La CNMC pide mejorar las ayudas a las operadoras de carga en tren por el impacto de las obras de Adif

Emite un informe, a petición de Transportes, sobre la Orden que regulará la concesión de subvenciones por perturbaciones extraordinarias en el tráfico

Tren de mercancías de Renfe en la terminal de Monzón (Huesca).
Tren de mercancías de Renfe en la terminal de Monzón (Huesca).

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) se ha mostrado a favor de mejorar las compensaciones a las operadoras de transporte ferroviario de mercancías por los sobrecostes que ocasionan las obras de Adif en la red de interés general. Y es que se avecinan múltiples actuaciones al calor de los fondos europeos para la recuperación.

El Ministerio que lidera Raquel Sánchez está tramitando un Proyecto de Orden por el que se aprueban las bases que regularán la concesión de las citadas ayudas por perturbaciones extraordinarias en el tráfico de mercancías por ferrocarril, ante lo que la CNMC ha realizado distintas propuestas técnicas. Y es que las interrupciones en la vía elevan los costes del transporte y, en ocasiones, obliga a las ferroviarias a recurrir a la carretera para seguir trabajando, con riesgo de cambio modal, tal y como reconocen la Comisión Europea y la Agencia Europea del Ferrocarril.

El proyecto de Orden considera que una restricción de tráfico genera un impacto significativo cuando su duración supera los siete díasy da lugar a la cancelación del servicio previsto, un desvío que implique una distancia adicional superior a un umbral predeterminado, o una reducción de la carga neta igual o superior al 10% de la original. En ningún caso, se expone en la Orden, las ayudas pueden superar el 30% del coste total del servicio. Y se recoge (artículo 16) la incompatibilidad de las ayudas con la obtención de cualquier indemnización derivada de una reclamación de responsabilidad patrimonial.

El supervisor ha emitido el informe a petición del Ministerio de Transportes y sigue poniendo de manifiesto la baja cuota modal del tren en España respecto al resto de la Unión Europea. El Gobierno tiene en ejecución la iniciativa Mercancías 30, por la que busca elevar la cuota modal del ferrocarril en el transporte de mercancías al 10% en 2030. En esa iniciativa se expone que “en un escenario normal de obras, las perturbaciones extraordinarias a los tráficos de mercancías pueden ser contempladas como un coste más del transporte, pero si éstas tienen una frecuencia que sobrepasa lo normal, se puede producir un fuerte desequilibrio en el negocio de las empresas ferroviarias, ya que las alternativas de transporte en tráficos de mercancías son en general más complejas que en tráficos de viajeros”. Y se añade que en todo el país hay actuaciones previstas que pueden afectar temporalmente a la capacidad de la red ferroviaria.

Ayudas de Estado

Sin olvidar que el apoyo público es una forma de intervenir en la economía, la CNMC demanda que se evite la alteración en el funcionamiento de la competencia y el interés económico general. Con esta premisa sobre la mesa, el supervisor reconoce efectos adversos, tanto económicos como materiales, por las obras ferroviarias. Las afectadas son Renfe Mercancías y sus competidoras privadas y, por extensión, los clientes. Entre los impactos están la posible pérdida de contratos, en favor de la carretera o el avión, por la interrupción de servicios.

El informe reclama la extensión de los supuestos de aplicación de las subvenciones, como es el de haber sufrido retrasos en realizar un itinerario. También recomienda que se flexibilice la obligación de recuperar tráficos cancelados o suprimidos, y que se sumprima la referencia a las obras por incidencias imprevisibles (las que no están prefijadas en la Declaración de Red de Adif). La CNMC  pide la inclusión de posibles compañías ferroviarias no establecidas en la UE como posibles beneficiarias de las ayudas, y la agilización de los procesos de solicitud y entrega.

Para tratar de evitar que se puedan restar incentivos al comportamiento eficiente de las compañías ferroviarias o del propio administrador de la infraestructura, Adif, la CNMC reclama que esta última mejore la planificación de las incidencias y las comunique de forma temprana a las operadoras.

Los clientes de Adif ya se quejaron en 2021, ante consulta de la propia CNMC, de que no eran informados con la suficiente antelación de actuaciones en la vía que derivaban en mayores tiempos de viaje e incluso en la suspensión de servicios. De hecho, hubo una denuncia al respecto de la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP) contra Adif.

Una última recomendación de la CNMC es que se notifique el plan a la Comisión Europea con el fin de que evalúe si es compatible con el régimen de ayudas de Estado y mercado interior. El ministerio de Transportes ya asegura, en la exposición de motivos del Proyecto de Orden, que las ayudas son compatibles con el mercado interior y que la CE ya dio luz verde a sistemas semejantes establecidos en otros países miembros.

Las subvenciones que se plantean por obras tienen un periodo de elegibilidad que va del 1 de enero de 2022 hasta el último día de 2026. Dada esta extensión, la CNMC recomienda que el Proyecto de Orden Ministerial "prevea algún mecanismo de actualización de los costes para recoger variaciones significativas en los mismos, como actualmente está ocurriendo con los costes de la energía".

Normas
Entra en El País para participar