Los teléfonos móviles se convierten en el campo de juego del mundial de la privacidad

Famosos y gobernantes están en la mira de los cibercriminales durante la Copa Mundial, pero no son los únicos

Los teléfonos móviles se convierten en el campo de juego del mundial de la privacidad
Comunidad de Madrid

El Mundial de Fútbol que se celebra en Qatar es una fiesta para fanáticos de todas partes del mundo, incluso a pesar de las múltiples denuncias por violaciones de derechos humanos por parte de Doha. Pero los 1,5 millones de personas que llegaran al pequeño país de la península arábiga no estarán solos: un sinfín de Gobiernos y cibercriminales están aprovechando la ocasión para hacerse con datos confidenciales y llevarse el oro, según varias denuncias de centros de inteligencia nacionales y organismos privados.

La firma de ciberseguridad Recorded Future publicó la última semana un reporte en el que advierte del modus operandi de diversos grupos que utilizan el encuentro deportivo para espiar especialmente a políticos y empresarios extranjeros que asisten a los encuentros. En particu­lar, el análisis destaca que estos intentos estarían patrocinados por los regímenes de China, Irán o Corea del Norte. Sin embargo, los especialistas destacan que es poco probable que estos hechos se manifiesten como un gran ataque masivo que interrumpa las celebraciones, ya que estos Gobiernos tienen buenas relaciones con Qatar.

Las preocupaciones europeas están concentradas justamente la forma de actuar del país anfitrión, más allá de los regímenes díscolos con fuerte capacidad cibernética. En particular, las miradas están puestas en las dos aplicaciones oficiales que los entusiastas deben descargar: Ehteraz, una app de monitoreo del virus del Covid, y Hayya, un sistema que permite ingresar a los estadios y usar el transporte público.

Las autoridades alemanas alertaron de que ambas recogen información personal de los usuarios, incluso más allá de lo requerido, además de evitar que los dispositivos puedan entrar en reposo.

La Comisión Nacional de Informática y de las Libertades de Francia incluso sugirió a los viajeros que lleven un teléfono adicional sin datos personales para acceder a los servicios oficiales. En particular, los portavoces franceses precisan a los fanáticos que deben extremar sus cuidados ante fotos o vídeos que vayan en contra de las normas cataríes. Por ejemplo, una imagen donde dos personas del mismo género se demuestren cariño podría generar problemas con las autoridades locales.

Un paso más allá fueron los encargados de la Federación Internacional de Periodistas, que catalogaron a los servicios oficiales directamente como “software espía”. La entidad sugiere a todos los comunicadores que visiten el país que se consideren “sujetos a vigilancia” mientras permanezcan en él.

Más allá del móvil

Incluso si los fanáticos encontrarán la forma de no depender de las aplicaciones oficiales, proteger su privacidad no sería tarea fácil. Más de 15.000 cámaras de reconocimiento facial y algoritmos de última generación permiten a los organizadores monitorear todo lo que sucede en los ocho estadios de la Copa Mundial y evitar así cualquier tipo de altercado.

La alta apuesta tecnológica del emirato árabe parece ir en detrimento de esfuerzos más simples en este asunto. Una investigación del periódico inglés The Guardian reveló que los empleados de seguridad privada cobran menos de 40 céntimos por cada hora trabajada.

Otras formas de ataque

  • Entradas gratis. Los expertos de Recorded Future estiman que se multiplicarán las estafas en internet que prometen entradas gratis a los usuarios que participen de determinados sorteos. Estas formas de fraude pueden recolectar información de medios de pago o distribuir programas malignos en los dispositivos de los engañados. La firma detectó solo en octubre más de 1.218 dominios engañosos que podrían provocar la confusión por parte de los usuarios y problemas con sus datos personales.
  • Contra la FIFA. Los analistas evitan descartar ataques contra la Federación Internacional de Fútbol o los organizadores locales. El interés de las autoridades de Qatar por mantener el control total sobre el evento los hace un buen objetivo para los cibercriminales.
  • Condena internacional. Los activistas y criminales rusos también podrían jugar un rol desestabilizador durante los 29 días que dura el torneo, afirma Recorded Future. Estos ataques podrían buscar resaltar las diferencias entre Qatar y Occidente, generando así malestar en el comité organizador
  • Herramientas para los visitantes. Utilizar aplicaciones de mensajería encriptadas y evitar el uso de redes de wifi públicas son dos de las recomendaciones para los visitantes. ¿La buena noticia? La firma de seguridad asevera que es improbable que existan riesgos físicos en la seguridad de Qatar gracias a la posición geográfica, el férreo control local y la cooperación de las principales potencias.
Normas
Entra en El País para participar