La fase siguiente de la digitalización en la industria es la de compartir datos

En los sectores de infraestructuras y de la construcción, la escalabilidad de iniciativas digitales es una necesidad, según los expertos

La transformación digital de la industria es una realidad que afecta a todo su funcionamiento. Una vez digitalizada, hay que seguir avanzando y la fase siguiente se llama colaboración. Compartir información, crear plataformas de datos conectados, ecosistemas, son los retos que se presentan a las empresas, especialmente en los sectores de infraestructuras y de la construcción. Esta conclusión es la defendida por los participantes en el desayuno que, con el título Hacia una industria inteligente: retos y herramientas para una nueva fase de la transformación digital, ha organizado CincoDías en colaboración con Cap­gemini.

Marga García Águila, VP sector industria de Capgemini, define lo que supone la industria inteligente, como evolución de la industria 4.0 impulsada por los datos. “Dos tendencias que impactan mucho en los modelos de negocio de todas las industrias son la convergencia del mundo físico con el virtual y la convergencia de todas las tecnologías informacionales con las operacionales, que nos dan la solución de continuidad digital y nos permiten poder llevar la trazabilidad desde el diseño y la ingeniería a la construcción y a la operación y explotación posterior”. Si a esto se le añade la trazabilidad del dato, “estamos en condiciones de crear ecosistemas de colaboración de personas y tecnología, y esto nos ayuda a aportar valor en toda la cadena”.

Para García Águila, la industria inteligente propicia “digitalizar productos existentes y también promover la eficiencia operacional y, a su vez, identificar nuevos negocios y nuevos servicios”. En sectores como el de infraestructuras y el de construcción, “la aceleración y la escalabilidad de las iniciativas digitales es ya una necesidad”. Conlleva eficiencia, reducción de riesgos, incremento de valor y mejora de la competitividad.

“La industria inteligente permite digitalizar lo existente, promover eficiencia operacional e identificar nuevos negocios”

Marga García Águila, vp sector industria en Capgemini

No obstante, también hay retos, afirma la directiva de Capgemini: los que van desde “la cultura de la digitalización, pasando por todo lo que tiene que ver con compartir información, por homogeneizar y estandarizar procesos, por ser capaces de conectar a los distintos actores. También formar a parte de la plantilla y, sobre todo, a abrirse a la innovación”.

Facilitadores

García Águila añade que facilitadores como IoT, 5G, machine learning, cloud, gemelos digitales o robótica en vehículos autónomos se están utilizando por las empresas del sector “de forma efectiva para crear una nueva etapa”. La sensórica en todos los activos, el desarrollo de gemelos digitales y la trazabilidad y seguridad de los datos son las vías en las que hay que “seguir trabajando”.

Miguel Amérigo, jefe corporativo de I+D e innovación de OHLA, asegura que “estamos entrando en una segunda fase. Estos últimos años han sido de mucha experimentación, con la irrupción muy agresiva de la tecnología, y había que probar”. Teniendo ya claro el “hito importante” de para qué puede servir cada cosa del mundo digital, “ahora debemos ser las empresas, en una segunda etapa, las que trabajemos por la aplicabilidad y la escalabilidad”. Amérigo defiende que en esta fase “hay más confianza en la tecnología, más orientación, más agentes”.

“Logrado el hito de saber para qué sirve la tecnología, las empresas tenemos que trabajar ahora por la aplicabilidad y la escalabilidad”

Miguel Amérigo, jefe corporativo de I+D e innovación de OHLA

José Carlos Moreno, director de tecnología y sistemas de Abertis Infraestructuras, cree que una consecuencia de la digitalización es que “tenemos acceso a una cantidad de datos en todas las empresas y nuestro deber es que esos datos se conviertan en una ventaja competitiva”.

“Lo que pretendemos es que todos los actores del ecosistema de la movilidad intercambien información para hacerla más segura”

José Carlos Moreno, director de tecnología y sistemas de Abertis Infraestructuras

Moreno confirma que, por ejemplo, su empresa usa los gemelos digitales para reproducir virtualmente infraestructuras críticas, y eso “anticipa comportamientos no deseados y mayor capacidad de mantenimiento”. Pero para este directivo la transformación digital “no debería quedarse aquí, hay una nueva fase que pasa por el intercambio entre los diferentes agentes, llevando la empresa más hacia fuera, a poner en el ecosistema la cantidad de datos que se están generando alrededor nuestro. Es buscar un entorno mucho más colaborativo”.

Laura Tordera, directora de innovación de Ferrovial, argumenta que lo primero “es afianzar lo conseguido”, ya que el grado de el directtivo de madurez de las tecnologías “no está completamente definido”. Tordera advierte de que hay muchas pymes donde la digitalización “no está implementada de una forma natural” o que la conectividad no llega a todos los países. “Las tecnologías, también desde un punto de vista social, financiero y cultural, hay que integrarlas en nuestros negocios y en nuestras vidas”.

“Lo primero es afianzar lo conseguido en digitalización. La tecnología hay que integrarla en nuestros negocios y en nuestras vidas”

Laura Tordera, directora de innovación de Ferrovial

Medidas

Miguel Amérigo declara que “nuestro modelo de innovación se basa en poner en manos de las personas el liderazgo de la actividad innovadora. No tenemos un equipo de I+D a tiempo completo, nos apoyamos en nuestros expertos, gente con conocimiento del negocio que está en el día a día”. La dirección ejerce su liderazgo con una orientación, con unas guías, y hay un soporte especializado desde la áreas de innovación, apunta. “Nuestro foco es facilitar la colaboración, el conocimiento de los actores que hay fuera”.

García Águila dice que los sectores de infraestructuras y de construcción “tienen todas las facilidades para escalar la digitalización, pero también barreras para ser imaginativos”. Su compañía ayuda a sus clientes en asuntos como plataformas de IoT, innovación, en algún consorcio como las carreteras inteligentes o en pilotos en redes privadas de 5G.

En Abertis Infraestructuras se apuesta fuerte por “la sensorización, por la gestión del dato”, según José Carlos Moreno. En movilidad, “con la llegada del vehículo conectado nos llega muchísima información y trabajamos en conectar esa información con la carretera. Lo que pretendemos es que todos los actores del ecosistema de la movilidad intercambien información para que esta sea más segura, eficiente y sostenible”.

Por su parte, Laura Tordera señala que su empresa está trabajando en el plan corporativo estratégico Horizon 24 y en el de Abacus, en construcción. “La transformación tecnológica de las compañías debe estar apoyada desde arriba, desde el CEO, quien tiene que ser el sponsor de la misma. Además, debe estar centrada en personas, no en la tecnología, la cual tiene que cubrir todos los perfiles y a todas las generaciones, no solo a los jóvenes”.

Palancas

El cloud es para los representantes de estas compañías una palanca de primer orden en lo que se refiere a sostenibilidad. Amérigo cree que despliega “un montón de aplicaciones, por ejemplo, el control de los recursos de una obra, como maquinaria, personas, stocks y materiales” y el control del activo en construcción. Permite deslocalizar y escalar. Marga García Águila opina que aspectos como la sostenibilidad “no pueden pasar desapercibidos”. Dejar la infraestructura a un proveedor especializado en sostenibilidad, con servicios específicos para medir la propia huella de carbono, “lo veo como una ventaja adicional”. Asimismo, “el consumo de algoritmos ayuda a reducir la huella de carbono”.

Moreno afirma que el cloud “es una tecnología fundamental” y que en la persecución de una movilidad eficiente que al final consiga reducir emisiones “cualquier tecnología que nos ayude” es bienvenida. Tordera concluye que los datos de “ir a un servidor cloud son impresionantes, se habla de una disminución de seis millones de toneladas de emisiones de carbono”.

Otra palanca en el sector son los gemelos digitales. “En realidad, los sensores para monitorizar no son nada nuevo”, explica Moreno. La novedad es que se ha reducido el coste y el tiempo. Amérigo comenta que esta tecnología, en construcción, hay que orientarla por usos. “La idea es que lo que ya usa de forma natural, por ejemplo, la trayectoria de unas tuberías y que estas no se crucen, se extienda”. También en los cálculos de ingeniería o en el trabajo de los jefes de obra.

García Äguila confirma que “hay proyectos en los que, si no se utiliza este tipo de tecnología, no se llega a cumplir los plazos. Los gemelos y el BIM son la piedra angular de nuestros proyectos y ahora estamos más allá, en el infraverso, trabajar después de hacerlo en todo el modelo digital”. Y García Águila agrega que Capgemini aplica más esta tecnología en mantenimiento de edificios. “En infraestructuras y construcción tiene que ser una palanca que facilite poner en común en fase de diseño a todos los actores y poder ahorrar bastantes costes”, indica.

Interacción en movilidad. José Carlos Moreno destaca que la premisa de que no haya accidentes en la carretera “pasa por una gestión inteligente de la movilidad y las tecnologías te permiten modelizar, aplicar algoritmos para que sea más eficiente”. “Estamos trabajando ahora en la interacción de los centros de control de tráfico con los vehículos para prevenirles de cualquier riesgo. Esto hace unos años era prácticamente inviable” señala el representante de Abertis Infraestructuras.

Wearables. En la construcción, “estamos probando todo lo que tiene que ver con wearables” dice Miguel Amérigo. Aunque hay un reto, “el de la protección de datos personales”. Además, es una tecnología más costosa.

Ciberseguridad. Para Laura Tordera IoT relacionada con los wearables es “lo que más relación tiene con la seguridad”. La directiva de Ferrovial menciona como asunto importante la ciberseguridad, que se complica en cuanto se trabaja con dispositivos nuevos, con lo que “hay que encontrar un equilibrio para seguir avanzando porque no se puede colocar un cortafuegos a cada uno”.

Robótica. Marga García Águila añade la robótica como tecnología fundamental. “Poder utilizar drones o robots específicos para hacer inspecciones y demás abre una nueva vía para prevenir”. No olvida la realidad virtual y aumentada, que se usa en actividades complejas”. Y en movilidad “se está trabajando bastante en conectividad”, recuerda.

Fondos europeos. “Vimos que iba a ser muy difícil gestionar el dinero de los fondos europeos con las estructuras existentes y con el número de funcionarios que hay” afirma la directora de Innovación de Ferrovial. En esta idea coincide Miguel Amérigo para quien la ayuda directa a las empresas no va bien. “Las agencias públicas están desbordadas” concluye.

Ausencia. Para Marga García Águila, en el nuevo ecosistema de las infraestructuras y de la construcción “la gran ausente es la Administración pública y ocurre en otros sectores”.

Normas
Entra en El País para participar