Telefónica cae al 9º puesto del Ibex en la década del ascenso de Iberdrola

El sector bancario ha ido reduciendo su peso aún con la nueva entrada de Unicaja

Ibex pulsa en la foto

El Ibex 35 es el índice bursátil que sintetiza la evolución de las compañías cotizadas más poderosas de España. Durante la última década ha habido dos movimientos que han marcado la composición del selectivo: el ascenso fulgurante de Iberdrola y la progresiva pérdida de importancia de Telefónica.

A finales de 2012, Telefónica seguía siendo la tercera compañía más importante de la Bolsa española, solo por detrás de Inditex y Santander. El gigante de las comunicaciones tenía una capitalización bursátil de casi 38.000 millones euros. Un volumen muy alejado de los 100.000 millones de euros que llegó a valer en 2007, pero que todavía le bastaba para tener una ponderación del 12,6% del Ibex.

Una década más tarde, Telefónica vale la mitad (19.000 millones de euros) y su peso dentro del índice bursátil español es de tan solo del 4,4%. Para quienes compraron acciones, la inversión ha sido una ruina. Han perdido un 60% desde los máximos alcanzados en agosto de 2015.

La liberalización del sector de las telecomunicaciones, un modelo de negocio caduco que ha requerido una gran remodelación y los malos resultados de algunas de las filiales internacionales han lastrado las cuentas de la gran teleco española en los últimos años. Lejos quedan los tiempos en que llegó a ser la mayor empresa española y a valer 111.000 millones.

Mientras Telefónica iba perdiendo peso, Iberdrola seguía el camino opuesto. A mediados de 2012, la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán, valía 16.000 millones de euros. Diez años después tiene una capitalización cercana a los 70.200 millones de euros.

Las acciones de Iberdrola han subido como la espuma en la última década (+257%) gracias a la profunda transformación que ha vivido la entidad. Si a comienzos de siglo era una eléctrica que basaba su producción en combustibles no renovables y solo tenía presencia en España, desde 2006 comenzó una fuerte expansión internacional y una clara apuesta por las energías limpias, algo muy aplaudido por el mercado.

La fuerte revalorización de la eléctrica le ha llevado incluso a superar a Inditex como la empresa con mayor peso en el Ibex 35, en agosto. Ahora tiene un peso del 15% del selectivo, frente al 7% de finales 2012. Que Iberdrola sea la empresa con mayor ponderación en el Ibex 35 no significa que sea la mayor compañía española por capitalización. Ese honor sigue correspondiendo a Inditex, cuyo valor agregado supera los 78.000 millones de euros, ‘frente a los casi 70.200 millones de Iberdrola.

La explicación de esta aparente anomalía es la forma en que se construye el índice bursátil. Para determinar el peso que tiene una determinada firma no solo se tiene en cuenta el número de acciones y su valor individual, sino qué parte del capital de la compañía se negocia en Bolsa.

En el caso de Iberdrola, el free float es del 98%. Es decir, que prácticamente todos los títulos de la empresa están disponibles para su compra a través del mercado. En cambio, en el caso de Inditex solo el 35% de su capital se puede intercambiar en Bolsa, puesto que el fundador, Amancio Ortega, y su familia, siguen controlando el 65% de la compañía. Dado que hay menos “acciones libres”, eso le penaliza en su ponderación en el Ibex, que es tan solo del 10,6%.

Otro de los cambios del Ibex es la progresiva pérdida de peso del sector bancario. A finales de 2012, la banca (que incluía aún a firmas como Banco Popular o Bankia, que acabaron absorbidas), suponía el 31% del selectivo. Ahora, incluso con la reciente incorporación de Unicaja Banco, esta industria representa solo el 28% del índice. Y eso que el ejercicio ha sido relativamente bueno para el sector gracias a las subidas de tipos.

Normas
Entra en El País para participar