó dar un voto doble de lealtad y lo justifica por intentar promover la vinculación de los accionistas a largo plazo con la compañía. Grenergy reconoce, no obstante, que esto puede favorecer la realización de operaciones corporativas sin dilución de los accionistas. Y se compromete a favorecer el gobierno corporativo de la sociedad para evitar que el accionista mayoritario.

Tanto Audax como Grenergy están controlados por un accionista. En el caso de la primera se trata del empresario José Elías Navarro, que tiene un 75%, además de La Sirena o una participación relevante en Ezentis. En la segunda es David Ruiz de Andrés, con un 53%. Las acciones de lealtad pueden permitir a los accionistas lanzar ampliaciones de capital o colocaciones en Bolsa sin perder sus poderes.

Según la normativa española, para que un accionista pueda verse beneficiado por el voto de lealtad tendrá que inscribir voluntariamente sus acciones en un libro registro especial. Las empresas, por su parte, deberán especificar al mercado a través de la CNMV todos los votos dobles de sus accionistas, como el porcentaje de derechos de voto adicionales que han recibido por las denominadas acciones de lealtad.

El Gobierno dio luz verde en 2021 a través de una modificación de la Ley de Sociedades de Capital. Con ello buscaba adaptar a la legislación española una medida ya habilitada en Francia, Italia o Bélgica.

Con esta herramienta se rompe el principio de “una acción, un voto” a favor de los inversores de las empresas que hayan adoptado en sus estatutos sociales el voto de lealtad. Con ello se busca incentivar a los accionistas a mantener su inversión en las sociedades a largo plazo.

Según la normativa española, para que los votos de lealtad sean activados por una empresa es preciso el voto favorable del 60% del capital social presente o representado en la junta cuando asistan accionistas que representen el 50% o más de los derechos de voto de la sociedad, o el 75% cuando asistan accionistas que representen el 25% o más del capital sin alcanzar el 50%

A la estela de Mediaset

  • Países Bajos. El grupo de medios de comunicación italiano se llevó a Países Bajos su proyecto de fusión con Mediaset España, puesto que ni las legislaciones española ni italiana permitían en 2019 el voto de lealtad. De esta forma, puso en marcha un sistema de acciones de lealtad para que la familia superara el 50% de los derechos de voto frente a otros accionistas. El sistema permitía el reparto de tres acciones de lealtad que con el tiempo podrían ampliarse hasta los 10 votos.
  • Renault y Fiat. En 2019 el Estado francés, accionista de Renault con un 15%, tumbó la alianza entre Renault y FCA por los condicionantes impuestos. El grupo Fiat Chrysler retira su oferta de fusión con Renault alegando motivos políticos.
Normas
Entra en El País para participar