Inversión

Los pequeños inversores en criptoactivos acumulan pérdidas de hasta el 81%

El BIS detecta que grandes inversores deshicieron su inversión ante la entrada del minorista

Bitcóin pulsa en la foto

El colapso de la plataforma de intercambio de criptoactivos FTX ha puesto de relieve la urgencia de regular un mercado cuyo fuerte crecimiento durante los últimos años alentó a muchos pequeños inversores a invertir en él parte de sus ahorros. La fuerte subida de los tipos de interés acometida por los bancos centrales ha provocado una fuerte corrección –el mercado cripto ha pasado de una valoración de 2,8 billones de dólares a 0,8–. Una depreciación que habría derivado en elevadas pérdidas para buena parte de aquellos pequeños inversores que acudieron al mercado cripto más atraídos por las elevadas revalorizaciones que por el potencial del blockchain y el atractivo de un activo de inversión desregulado.

El Banco de Pagos Internacionales (BPI) apunta en un reciente informe que una gran parte de los pequeños inversores que entraron en los criptoactivos estarían registrando pérdidas de entre el 73% y el 81% de su inversión. Un porcentaje que llega incluso a situarse por encima de las pérdidas que sufren los minoristas que invierten en los contratos por diferencia (CFD) que, de media se sitúan en el 75%.

Según las proyecciones realizadas por el BPI, gracias a datos recopilados por las firmas de análisis CryptoCompare y Sensor Tower, tres cuartas partes de los pequeños inversores que apostaron por los criptoactivos lo hicieron cuando el bitcóin –el activo digital más reconocido– cotizaba ya por encima de los 20.000 dólares, allá por diciembre de 2020.

Los investigadores del BPI se centran en los movimientos de las cadenas de blockchain y concluyen que a medida que el bitcóin iba revalorizándose y era adoptado de forma masiva por los inversores retail, los grandes inversores –conocidos como ballenas– reducían su tenencias.

Los trabajos del BPI, que analizan la evolución de los usuarios de más de 200 plataformas de criptoactivos entre julio de 2015 y junio de 2022, apuntan que en la fase de mayores subidas del precio del bitcóin (entre finales de 2017 y principios de 2015) el número de usuarios únicos mensuales nuevos de las apps de compraventa de criptos se situó entre 105 y 511 millones. Un crecimiento que trajo consigo que a mediados de 2022 la cifra de usuarios activos mensuales alcanzara los 700 millones.

Los pequeños inversores de economías avanzadas como EE UU, Canadá, Australia, Reino Unido, Países Bajos o Irlanda se encuentran entre los de los países con mayores descargas de apps de plataformas de intercambio de activos digitales. Junto a ellos también destacan los de Emiratos Árabes Unidos, Hong Kong, China, Singapur, El Salvador –que en septiembre de 2021 adoptó al bitcóin como moneda oficial– o Turquía.

Radiografía del inversor

El informe del BIS hace además un retrato del inversor/consumidor de criptoactivos. Un mercado en el que el 40% de los usuarios son hombres de menos de 35 años, a los que identifica como el segmento más “arriesgado” de la población, frente a los hombres mayores y las mujeres, que se muestran más sensibles a los cambios del precio del bitcóin.

Entre los inversores de criptos prima además el uso de dispositivos Android, que según el informe, tienen ingresos más bajos que los usuarios de iOS.

Más allá de esta panorámica el estudio del BIS refuerza los reiterados mensajes lanzados por los bancos centrales de que una gran parte de los inversores retail consideran a los criptoactivos más como una inversión especulativa que como un medio de pago para transacciones económicas reales. En esta línea, el BCE aseguró recientemente que la corrección del bitcóin es “el último suspiro inducido artificialmente antes del camino hacia la irrelevancia” de este activo. En opinión del banco central, el criptoactivo nunca ha sido utilizado de forma relevante para realizar transacciones legales y no es un activo adecuado para la inversión.

Reino Unido ultima la regulación sobre el sector

  • Consulta pública. El Tesoro británico presentará en breve sus planes para regular el mercado de los criptoactivos en el país. Una normativa que llega justo antes de que la Unión Europea apruebe, previsiblemente en febrero, su regulación, y que podría incluir disposiciones sobre cómo abordar la quiebra de empresas y restricciones a la publicidad de productos. En España, por ejemplo,la CNMV ya tiene potestad para vigilar la publicidad sobre los criptoactivos.
Normas
Entra en El País para participar