Renovables

Siemens Gamesa afronta otro ajuste con pérdidas récord de 940 millones

La cartera de pedidos logra su volumen máximo con 35.000 millones

Siemens Gamesa afronta otro ajuste con pérdidas récord de 940 millones

Siemens Gamesa (SG) registró unas pérdidas récord de 940 millones en el ejercicio, que cierra al 30 de septiembre. Los números rojos crecieron casi un 50% sobre 2021. El resultado negativo de 2022 se ha producido a pesar de unos ingresos atípicos de 613 millones por la venta de activos en el sur de Europa. En los dos años anteriores suma otras pérdidas de 1.545 millones.

El fabricante de turbinas afronta con este balance "estresado" su cuarta reconversión desde la fusión en 2017 de los activos eólicos de Siemens y de Gamesa. La filial de Siemens Energy está aplicando el Plan Mistral para lograr una reducción anual de costes de 300 millones, que incluye desinversiones en fábricas y despidos, además de ajustes en la estructura directiva. En el lado positivo de la balanza, la empresa eólica tiene una cartera de pedidos en niveles máximos, por encima de los 35.000 millones.

Clientes y proveedores

El consejero delegado de SG, Jochen Eickholt, ha manifestado que negocia con los clientes para defender los márgenes de unos proyectos con una duración de cuatro a cinco años "que hace difícil predecir los costes". Así que nada de presupuestos cerrados. El CEO recurrirá a la fórmula de contratos que incluyan compensaciones que actualicen constantemente las diferentes inflaciones que repercuten de forma diferente por mercados, materias primas y tarifas energéticas y logísticas.

En relación con los proveedores, Eickholt quiere optimizar al máximo las relaciones entre ambas partes, con nuevas alianzas que consoliden esos nuevos beneficios mutuos.

Las ventas retrocedieron un 3,8% en 2022, al contabilizar 9.814 millones. Desde el grupo renovable explican que el balance se ha resentido de un ejercicio "especialmente complejo" por las "continuas disrupciones" de los suministros y las "tensiones geopolíticas" y las "nuevas oleadas de Covid-19". Un escenario negativo que ha sufrido además la inflación de precios de materias primas y de logística. Tampoco han ayudado los fallos y reparaciones en el desarrollo de la nueva turbina terrestre 5.X, que ha registrado retrasos en su lanzamiento comercial. Con estos condicionantes, el resultado neto de explotación (Ebit) arroja pérdidas de 942 millones, frente a los beneficios de 280 millones de 2021). 

Además, el grupo renovable ha tenido que devaluar la cartera de pedidos para ajustar los márgenes de contratos firmados hace años, incluso antes de la Covid-19. De todas formas, la filial de Siemens Energy (SE) cuenta con la citada cartera de pedidos de más de 35.000 millones, un récord, en este caso positivo, en sus cinco años de trayectoria. Las inversiones por la transición energética en todo el mundo están detrás de ese volumen de contratos.

Al cierre del ejercicio, SG alcanzó una deuda financiera neta (DFN) de 1.232 millones. Cuenta con una línea de financiación de 4.402 millones, de los que ha dispuesto 1.615 millones.Al 30 de septiembre pasado contaba en caja con 1.242 millones.

El Plan Mistral que desarrollan Eickholt y su equipo busca la vuelta a la rentabilidad. Con una reducción anual de costes de 300 millones que incluyen la venta de fábricas y despidos (2.900 en todo el grupo, de ellos 475 en España). Con el lanzamiento de la opa de exclusión de Bolsa, a un precio de 18,05 euros por título y que le costará más de 4.000 millones a SE, no ha terminado la reducción de empleo. Mistral busca "simplificaciones" y "evitar duplicidades" en toda la estructura del grupo. Un ajuste que alcanza al consejo de administración y a los comités de dirección, uno de los cuales ya ha sido eliminado esta semana.

Duplicidades

Eickholt, en una conferencia con medios de comunicación, ha desvelado que la integración con Siemens Energy tras la opa está "en su inicio". Supone unir "estructuras diferentes" y con "duplicidades que deberán armonizarse", tanto en procesos de gestión como en base industrial. Y Siemens Gamesa trabaja para lograr centros más rentables que los de Siemens Energy.

El CEO de Siemens Gamesa ha manifestado que "2022 ha sido un año muy complicado", pero con el Plan Mistral "hemos sentado las bases para lograr un crecimiento rentable". Por delante queda un ejercicio "de transición", todavía afectado por "la elevada inflación, las interrupciones en la cadena de suministros y los riesgos geopolíticos".

Son problemas que "pudieran poner en peligro la transición energética", según el directivo alemán, "si no hay un compromiso claro de las autoridades para que la eólica pase a ser un sector estratégico".

Normas
Entra en El País para participar