Indicadores económicos

La contracción económica de la zona euro se intensifica en octubre

El PMI compuesto de la actividad total cayó a 47,1 desde el 48,1 de septiembre

Bandera de la Union Europea.
Bandera de la Union Europea. Bloomberg

La actividad económica de la eurozona intensificó su contracción en el mes de octubre al desacelerarse al mayor ritmo en casi dos años, y desde abril de 2013 si no se tienen en cuenta el periodo de confinamientos por la pandemia de Covid, debido a la persistente inflación y a la incertidumbre económica. Se trata del cuarto descenso consecutivo de la actividad de las empresas de la zona euro, según la lectura preliminar de los PMI's elaborada por S&P Global.

En concreto, el índice compuesto de gestores de compra (PMI) cayó del 48,1 registrado en septiembre al 47,1 en octubre, manteniéndose por debajo del umbral de 50, que indica niveles decrecientes de actividad empresarial. El ritmo de declive fue el más rápido desde noviembre de 2020, aunque si se dejan de lado los meses de confinamientos por la pandemia la última lectura más baja fue en abril de 2013.

El sector manufacturero fue el que más se desaceleró, ya que la producción industrial decreció por quinto mes consecutivo y se redujo a un ritmo no observado antes de la pandemia desde julio de 2012. La lectura del índice PMI de manufacturas empeoró hasta 46,6 puntos desde los 48,4 de septiembre, mínimos de 29 meses. El sector servicios disminuyó por tercer mes consecutivo. El índice PMI de servicios de octubre descendió a 48,2 puntos frente a los 48,8 del mes anterior, su nivel más bajo en 20 meses.

Las caídas más severas se observaron en los subsectores de sustancias químicas y plásticos y de recursos básicos, lo que refleja su alta dependencia de las energías, mientras que el crecimiento estuvo limitado a las firmas tecnológicas, de servicios industriales, y farmacéuticas y de biotecnología.

"Parece probable que la economía de la zona euro se contraiga en el cuarto trimestre dado el panorama de creciente disminución de la actividad total y deterioro de la demanda observado en octubre", indicó el economista jefe de S&P Global Market Intelligence, Chris Williamson, para quien la recesión "cada vez parece más inevitable".

En la zona euro, el mayor declive siguió registrándose en Alemania, cuyo índice PMI compuesto se desplomó hasta 44,1, su nivel más bajo desde mayo de 2020, mientras que el crecimiento de la actividad total separalizó en Francia, cuyo índice PMI compuesto retrocedió a 50 puntos, frente a los 51,2 del mes anterior.

En el resto de la eurozona, la actividad total cayó por segundo mes consecutivo, disminuyendo al ritmo más rápido desde enero de 2021, y con excepción del periodo de la pandemia, desde junio de 2013, reflejando un modesto declive de la actividad del sector servicios, acompañado deuna caída más intensa de la producción industrial.

De su lado, a pesar de que la mejora de los problemas de suministro de materias primas contribuyó a paliar algunas presiones inflacionistas, los crecientes costes de la energía y las presiones alcistas de los sueldos hicieron que la inflación de los costes en general se mantuviera sumamente elevada. Este incremento de los costes generó un ritmo persistentemente alto del incremento de los precios cobrados por los productos y servicios, que apenas cayeron marginalmente en comparación con los de septiembre.

"Las presiones de los precios siguen obstinadamente elevadas, mientras los crecientes costes de las energías y el personal y la debilidad del euro contrarrestaron las reducciones de los precios de losproductos básicos por la mejora en las condiciones de suministro", señala Williamson, para quien estos elevados indicadores de precios probablemente "aumentarán la determinación del BCE de seguirajustando la política monetaria en los próximos meses pese al creciente riesgo de recesión".

El empleo repuntó ligeramente en octubre, aunque ha sido el tercero más bajo observado en el último año y medio, lo que refleja un recorte de empleo en algunas firmas y una mayor reticencia a la contratación, generada por la incertidumbre en torno a las perspectivas.

Las expectativas de actividad comercial para los próximos doce meses siguen siendo débiles, situándose en el segundo nivel más bajo desde los primeros confinamientos por la pandemia, una confianza "especialmente baja en el sector manufacturero y en particular en Alemania".

Normas
Entra en El País para participar