Deporte

Ralph Rivera (NBA): “España lidera las suscripciones en Europa a NBA League Pass”

Pese al crecimiento de su OTT, la NBA seguirá apostando por alianzas con operadores tradicionales, como Movistar en España

Confirma su interés por jugar partidos oficiales en el país en cuanto existan infraestrucutras

Ralph Rivera, director de NBA en Europa y Oriente Medio.
Ralph Rivera, director de NBA en Europa y Oriente Medio.

La NBA ha multiplicado en los últimos años su interés fuera de EE UU, y hoy en día es un fenómeno global. Jugadores y franquicias de la competición baloncestística estadounidense gozan de fama mundial, sobre todo en Europa, origen de algunas de las estrellas actuales, como Luka Doncic, Nikola Jokic y Giannis Antetokounmpo. En España el interés se mantiene intacto, pese a la retirada de Pau Gasol o la marcha de su hermano Marc. Así lo refrenda el director de la NBA en Europa y Oriente Medio, Ralph Rivera, que destaca el crecimiento de su plataforma de streaming (OTT), NBA League Pass, que permite seguir todos los partidos de la competición.

Cada vez más ligas optan por explotar de forma directa sus derechos televisivos a través de sus OTT, como hace la NBA. ¿Va a convertirse en regla general?

La NBA tiene esa relación directa con el aficionado con NBA League Pass desde hace 10 años, lo que le permite consumir tanta competición como deseen. Lo cierto es que esto antes era la excepción, y ahora empieza a ser norma general. Y lo es porque los aficionados están eligiendo consumir así su entretenimiento y sus pasiones, no solo en el deporte. Todo lo que es contenido, entretenimiento, consumo, está viniendo por internet, por apps móviles, por televisiones conectadas... La pandemia aceleró la curva de adopción, y para el deporte es una manera natural de enganchar con sus aficionados.

¿Pueden llegar estas plataformas a superar a los operadores televisivos tradicionales?

Yo diferenciaría entre dos tipos de operadores: los horizontales, que serían aquellos que aglutinan una variedad de derechos deportivos en una misma oferta televisiva para atraer a un público generalista; y los verticales, las OTT, en los que puedes ofrecer todos los partidos. La oportunidad en estos es ir más allá de lo que puedes hacer en televisión. No es solo ver partidos online y consumirlos a la manera tradicional. Se trata de, ya que estás conectado y tengo una relación directa contigo, qué te puedo ofrecer nuevo: darte formatos diferentes, resúmenes, partidos condensados, quizá quieres apostar en un partido, o comprar algún producto de los equipos que juegan, hablar con otros aficionados... El online se convierte en una plataforma para hacer todo eso porque tu pasión es la NBA, más allá de ver un partido.

¿Pero puede convivir esa experiencia con un operador tradiciona, como es el caso de Movistar en España?

Claro, y de forma sencilla. Movistar es un ejemplo perfecto de operador horizontal que agrega muchos derechos y construye una audiencia muy grande para el deporte. Queremos eso, la exposición que nos da una plataforma horizontal. Pero hay un segmento de aficionados que quieren más, y eso se lo da una plataforma vertical.

¿Las alianzas como la que mantienen con Movistar seguirán siendo clave en la estrategia?

Sí, para nosotros y para cualquier liga. Hay muchos tipos de aficionados, y es muy difícil satisfacer a todos en un único servicio. Los hay que quieren ver a Rafael Nadal, a Fernando Alonso, ver el partido de las estrellas de la NBA... Ese aficionado está mejor servido en una plataforma horizontal. Pero si quieres ver los partidos de Doncic, Antetokounmpo, un resumen de 20 minutos... Ahí entra el operador vertical.

Queremos seguir teniendo la exposición que nos da un operador como Movistar

¿Cuántos usuarios a NBA League Pass tienen en España?

No compartimos datos específicos. Pero puedo decir que España es nuestro mercado número uno en suscriptores en Europa.

¿El auge de las OTT propias como esta no puede implicar una perdida de valor de los derechos que se venden a los operadores tradicionales?

Es algo que, en teoría, podría pasar, pero en la práctica lo dudo mucho. Siempre habrá un segmento de súper entusiastas, y otro generalista.

¿Qué objetivos de crecimiento tienen en este ámbito?

No puedo compartir datos, pero los tenemos. El objetivo global es hacer crecer el deporte del baloncesto y su afición. Si hacemos eso, el negocio crece. Pero para lograrlo, tenemos que ir de la mano de nuestros socios, como los operadores, las federaciones, para que los niños jueguen, y con los aficionados. Es un ecosistema donde el aficionado está en el centro.

En España abrieron un restaurante, el NBA Café, que cerró tras la pandemia, y se descartó una apertura en Madrid. ¿Pretenden retomar este tipo de iniciativas?

España es uno de los mercados más potentes del mundo, y prueba de ello es la oficina que tenemos en Madrid. Obviamente, la pandemia impactó. Algunas de esas iniciativas a nivel físico, como la del NBA Café, se resintieron. Pero las activaciones digitales han crecido de forma significativa. En eSports, por ejemplo; en el club de fans oficial... También hemos anunciado la apertura de la NBA Basketball School [en Villaviciosa de Odón], en un recinto creado por LaLiga y que abrirá en primavera. También los campeonatos júnior en Valencia. Estamos haciendo muchas cosas, es un mercado natural para nosotros.

Pero no abrirán restaurantes o tiendas propias.

Eso depende del operador, porque nosotros siempre trabajamos con socio. Si hay un operador que siente que puede tener éxito con este tipo de iniciativas, es algo que miraríamos. Estamos abiertos a socios.

La pandemia impactó en iniciativas como el NBA Café de Barcelona. Pero estamos abiertos a socios con iniciativas

¿Se jugarán partidos oficiales de la NBA en España?

Depende de la infraestructura. Hace unos años íbamos a Londres, ahora estamos yendo a París. Miramos de cerca los desarrolos que se están dando en España, en Madrid [el remodelado Bernabéu]; en Barcelona [el futuro Palau Blaugrana], o en Valencia [el Roig Arena].

¿Y será factible una conferencia europea de la NBA?

Es un tema logístico. En la NBA se jugan partidos cada tres días, y no es posible que viajen de Europa a EE UU. Si la tecnología lo hace posible en un futuro... Hasta entonces no podemos escalar el numero de partidos que supondría cruzar el Atlántico.

Pero se ha hablado de alternativas, como convertir la Euroliga en una competición con el nombre de la NBA.

Creo que ya hay muchas competiciones paneuropeas [ríe]. Siempre estamos en contacto con los grupos de interés en Europa: FIBA, Euroliga, federaciones, para hacer crecer el deporte. Cualquier cosa que podamos hacer para que eso suceda, es algo en lo que trabajamos con ello.

Normas
Entra en El País para participar