RealityCapture, la primera piedra virtual en el futuro de la construcción

Esta tecnología aglutina técnicas para optimizar procesos y ahorrar costes, como las nubes de puntos o los gemelos digitales

RealityCapture
Getty Images

No es descabellado pensar que una obra se pueda completar íntegramente antes de ejecutarla y que, sumado a ello, consiga ahorros en costes y procesos. El conjunto de tecnologías RealityCapture (basadas en la fotogrametría, una técnica que esboza con precisión la forma, las dimensiones y el espacio de un objeto) se postula, en la construcción, como una solución holística que abarque todas las fases de un proyecto de obra.

Hasta ahora, la metodología BIM (building information modeling) conseguía mayor eficiencia en los procesos al unificar en un solo espacio a todos los profesionales implicados en dicho proyecto. BIM se basa en entornos colaborativos en la nube, que añaden información de diversos aspectos del proyecto a una base de datos común.

Normalmente, la fase inicial de diseño abarcaba la creación en 3D de los modelos de las infraestructuras sobre las que trabajar. Y ahí acababa su vida útil. Pero una startup española, Checktobuild, se ha encargado de llevar los modelos digitales “a todo el ciclo completo de vida de los activos” de forma más humana y potenciando la experiencia de usuario en el día a día de una obra, explica su director comercial, David García Méndez.

Esta empresa desarrolla una solución software as a service que aprovecha el potencial de las tecnologías de RealityCapture. Así, dicha modelización comienza con tecnología de nubes de puntos (previo al modelo en 3D), continúa con el control automatizado de las obras a través de la verificación de nubes y modelos ejecutados en un entorno BIM, la creación de gemelos digitales para gestionar los recursos y otras tareas, como usos en el mantenimiento de los bienes o tours virtuales.

La tecnología mide la planitud del suelo en horas, algo que antes llevaba días

Todo realizado bajo una supervisión autónoma que se basa en realizar esas capturas sobre el terreno real (con un móvil es suficiente) y subirlas a la plataforma. Una vez allí, algoritmos de aprendizaje automático e inteligencia artificial automatizan el control de calidad, asegurando que lo que se hace en la obra se corresponde lo máximo posible con los planos virtuales.

Esto sirvió para que en uno de los casos con sus clientes (trabajan con empresas en España, EE UU y Latinoamérica) los resultados de planitud del suelo estuvieran disponibles “en unas pocas horas”; el mismo proceso de verificación clásico tardó hasta seis días en realizar la misma labor.

El sector quiere usar los fondos UE para abordar una transformación digital profunda

Un reciente informe de la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (Seopan) concluyó que nueve de cada diez grandes constructoras están concentrando sus esfuerzos en “mejorar la gestión en proyectos para elevar su eficiencia”. Y la digitalización cumple tres objetivos: “El ahorro de costes, la mejora del servicio y la movilidad de los usuarios de las infraestructuras a través del análisis de patrones de conducta obtenidos por la explotación de datos generados en ellas”, señala su presidente, Julián Núñez.

La patronal va un paso más allá y habla de “hacer una transformación digital real”, cambiando procesos y potenciando la formación de personal, declara Pedro Fernández Alén, presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC). La “gran oportunidad” para ese salto cualitativo llegó con los fondos europeos Next Generation: solo para este sector se han provisto 70.000 millones de euros, casi la mitad de los acordados por la Unión Europea para España (alrededor de 150.000 millones).

Cambio de paradigma en una industria clave

Tecnología. El camino hacia la expansión total de la tecnología BIM va en paralelo al uso de drones para trabajos de topografía y gestión de seguridad de las obras, la impresión 3D, la conectividad entre equipos productivos y sistemas de control y la automatización y robotización de procesos, especialmente en la ejecución de túneles.

Precios. La CNC alertó recientemente de que, debido al aumento de precios en un entorno de elevada inflación, 1.939 licitaciones quedaron desiertas en 2021. En total, 883 millones de euros sin ejecutar, lo que podría poner en riesgo la ejecución de los fondos europeos al no cumplirse los requisitos para la concesión de dicho presupuesto.

Administración. Es otro de los “cuellos de botella” para la patronal, que, no obstante, reconoce “se está superando”. Y es que, según los datos más recientes, el peso del sector de la construcción es de casi el 6% del producto interior bruto español, tras reducirse a causa de la crisis económica de 2008.

Formación. La patronal de construcción advierte de que, además, hará falta un plan de choque en formación de personal que aumente la ratio de mujeres (en la actualidad está en torno a un 10%) y de jóvenes (para hacer posible un relevo generacional) y que ayude a incorporarse al mercado laboral a desempleados e inmigrantes.

Normas
Entra en El País para participar