Negociación salarial

CEOE pide subir el salario mínimo un 4% indexando contratos públicos y rebajando la cuota agraria un 20%

Los sindicatos aprovechan la ausencia de los empresarios en la reunión para reclamar al Gobierno un alza del SMI superior al 8,2%

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Tal y como habían anunciado, los empresarios no han acudido hoy a la convocatoria del Ministerio de Trabajo para recibir la comunicación del Gobierno sobre la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), y sí se han presentado los sindicatos CC OO y UGT que han escuchado las intenciones del Ejecutivo para incrementar esta renta. Sin embargo, CEOE-Cepyme sí han remitido por escrito su propuesta al Gobierno, que consiste en un incremento del salario mínimo del 4% para el próximo año (1.040 euros al mes en 14 pagas) siempre y cuando el Ejecutivo se coprometa a modificar la ley para  indexar los contratos públicos a este incremento y haga una rebaja de cotizaciones del 20% en el sector agrario, más afectado or el SMI.

Por su parte, los negociadores sindicales han aprovechado la ausencia de los representantes patronales para reclamar a Díaz que suba el salario mínimo más del 8,2%, que fue el máximo que recomendaron los expertos el pasado lunes. Para la responsable de política sindical de CC OO, Maricruz Vicente, su sindicato buscará el acuerdo con el Gobierno para que el incremento del SMI esté "en algún punto entre el 8,2% y el 10%". Esta última cifra es la ha defendido desde el principio UGT y ahora mantiene.

Así, la reunión de hoy llega precedida de la publicación este lunes del informe elaborado por una docena de expertos que recomiendan subir el salario mínimo en 2023 entre 46 y 82 euros al mes para que el Ejecutivo cumpla con su compromiso de llevar esta renta al 60% del salario medio. Pero para la dirigente de CC OO el SMI debe aumentar por encima de la banda ancha fijada por los expertos debido a la "situación excepcional" que se está viviendo con la inflación, que probablemente terminará el año en un promedio del 8,4%. Mientras que desde UGT mantienen que el alza del salario mínimo no puede ser inferior a los 1.100 euros al mes en ningún caso.

Sin embargo, la inesperada propuesta de CEOE-Cepyme abre la puerta, al menos una rendija, a que la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, intente llegar a un acuerdo con ambas partes para subir el salario mínimo, a pesar del la oficializada ruptura de la interlocución entre los empresarios y el Ministerio de Trabajo. Así lo ha manifestado la propia ministra que, en los pasillos del Congreso, ha pedido a Garamendi "que se sume a la mesa y cumpla su función institucional, como lo ha hecho hasta ahora". Los empresarios tendrán oportunidad de volver al diáologo sobre el SMI a lo largo de la próxima semana, cuando según los sindicatos, se espera que el Gobierno tenga una propuesta de incremento de esta renta.

Así, al margen del contenido de estas negociaciones, el encuentro de hoy ha estado envuelto de polémica por esta ausencia de los representantes patronales. Los empresarios sostienen en privado que no han acudido hoy a la reunión con Díaz porque siguen considerando que Trabajo no es un interlocutor fiable porque no cumple lo pactado, en referencia a la enmienda introducida en la Ley de Empleo que otorgará más poder a la Inspección en el control de las causas en los despidos colectivos, algo que se había acordado dejar fuera de la reforma laboral, según fuentes patronales. Aunque, la propia ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha informado de que la CEOE le habría remitido una carta para hacerle llegar su prouesta del SMI en la que los empresarios argumentarían oficialmente su ausencia por coincidir la reunión de hoy con la de su Junta Directiva.

Normas
Entra en El País para participar