Movistar subirá sus tarifas un 6,8% a partir de enero

Telefónica comunicará al cliente el incremento en los próximos días

La subida está asociada al aumento de los costes en el sector

Tienda de Movistar.
Tienda de Movistar.

El consejero delegado de Telefónica, Ángel Vilá, ha confirmado hoy que la compañía anunciará oficialmente una subida de sus tarifas en España en los próximos días. La comunicación se realizará directamente por carta a los clientes. En su presentación en las tradicionales jornadas de TMT que organiza Morgan Stanley, el ejecutivo ha señalado que el aumento de los precios entrará en vigor en enero de 2023.

La subida media de las tarifas de Movistar será del 6,8%, ligeramente por debajo del IPC. En este sentido, el dato adelantado del IPC correspondiente a octubre publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) se situó en el 7,3% interanual. En julio pasado, alcanzó un máximo anual del 10,7%, su cota máxima de los últimos 40 años. Telefónica absorberá parte del citado incremento de los precios, que no se trasladará al cliente.

El aumento de los precios estará asociado al aumento de los costes en el sector, y no a una cláusula de IPC incluida en los contratos con los clientes. En los contratos, la compañía tiene establecidos tres motivos para justificar la subida, aumento del IPC, por cambios normativos o por los citados costes en el sector, que incluyen despliegues, licencias de espectro o costes operativos.

De todas maneras, la subida de tarifas no será lineal, sino que variará en función de los servicios contratados. Así, a cada cliente se le comunicará cual es el importe de su incremento de los precios. Algunos servicios no sufrirán cambios, y otros registrarán aumentos mayores.

El incremento de los precios no afectará a las promociones comerciales en vigor, que mantendrán el precio hasta su finalización. Una vez que concluya la promoción, al cliente se le aplicará la subida de la tarifa contratada.

La compañía ha estudiado aplicar su fórmula tradicional del ‘más por más’, es decir más servicios para el cliente, desde más datos para el móvil o mayor velocidad de la fibra óptica, a cambio de un aumento de precio, pero finalmente ha optado por una subida por los costes coyunturales. En Reino Unido, su participada Virgin Media O2 sí ha recurrido a las cláusulas de revisión de precios vinculadas a la inflación.

Pero Telefónica no es la única compañía en esta situación. Vodafone España anunció en septiembre que las tarifas con la marca Vodafone se incrementarán en línea con la inflación para clientes particulares, pymes y profesionales cada año. Esta medida estará vigente desde el próximo cuarto trimestre fiscal, entre enero y marzo de 2023.

Las subidas de precios se han convertido en una de las escasas herramientas de las operadoras para elevar sus ingresos. El sector de las telecos en España se ha convertido en uno de los más competitivos de Europa, especialmente en el segmento de low cost, con agresivas ofertas de grupos como Digi o Finetwork.

Este escenario competitivo se ha traducido en una caída continuada de los precios en el sector a lo largo de los últimos años, con un impacto directo en los ingresos de las operadoras. En los últimos 10 años, el sector de las telecomunicaciones en España ha perdido en torno a un 34% de sus ingresos minoristas.

Así, por ejemplo, en 2021, con una subida del IPC general del 6,5% en España, el único grupo que registró caídas fue el de comunicaciones, con una bajada del 0,3%, según los datos del INE.

Salarios

La inflación también tiene su impacto en los costes operativos y de personal. En el caso de Telefónica España, según su convenio colectivo, si a 31 de diciembre de 2022, el IPC real acumulado del periodo 2019 a 2022 fuera superior a los incrementos pactados de la masa salarial global para ese periodo, empresa y sindicatos se comprometen a revisar las tablas salariales con efectos de 1 de enero de 2023 para garantizar que no se produzca pérdida del poder adquisitivo en ese periodo.

Normas
Entra en El País para participar