BlackRock enfría las expectativas: “el daño de la recesión no está recogido en Bolsa”

La mayor gestora del mundo recomienda reducir el peso de la renta variable

El logotipo de BlackRock, en la sede de su cuartel general, en Nueva York.
El logotipo de BlackRock, en la sede de su cuartel general, en Nueva York.

BlackRock, la mayor gestora de activos del mundo, es muy cauta en relación a la inversión en Bolsa. A juicio de sus expertos, los mercados de renta variable no están recogiendo adecuadamente el daño que provocará en las empresas la recesión que se avecina en Europa y Estados Unidos.

Javier García-Díaz, responsable de ventas de BlackRock para España y Portugal, considera los inversores están siendo demasiado optimistas en relación a la contracción económica. "Vemos como el consenso del mercado estima un crecimiento de los beneficios del 4% en Europa y de cerca del 10% en Estados Unidos. En cambio, nosotros creemos que se mantendrán planos, o que incluso pueden caer", explica el experto.

Esta visión pesimista para los próximos meses en la renta variable hace que BlackRock esté recomendando a sus clientes reducir la exposición en Bolsa. "Ni por valoración, ni por las expectativas de los beneficios, no parece que estén recogiendo el impacto que van a sufrir las empresas cuando se concrete la recesión", argumenta García-Díaz.

Dentro de la inversión bursátil, recomiendan apostar por sectores con más potencial, como el de la energía, el sector sanitario, el de las energías renovables y el financiero, "especialmente por los bancos, que están mejorando claramente sus márgenes de intereses con las subidas de tipos".

 

Sobreponderar la renta fija

Donde sí que empieza BlackRock a apreciar valor es en los activos de renta fija. García-Díaz recuerda que la mitad de los índices que replican la evolución de bonos ya ofrecen retornos de más del 4%, algo impensable hace un año.

En esta categoría de activos, uno de los activos favoritos es de los bonos emitidos por empresas. "Estamos viendo una gran oportunidad para invertir en deuda corporativa, donde ya hay tasas internas de retorno de entre el 5% y el 6%".

De acuerdo con los cálculos de la firma, este tipo de activos se va a apreciar por diferentes factores, por lo que la rentabilidad que puede llegar a ofrecer en los próximos 12 meses estaría cercana al 8%.

"Este tipo de inversiones demuestran que, hoy por hoy, la asunción de mayores riesgos, aumentando el peso de la Bolsa en las carteras no compensa, al menos en los próximos tres meses", reflexiona el directivo, en un encuentro con medios.

Dentro de la inversión en renta fija, también recomiendan apostar por los bonos ligados a la inflación y por los bonos a corto plazo de Estados Unidos. En cambio, desde BlackRock recomiendan mantenerse alejados de la deuda soberana de la zona euro.

En la entidad creen que es un buen momento para comprar fondos que invierten en renta fija global, sin restricciones, así como en fondos de deuda corporativa europea de alta calidad.

Normas
Entra en El País para participar