General de Galerías Comerciales, una de las mayores inmobiliarias, dejará de cotizar como socimi

La empresa controlada por Tomás Olivo asegura que no puede cumplir el requisito de repartir el 80% del dividendo ante la fuerte inversión prevista

Tomás Olivo, presidente y dueño de General de Galerías Comerciales, en la salida a Bolsa de la socimi en 2017.
Tomás Olivo, presidente y dueño de General de Galerías Comerciales, en la salida a Bolsa de la socimi en 2017.

Una de las mayores socimis de España, General de Galerías Comerciales (GGC), dejará de serlo. La inmobiliaria especializada en centros comerciales ha remitido este sábado a BME Growth la convocatoria de la junta de accionistas en la que anuncia que renuncia a este régimen fiscal especial. La compañía, controlada por el empresario Tomás Olivo, asegura que este cambio está motivado porque no podrá cumplir con el requisito de repartir del 80% de dividendos.

De esta forma, GGC tampoco tendrá la obligación de permanecer en Bolsa, en este caso en el mercado BME Growth, por lo que desaparecerá del listado de socimis cotizadas.

Esta inmobiliaria está especializada en la propiedad de centros comerciales, entre los que destacan La Cañada en Marbella (cerca de 700 millones de euros valoración) y Nevada Shopping en Granada (alrededor de 640 millones). En conjunto, suma activos por 2.600 millones, según la última valoración a 31 de diciembre del pasado año.

Por volumen de su cartera de activos, GGC es la segunda mayor socimi de BME Growth, tras Testa, y solo por detrás de Merlin y Colonial, las grandes del Ibex.

La norma que regula las socimis ofrece la ventaja fiscal a las empresas dedicadas al arrendamiento de activos urbanos de tributar a tipo cero en el impuesto de sociedades, a cambio de algunas obligaciones como repartir el 80% del dividendo, por el que los accionistas sí tributan de forma individual.

"La sociedad se encuentra en una nueva fase de expansión, en la que tiene previsto invertir, a lo largo de los próximos años, una cantidad aproximada de 500 millones de euros", señala GGC en el hecho relevante remitido. Entre estas inversiones se encuentra la promoción del centro comercial Valdebebas Shopping, en el barrio madrileño de Valdebebas, las ampliaciones de los complejos comerciales El Mirador (en Gran Canaria), Mataró Parc (Barcelona), Dos Mares (Región de Murcia) y la reforma de la Rambla Shopping (Madrid).

El futuro centro comercial Valdebebas Shopping tendrá 362.000 metros cuadrados de superficie construida, 110.000 metros cuadrados de superficie bruta alquilable y 6.000 plazas de aparcamiento, aproximadamente.

El consejo de administración de la inmobiliaria pretende que "la importante cantidad de fondos necesaria para la expansión" proceda de recursos propios, por lo que entiende que "serían difícilmente compatibles" con el régimen de distribución de dividendos al que obliga la norma. Por ello, convoca junta de accionistas el próximo 27 de diciembre donde tomará la decisión y modificará los estatutos sociales de la compañía.

Aun así, la inmobiliaria deja abierta la posibilidad de regresar al régimen socimi en un futuro. "No se descarta que una vez culminada esta inversión, el consejo de administración proponga a la junta general de accionistas un nuevo acogimiento al régimen fiscal especial de socimi transcurridos los tres años" que marca la norma.

Este tipo de sociedades atrajeron a partir de 2013 numerosa inversión internacional dispuesta a comprar activos en España después de la crisis financiera y del ladrillo, como es el caso de las socimis Merlin Properties, Lar España o Castellana Properties (además de las desaparecidas Hispania o Axiare), pero también hicieron que algunas inmobiliarias dedicadas al arrendamiento de activos como Colonial se convirtieran en este tipo de compañías. Por último, surgieron numerosas empresas que salieron a cotizar como socimis en el mercado alternativo de BME Growth con el extenso patrimonio inmobiliario de algunas familias como GGC.

De hecho, la salida a Bolsa de GGC afloró el enorme patrimonio que Olivo había unificado en la socimi, que capitaliza actualmente en 3.666 millones, aunque sin apenas negociación de acciones porque el empresario murciano controla el 99,6% del capital.

Normas
Entra en El País para participar