Emisiones

Iberdrola aumentará sus inversiones en el Reino Unido pese al impuesto eólico extraordinario

El presidente ejecutivo de la compañía, Ignacio Galán, ha mantenido una reunión con el ministro de Hacienda, Jeremy Hunt

Tendido eléctrico de Iberdrola.
Tendido eléctrico de Iberdrola.

Iberdrola impulsará la inversión en el Reino Unido a pesar del impuesto sobre las energías de bajas emisiones de carbono, aseguró al Gobierno británico el presidente ejecutivo de la compañía, Ignacio Galán, que se reunió con el ministro de Hacienda, Jeremy Hunt, tras la decisión del Gobierno del país de gravar lo que denomina "exceso de beneficios" de los productores de energía eólica y solar.

La industria de las renovables cree que el impuesto amenaza con frenar la inversión en un sector que es vital para que el Reino Unido deje de depender de los combustibles fósiles y alcanzar el objetivo de cero emisiones de gases de efecto invernadero en 2050. Sin embargo, Iberdrola no ve comprometidos sus planes de inversión en el territorio. "Estamos dispuestos a igualar las ambiciones de energía verde del gobierno británico", dijo Galán en un comunicado tras la reunión. "Con un entorno normativo estable y predecible, estamos dispuestos a seguir invirtiendo a niveles récord. Y estamos incluso preparados para acelerar esa inversión si las condiciones lo permiten", añade el texto.

Iberdrola tiene previsto invertir más de 7.000 millones de euros (7,3 de euros (7.300 millones de dólares) en el Reino Unido en los próximos tres años, su segundo país para invertir después de Estados Unidos, según el plan estratégico a principios de este año.

La unidad Scottish Power de la empresa es uno de los mayores promotores de parques eólicos del Reino Unido, al tiempo que Iberdrola también invierte en la infraestructura de la red que debe ampliarse a medida que aumenta la demanda de energía con la transporte y la calefacción doméstica. La compañía podría incluso aumentar su actividad si el regulador del país reforzara aún más la red eléctrica o redujera la la normativa que ralentiza el ritmo de construcción de nuevos parques eólicos.

La reunión entre Galán y Hunt marca un cambio de tono tras el el anuncio del impuesto eólico. Los representantes de la industria de las energías renovables, incluido el jefe de Scottish Power, arremetieron contra el Gobierno británico por obligarles a pagar por una crisis derivada por la subida de los precios de los combustibles fósiles. Se mostraron especialmente agraviados por la percepción de que el Ejecutivo está ofreciendo un mejor trato a las empresas de petróleo y gas.

Normas
Entra en El País para participar