Los sénior cada vez destinan más dinero a ayudar a sus familias

El 63% apoya económicamente a miembros de su familia o personas de su entorno cercano

Su capacidad de ahorro se ha reducido de un 56% en 2020 a un 43% en 2022

Los sénior cada vez destinan más dinero a ayudar a sus familias
Getty Images

La población sénior destaca por su alto poder adquisitivo en comparación con el resto de generaciones, como la milenial. No es de extrañar teniendo en cuenta que, de los 3,6 millones de trabajadores con más de 55 años que hay en España, 300.000 son directivos. Así lo muestra el III Barómetro del Consumidor Sénior que ha elaborado Fundación Mapfre en colaboración con Google España y que ambas entidades presentaron este jueves en Madrid.

Sin embargo, sus datos reflejan que a lo largo de los últimos tres años la capacidad de ahorro de los sénior ha bajado, pasando de un 56% en 2020, a un 48% en 2021 y a un 43% en 2022. Lo que sí ha aumentado es su alcance cono red de apoyo. Mientras que menos de la mitad de la población sénior española consigue ahorrar a final de mes, el 63% ayuda económicamente a miembros de su familia o personas de su entorno cercano, lo que supone un incremento significativo respecto al año pasado, cuando solo reconocía hacerlo el 43% de los pertenecientes a la generación silver. “Históricamente, siempre hemos visto que han ayudado a familiares, pero estamos en el pico en el que más apoyan. Seis de cada 10 lo hacen”, apuntó el codirector del informe, Iñaki Ortega. Además, esa proporción aumenta en los grupos de edad de 61 a 70 años, donde el 67% de los preguntados afirma prestar este tipo de ayuda.

La investigación, resultado de una encuesta a 1.125 mayores de 55 años en España, se llevó a cabo en octubre, cuando la inflación ya había hecho aumentar los precios. En ese contexto, más de la mitad de la población sénior (55%) se muestra insegura respecto a su situación económica, un porcentaje especialmente alto entre los que tienen entre 55 y 60 años (64%). “Empiezan a decir que no se sienten seguros frente a ese optimismo que hemos ido detectando en otras ocasiones. La mayoría, además, siente que el precio de la energía y los alimentos pone en riesgo su estilo de vida”, reconoció Ortega. De cara a 2023, por tanto, el barómetro prevé un aumento del 10% en el gasto de alimentación de la población sénior a la vez que desciende alrededor de un 4% lo gastado en restaurantes y hoteles.

Más digitales

Se trata de una generación bien informada, pero lo que sorprende en esta tercera edición del informe es desde dónde consumen la información. El número de mayores activos en internet prácticamente se ha doblado desde 2017, según datos aportados por Google España, que confirma que la pandemia ha sido un gran impulso para su digitalización. “Empezaron a adoptar canales digitales de forma masiva y a trasladar comportamientos al entorno digital”, recordó el director de Seguros de Google España, José M. Pérez Sastre, que afirmó que la población digital de más de 55 años alcanzó este año fue de 11 millones de personas.

Este colectivo utiliza la tecnología de forma frecuente, sobre todo, para leer prensa (43%), realizar consultas y operaciones bancarias (37%), ver contenido online en plataformas multimedia (36%), escuchar la radio (28%) y publicar contenidos en alguna red social (19%). De hecho, los datos de Google concluyen que es más probable encontrar personas al día de las últimas noticias entre los mayores de 55 años que en el resto de las edades, especialmente cuando se trata de noticias locales.

Otra tendencia sénior detectada por Google y que normalmente se asocia a las generaciones más jóvenes, es la concienciación con la sostenibilidad. Es más, la población sénior en España muestra en internet un interés por la sostenibilidad un 59% superior que el que presentan las generaciones posteriores.

Solo uno de cada 10 sénior analizados (el 15%) desearía alargar su vida laboral más allá de la edad de jubilación, pero hasta un 30% estaría dispuesto a mudarse a un entorno más rural y aislado para seguir trabajando, una cifra que se aleja de aquellos que estarían dispuestos a reducir su salario a cambio de disminuir su carga de trabajo (18%) y de emprender un nuevo negocio (8%). “Piensan que las empresas destruyen empleo sénior y no hay muchas oportunidades a partir de una edad para seguir activo en el mercado laboral”, indicó Ortega. Por lo menos, la mayoría de los sénior españoles siguen siendo propietarios de su vivienda actual (ocho de cada 10) y el 61% tiene previsto residir en ella para siempre.

Normas
Entra en El País para participar