La UE confía en que "resolverá" los problemas con EE UU por su Ley climática

Las dos potencias acuerdan compartir información sobre las ayudas públicas a la fabricación de semiconductores para evitar una carrera de subvenciones

Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Competencia, junto al secretario de Estado de EE UU, Anthony Blinken.
Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Competencia, junto al secretario de Estado de EE UU, Anthony Blinken. AFP

La vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea para una Era Digital, Margrethe Vestager, se mostró este lunes convencida de que el bloque comunitario "resolverá" sus problemas con Estados Unidos por la Ley de Reducción de la Inflación, y que lo más importante es que el país "quiere combatir el cambio climático".

"Podemos solucionar las cosas que nos preocupan. Lo hemos demostrado en el pasado y lo volveremos a demostrar ahora", dijo Vestager tras una reunión con funcionarios estadounidenses en el marco del Consejo de Comercio y Tecnología (TTC, en inglés) entre ambas potencias, celebrada este lunes en la Universidad de Maryland (EE UU).

De la misma manera, el comisario comunitario de Comercio, Valdis Dombrovskis, aseguró que han salido de la reunión con sus colegas estadounidenses "un poco más optimistas que cuando entraron", aunque dejó claro que todavía queda mucho trabajo por delante.

La Ley de Reducción de la Inflación, una ambiciosa norma que prevé inversiones millonarias en energía verde, se ha enfrentado a la oposición de varias potencias europeas, como Francia y Alemania, que argumentan que sus subsidios a vehículos eléctricos y componentes hechos en EE UU dejarían fuera del mercado estadounidense a las empresas de la UE, poniéndolas en desventaja.

El propio presidente estadounidense, Joe Biden, se mostró la semana pasada a favor de revisar la ley para tratar de acomodar las demandas europeas durante una reunión con su homólogo francés, Emmanuel Macron, aunque la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, matizó después que de ninguna manera se refería a hacer cambios al texto, aprobado en agosto por una ajustadísima mayoría demócrata.

Queda la posibilidad, sin embargo, de que se establezcan "excepciones" para empresas europeas, como ha sugerido Macron.

A raíz de la controversia, la UE y EE UU pusieron en marcha un grupo de trabajo específico para tratar de resolver estas cuestiones, que seguirá reuniéndose próximamente.

"Nos hemos comprometido a avanzar juntos, no a costa los unos de los otros sino para nuestro beneficio mutuo", dijo por su parte el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, al término de la reunión.

Durante la cita, la tercera desde que en 2021 se estableciera TTC entre la UE y EE UU para tratar asuntos de comercio y tecnología, las dos potencias acordaron trabajar juntos en distintas áreas clave para el comercio mundial, como la producción de semiconductores, la investigación en Inteligencia Artificial o la promoción de los vehículos eléctricos.

En este sentido, ambas partes estuvieron de acuerdo en compartir información sobre subsidios públicos a la fabricación de semiconductores con el objetivo de evitar una carrera de subvenciones, y propusieron acordar un estándar internacional de megavatios para la carga de vehículos eléctricos pesados.

También se comprometieron a financiar la conexión a la fibra óptica de mil escuelas públicas y hogares de Jamaica, y a poner en marcha un proyecto similar en Kenia, con el objetivo de promove

Normas
Entra en El País para participar