Tecnología

Cómo la robótica y la inteligencia artificial pueden mejorar la cirugía y frenar enfermedades

La precisión de los robots quirúrgicos es superior a la de los cirujanos humanos y reduce significativamente el número de errores

Es posible una detección temprana de patologías

Cómo la robótica y la inteligencia artificial pueden mejorar la cirugía y frenar enfermedades
Getty images

Los avances en robótica aplicada en la medicina sin duda están ayudando a dar pasos de gigante al sector sanitario. La cirugía, por ejemplo, exige precisión y experiencia, pero su éxito puede verse perjudicado por el cansancio físico del cirujano, en particular por la pérdida de capacidades motrices debido a la repetición de las operaciones y a las tensiones musculares que se producen. Con asistencia robótica, los errores quirúrgicos se reducen significativamente.

No existen estadísticas oficiales, pero las estimaciones existentes indican que en Francia se producen 450.000 errores quirúrgicos al año, de los cuales 60.000 son mortales, es decir, el 1% de las intervenciones. Además, en Estados Unidos las equivocaciones son la tercera causa de muerte en el país. La robótica minimiza los riesgos.

Brice Prunas, gestor de inteligencia artificial en Oddo BHF AM, se pregunta si no sería el de las intervenciones quirúrgicas un campo en el que la IA podría acudir al rescate del hombre para preservar lo más preciado para él: su integridad física.

Los primeros robots quirúrgicos, principalmente el Da Vinci de la empresa Intuitive Surgical, aparecieron en la década de los años 2000. La precisión de estos robots es superior a la de los cirujanos humanos y suponen un avance de la cirugía poco invasiva. Por ejemplo, en las operaciones de oído interno, los robots permiten no tener que abrir con bisturí y optimiza los resultados.

Los 6.730 robots Da Vinci instalados en hospitales de todo el mundo realizaron unas 1,6 millones de intervenciones en 2021, en campos como la cirugía general, urológica, ginecológica, cardiaca o de cabeza y cuello. Pero los expertos también hacen hincapié en que los robots no son autónomos. “El cirujano sigue estando detrás de la consola del ordenador, pero en los próximos años las competencias del robot aumentarán y el papel del cirujano se reducirá”, dice Prunas.

6.730 robots Da Vinci realizaron 1,6 millones de operaciones en el mundo en 2021

Otra ventaja de los robots quirúrgicos es que posibilitan una detección más temprana de ciertas patologías, lo que a su vez garantiza un aumento de las posibilidades de recuperación. La IA también se utiliza conjuntamente con uno de sus derivados (la visión artificial) para analizar imágenes médicas y detectar, por ejemplo, casos de cáncer.

Recientemente, Capgemini España ha sido seleccionada para diseñar y desarrollar una solución inteligente que permitirá la detección precoz y la actuación rápida en enfermedades neurológicas, motoras y degenerativas derivadas del envejecimiento. Además, el sistema de IA servirá de apoyo en la toma de decisiones para pacientes de edad avanzada con insuficiencia cardiaca y/o ictus. Otras enfermedades, como la sarcopenia, el párkinson o la pérdida de audición, también serán analizadas.

La IA y la visión artificial permiten analizar imágenes y detectar casos de cáncer

El proyecto, denominado AI4HealthyAging, se engloba dentro del programa Misiones de I+D en Inteligencia Artificial 2021 y forma parte de la agenda España Digital 2025 y de la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial. Estará financiado por la Unión Europea a través de los fondos Next Generation EU y cuenta con un presupuesto de 12,5 millones de euros.

Los fabricantes de robots quirúrgicos han entendido la necesidad de integrar algoritmos que determinan procedimientos estandarizados para millones de casos, avanzando para crear robots autodidactas que se alimenten de los datos de la práctica quirúrgica humana.

Industria electrónica 5.0 y salud a distancia

Soldadura. La startup TheKer, una empresa de I+D+i en desarrollo robótico, inteligencia artificial y visión por computador, ha desarrollado un robot de soldadura microelectrónica que tiene aplicaciones en cualquier tipo de industria que requiera componentes electrónicos. Y ofrece la oportunidad de implementar los últimos avances en robótica e inteligencia artificial. “La industria 5.0 pretende desarrollar la inteligencia artificial y la computación cognitiva para combinar las habilidades de las personas con las de las máquinas y conseguir la máxima eficiencia. De este modo, podemos centrarnos en una producción personalizada y permitir que las personas se focalicen en tareas en que debe intervenir la razón, en puestos mejor valorados, más creativos y de supervisión”, detalla Carla Gómez, ingeniera y estudiante en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), quien, junto con Jia Qiang Ye Zhu y Albert Badias, es la responsable de TheKer.

Terapias. Las preferencias de la población española en cuanto al cuidado de su salud mental también han cambiado gracias a las nuevas tecnologías. Un 50% de los españoles opta por una modalidad combinada de terapia online y presencial. Convertir las redes sociales en aliadas, utilizar los wearables como herramienta de prevención o impulsar el uso de plataformas de realidad virtual para replicar escenarios concretos son tres ventajas que ofrece el uso de la tecnología en salud mental, según un estudio de Cigna 360.

Normas
Entra en El País para participar