ESIC presenta su plan estratégico para salir reforzado de las crisis

El objetivo de la institución educativa es alcanzar los 110 millones de euros de facturación en dos años

Campus de ESIC en Madrid.
Campus de ESIC en Madrid.

Han pasado casi 60 años desde que ESIC se instaló en Madrid como una Escuela Superior de Ingenieros Comerciales (de ahí su nombre). Se hizo fuerte como escuela de negocios especializada en marketing y en 2021 dio el salto de convertirse en una institución de educación superior fundamentada en tres patas: la universidad privada ESIC University, situada en Pozuelo de Alarcón (Madrid); ESIC Business & Marketing School, que abarca toda la formación ejecutiva tanto en España como en el extranjero, a través de sus múltiples campus, y las recientemente creadas escuelas de Formación Profesional Superior, que operan actualmente en Madrid y Barcelona con sus respectivas primeras promociones.

Sin embargo, el organismo quiere seguir creciendo y ha presentado su nuevo plan estratégico Surfing 2023-2025 con la hoja de ruta para alcanzar sus tres objetivos principales, centrados, sobre todo, en mejorar su posicionamiento, aumentar su rentabilidad y retener el talento. “En tiempos de crisis nuestra estrategia es invertir para salir reforzados cuando pase la tormenta”, ha asegurado este martes el presidente de ESIC, Eduardo Gómez, tras la exposición del plan. “Le pusimos este nombre porque estamos en un momento muy complejo, con muchas mareas y olas que tenemos que bandear”, ha comentado.

Algunos de los retos a los que se enfrentan, según comentó, son el creciente auge de instituciones educativas, también en formato online desde la pandemia, o “la altísima rotación de perfiles profesionales” dentro de las propias escuelas de negocios. “Sobre todo en los perfiles de marketing y tecnología hay muchísima rotación que puede desestabilizar a una institución”, ha advertido Gómez.

Por eso, su nuevo plan estratégico, el cuarto desde su creación, contempla reforzar su apuesta por la digitalización, la sostenibilidad o la transparencia, buscando ser “una institución deseable donde trabajar”, en palabras de su director de operaciones, Héctor Baragaño. “Más allá de un plan de recursos humanos, qureremos generar una experiencia del empleado positiva y sostenible en el tiempo”, ha argumentado.

Como primer paso hacia la transparencia, ESIC ha compartido las cifras de su negocio, que actualmente cuenta con 16.350 alumnos, 1.125 empleados y factura unos 100 millones de euros. Gracias al nuevo plan, su objetivo es alcanzar los 110 millones en dos años.

Normas
Entra en El País para participar