Sareb recibe una oleada de demandas de sus directivos por la rebaja salarial

25 responsables acuden a los tribunales por una bajada de hasta el 20% del sueldo tras el control del FROB. Otros 20 ejecutivos acuerdan la salida al negociar despidos procedentes

Javier Torres, presidente de Sareb (izquierda), y Leopoldo Puig, consejero delegado.
Javier Torres, presidente de Sareb (izquierda), y Leopoldo Puig, consejero delegado.

Terremoto en la gestión de Sareb tras convertirse en una empresa pública. Alrededor de 25 responsables han demandado a la entidad por la rebaja salarial aplicada desde el 1 de agosto –de hasta el 20% de la retribución– y otros 20 han pedido la cuenta y han abandonado el banco malo, según confirman varias fuentes consultadas del entorno de la plantilla.

La situación en la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) es de “desánimo” y “desmotivación” en la plantilla ante la desorientación en los objetivos desde que el FROB (Autoridad de Resolución Ejecutiva, dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos) tomase el control de la entidad en abril y ante el recorte de sueldos y la elevada rotación en el equipo.

Los afectados por el recorte salarial pertenecen primero al comité de dirección, y de forma descendente en la escala ejecutiva, a directores de área, de departamento y gerentes. Pero las fuentes consultadas indican que no se ha aplicado a cada nivel la misma bajada. De esta forma, se han aplicado recortes entre el 10% y el 20% dependiendo de la persona afectada. Desde Sareb se explica que la media de rebaja se encuentra en el entorno del 15%.

Desde el puesto de gerencia hacia arriba, en el banco malo hay alrededor de 150 personas. Finalmente, han sido afectadas por las rebajas retributivas 66 de ellas. Alrededor de 25 han decidido ir a los juzgados de lo Social, aunque siguen trabajando en Sareb. “Dentro del periodo legalmente establecido, en torno a un tercio de los trabajadores afectados ha demandado”, explica por escrito un portavoz de Sareb. Otra veintena se ha acogido al artículo 41 del Estatuto de los Trabajadores, que señala que ante un cambio sustancial de las condiciones laborales pueden acordar un despido procedente de 20 días por año trabajado, según las fuentes de la plantilla. Desde la empresa pública limitan a cuatro personas las que se han acogido a ese beneficio y aseguran que las otras salidas con despidos procedentes de directivos se deben a otros motivos. En cualquier caso, la jurisprudencia permite que durante un año los afectados puedan marcharse con esa indemnización, por lo que el número podría variar.

El ‘banco malo’ adaptó la decisión para adaptar los salarios a los del sector público

La razón para la rebaja salarial es la integración de Sareb en el sector público, después de que el FROB pasase a controlar un 50,14% del capital de la entidad. Por ese motivo, explican desde Sareb, se aplicaron las limitaciones retributivas establecidas en el Real Decreto 451/2012, por el que se regula el régimen retributivo de los máximos responsables y directivos en el sector público empresarial, a toda la alta dirección de Sareb sin excepción.

La entidad presidida por Javier Torres y que tiene a Leopoldo Puig como consejero delegado (ambos del entorno del FROB), detalla que en verano se inició un periodo de negociación con el comité de empresa, sin llegar a un acuerdo. Ni el comité de empresa ni los sindicatos impugnaron la decisión y han sido los empleados los que han acudido de forma individual a los tribunales. De momento, según las fuentes de la plantilla, se han dictado cinco resoluciones contrarias a los intereses de los trabajadores y en todos los casos se han recurrido o recurrirán ante la siguiente instancia judicial.

“Hasta la fecha, todas las sentencias notificadas han reconocido la legalidad de la medida y, por tanto, la ausencia de arbitrariedad en su adopción, sin perjuicio de que la compañía siempre cumplirá con el contenido de las resoluciones judiciales, cualquiera que sea el contenido o sentido del fallo”, inciden desde la entidad presidida por Torres desde abril.

La compañía –que gestiona la cartera de activos inmobiliarios vinculados a entidades financieras con problemas– ya anunció una reducción del número de miembros del consejo de administración con la salida de los consejeros de la banca privada (por ejemplo, Javier García Carranza, de Santander) y el recorte de un 40% de su coste.

El anterior presidente Javier García del Río también abandonó la entidad y en gran parte se ha renovado el comité de dirección tras la salida en verano de la directora de gestión del portfolio Ana Aránguez y de la secretaria general Marisa García Camarero. Desde Sareb se reconoce que solo una persona del anterior comité de dirección mantiene una demanda por la cantidad recibida en la indemnización.

Este conflicto laboral se suma al frente abierto por la supresión del plan de fidelización para los empleados por el que la empresa ha provisionado 13 millones tras recibir una primera sentencia en contra de la Audiencia Nacional, según informó The Objective en julio.

Normas
Entra en El País para participar