Sube un 13% en dos jornadas

Credit Suisse prolonga el rebote en Bolsa mientras sus seguros de impago siguen bajo presión

Los CDS se han disparado un 606% este año. El Saudi National Bank podría invertir en la división CS First Boston

Credit Suisse pulsa en la foto

Los títulos de Credit Suisse parecen haber tocado suelo tras acumular un desplome del 70% desde los máximos anuales. La entidad financiera suiza, inmersa en una reestructuración radical de su banca de inversión y en dos ampliaciones de capital con los que espera frenar la crisis financiera y de reputación que atraviesa, avanzó ayer un 3,1% que se suma al 9,2% que se revalorizó durante la jornada del viernes. Si bien, en lo que va de año el recorte acumulado alcanza el 63,6%.

A la espera de que el viernes 9 de diciembre empiecen a cotizar sus nuevas acciones – espera captar 4.000 millones de francos suizos (unos 4.027 millones de euros) de los que 1.850 millones han sido ofrecidos a inversores cualificados y otros 2.150 millones de francos suizos serán colocados entre sus ya accionistas– la entidad se está viendo beneficiada en las últimas jornadas ante un posible cambio de rumbo tras la fuerte corrección sufrida.

El pasado viernes, el presidente de la entidad, Axel Lehmann, reconoció que la liquidez del banco está mejorando, al detenerse las salidas de activos de clientes asustados por la evolución del mercado y la situación de la entidad.

Lehmann reconoció que "fue una tormenta en el sector minorista y parcialmente en el segmento de gestión patrimonial, en particular en Asia, donde tuvimos salidas realmente masivas durante dos o tres semanas".

Durante el fin de semana se publicó además que el príncipe saudí Mohammed bin Salman podría inyectar unos 500 millones de dólares a través del Saudi National Bank para respaldar la nueva división, CS First Boston. Una entrada que se sumaría a la inyección ya ejecutada, por parte del Saudi National Bank, que ha invertido 1.500 millones de francos suizos para alcanzar una participación del 9,9% en el capital de Credit Suisse.

Esta nueva franquicia estadounidense se encargará de agrupar la actividad de advisory del banco, firma con la que mantendrá un acuerdo a largo plazo. Junto al príncipe saudí habría mostrado también interés la firma Atlas Merchant Capital, del ex director ejecutivo de Barclays, Bob Diamond. Credit Suisse abrió la puerta en la presentación de su plan de reestructuración a la entrada en el capital de este negocio a terceros inversores o, incluso, su salida a Bolsa.

A pesar de estos avances, el mercado todavía no ha levantado el castigo a los seguros de impago de Credit Suisse. Los credit default swaps (CDS), derivados de crédito para cubrir el riesgo de impago de la deuda de la entidad financiera alcanzaron un récord histórico de 444 puntos básicos a finales de noviembre ante los rumores de un inminente colapso de la entidad publicados en redes sociales y foros de internet. "Una tormenta en las redes sociales", según ha reconocido el propio Lehmann que aún está lejos de retornar a los niveles previos al inicio de la crisis. Los CDS cotizan ahora en los 400 puntos básicos, pero acumulan aún un alza del 600% en el año.

El mercado levanta la presión sobre la banca europea

Los inversores aún no han levantado la presión sobre los CDS de Credit Suisse pero sí lo han hecho sobre el resto del sector bancario, que también se vio afectado a finales de noviembre por las dudas de los inversores sobre la situación de la entidad financiera suiza. Es el caso de los seguros de impago de Deutsche Bank, que llegaron a superar los 183 puntos básicos para moderar ahora hasta los 113, niveles de agosto. De igual forma, los CDS de UBS han pasado en poco más de mes y medio y de los 132 puntos básicos a los 80,6. Mayor caída registran incluso los de Société Générale, que han pasado se han reducido prácticamente a la mitad desde los máximos de mediados de octubre.

Normas
Entra en El País para participar