60.000 MW a 2030

El Gobierno confía en cumplir el objetivo de renovables pese al fiasco de la subasta

Las empresas mantienen sus planes de inversión y optan por financiar sus inversiones acudiendo al mercado

Teresa Ribera, vicepresidenta para la Transición Ecológica, ayer en el Congreso.
Teresa Ribera, vicepresidenta para la Transición Ecológica, ayer en el Congreso. Efe

Aunque el Ministerio para la Transición Ecológica no las tenía todas consigo sobre el resultado de la cuarta subasta de renovables bajo el nuevo régimen económico que incentiva estas energías durante 12 años (el denomindado REER), lo cierto es que sus responsables no esperaban de ningún modo que, como ha ocurrido, la puja haya resultado un fiasco, al quedar prácticamente desierta, señalan fuentes políticas.

De los 3.300 MW de eólica y fotovoltaica que se subastaban el martes, solo acabaron casando 45 MW eólicos, que se adjudicaron a dos inversores (Forestalia y Elawan Energy) ofrecieron un precio igual o inferior a los 45 euros/MWh (concretamente, 42,78 eutos/MWh) que el ministerio fijó como precio de reserva o máximo. El resto de empresas ofertaron por encima de los 50 euros/MWh, un precio que el ministerio no estaba dispuesto a aceptar pues lo sufragan los consumidores y en 12 años el precio podría bajar. De hecho, hay quien recuerda que, antes de la crisis energética, el precio de la subasta se estimó en 25 eurs/MWh y en la última, celebrada el año pasado, cerró en 33 euros/MWh.

El resultado se ha atribuido a la incertidumbre regulatoria, de mercado, a la inflación o el encarecimiento del crédito, pero también a un motivo al que pocos han prestado atención: la caducidad el próximo 25 de enero del plazo de un elevado número de proyectos que esperan infructuosamente la autorización autonómica para el acceso a las redes. Las afectadas por el cuello de botella administrativo han solicitado una nueva prórroga, pero ya sería la tercera vez que el Gobierno la otorgaría, lo que perjudicaría a nuevos proyectos que han solicitado los correspondientes permisos de acceso a la red y están a la cola.

Esta situación de avalancha ha creado otra incertidumbre para las compañías que no han acudido a las subastas para nuevos proyectos (entre las grandes, Endesa, Repsol o Acciona) o no han querido pujar por un precio que consideraban bajo (Naturgy o Iberdrola).

Pese a todo, ni el Gobierno ni las propias energéticas consideran que se vaya a ralentizar la instalación de renovables o se pongan en peligro los objetivos de descarbonización, señalan fuentes de una y otra parte. El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) prevé la instalación de 60.000 MW de potencia renovable entre 2021 y 2030, lo que supondríaa el 74% de la generación eléctrica en España. Con los altos precios actuales, argumentan, las compañías pueden recuperan fácilmente su inversión acudiendo al mercado. Al menos, en los tres o cuatro próximos años, aseguran.

Muchas optan públicamente por contratos bilaterales para la venta directa de su energía. Y todas ellas siguen incluyendo importantes inversiones en renovables en sus planes estratégicos. Tal es el caso de Endesa que, ayer mismo, en su estrategia 2023-2025, incluía unas inversiones de 8.640 millones de euros, de los cuales, 4.300 millones se destinarán a renovables. También Iberdrola, anunció hace dos semanas inversiones de 7.000 millones de euros en España hasta 2025, de los cuales, más de la mitad, 4.300 millones destinará a energías verdes.

Apetito inversor

La vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, atribuyó ayer el fracaso de la subasta a la coyuntura actual, marcada por la guerra en Ucrania: a los precios del mercado eléctrico y la inflación. No obstante, en unas declaraciones en el Congreso de los Diputados, Ribera pidió “tranquilidad”, ya que el hecho de que más del 98,5% de la potencia subastada haya quedado desierta “no significa” que “no se vaya a instalar”. Es más, consideró que terminará instalándose “porque sigue habiendo un apetito inversor muy fuerte”.

La resolución de la subasta publicada ayer por el ministerio, recoge cuatro ofertas adjudicatarias, todas para instalaciones eólicas y ninguna solar. En concreto, Elawan Energy se ha adjudicado 20 MW a un precio de 39,88 euros/MWh, en tanto que Nearco Renovables -grupo en el que consolida Forestalia- ha conseguido un total de 25,5 MW, repartidos en tres lotes de poco menos de 45 euros/MWh.

En una nota de prensa, Transición Ecológica atribuye el resultado a la situación actual, con elevados precios en el mercado eléctrico, una alta inflación, tipos de interés al alza y tensiones en las materias primas y en los equipos, debido a la Guerra de Ucrania.

No obstante, considera que “el sistema de control del procedimiento ha evitado que la situación económica coyuntural se traduzca en unos precios de adjudicación por encima de los niveles estructurales durante los 12 años de duración de este régimen para eólica y fotovoltaica”.

La fecha límite de disponibilidad de la instalación está fijada para el 15 de noviembre de 2025, mientras que el plazo máximo de entrega finalizará el 15 de marzo de 2038.

 

Precios dentro de lo razonable para el usuario

Validada. Los resultados de la subasta de renovables celebrada el martes y organizada por el operador delmercado, OMIE, fue validada ayer por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que confirmó que el proceso de esta cuarta puja para el otorgamiento del régimen económico de energías renovables ha sido “objetivo, transparente y no discriminatorio, y se ha desarrollado de forma competitiva”.

Incertidumbre. Pese al resultado, la vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, defendió ayer el sistema vigente porque éstas “dan estabilidad a los precios durante diez años”, en un momento de carestía de materias primas e incertidumbre respecto a la financiación, y aseguró que creían importante poner un límite de precio para proteger al consumidor.

Precio. Además, señaló que que muchas de las ofertas han estado por encima del precio de corte razonable para proteger al consumidor y no descartó la posibilidad de que se estén negociando precios bilaterales con compradores industriales. “Habrá más subastas y en ellas es seguro que hay una participación mayor”, dijo.

Volumen. El ministerio anunció que las próximas subastas, que se celebrarán según lo previsto, tendrán en cuenta el volumen de potencia previsto que no se ha asignado hasta ahora.

Normas
Entra en El País para participar