Obituario

Muere Dietrich Mateschitz, el multimillonario austríaco fundador de Red Bull

El empresario construyó un imperio en torno a la bebida energética y fue considerado el hombre más rico de Austria

Dietrich Mateschitz, fundador de Red Bull.
Dietrich Mateschitz, fundador de Red Bull. AFP

Dietrich Mateschitz, el multimillonario austríaco fundador y propietario de la compañía de bebidas energéticas Red Bull, murió ayer sábado después de una grave enfermedad. Su muerte fue confirmada por el equipo líder del campeonato Red Bull Formula One, según informa Reuters.

El empresario, nacido en Estiria, construyó un imperio global en torno a la bebida energética Red Bull y fue considerado el hombre más rico de Austria. La fortuna de Mateschitz se estima en unos 25.000 millones de euros (24.650 millones de dólares).

Esto lo coloca en el puesto 51 en la lista de Forbes de las personas más ricas del mundo. El multimillonario hecho a sí mismo fue considerado un genio del marketing. Después de graduarse de la Universidad de Comercio Mundial de Viena, trabajó como especialista en marketing para varias empresas en la década de 1970.

Mateschitz era un tipo poco convencional, un mago del marketing que inventó el mercado de las bebidas energizantes en Occidente. Tras hacer sus pinitos de comercialización en Unilever y Jacobs Coffe, ocupó el puesto de responsable internacional de los productos germanos Blendax, dentífricos, cremas para la piel y champú. Eso le llevó a viajar por el mundo.

Uno de sus clientes, el tailandés Chaleo Yoovidha, al que conoció en 1982, tenía una marca de bebida energizante denominada Krating Daeng (Red Water Buffalo) que, al probarla, le sorprendió e inspiró. Siguiendo las recomendaciones de Yoovidha, Mateschitz bebía el Krating Daeng y, por arte de magia, su jet lag, el cansancio propio de quienes atraviesan varios usos horarios, desaparecía. Se dijo: "Esto no existe en Europa y América" (aunque sí este tipo de tónicos eran conocidos en Japón y parte de Asia).

Con 370.000 euros (500.000 dólares) cada uno formaron Red Bull GmbH, al 49% por cada parte con un 2% para un hijo de Yoovidha y el acuerdo de que Mateschitz dirigiría la empresa. "Yo sabía que estos jarabes se vendían muy bien en Asia así que, para que encontrasen su lugar en Europa y América había que buscar una forma de comunicarlos y una imagen de marca que cuajara", contaba Mateschitz.

Después de modificar la receta de una bebida energética tailandesa, Red Bull se introdujo en el mercado en 1987. La bebida dulce, burbujeante y carbonatada, cuyo sabor se describe como similar al de los ositos de gominola, se convirtió en la bebida mundial líder del mercado. El resto es un caso de estudio en las escuelas de negocios. Mateschitz lanzó Red Bull en Austria patrocinando protagonistas y eventos de deportes extremos.

El grupo logró una facturación de 7.800 millones de euros en 2021 y vendió 9.800 millones de latas de Red Bull en todo el mundo. La empresa con sede en Fuschl am See, Salzburgo, también es conocida por su publicidad creativa con el famoso eslogan 'Red Bull te da alas'.

Un hito importante para Mateschitz fue la entrada en el mercado estadounidense a finales de la década de 1990. El empresario prestó mucha atención a la imagen de la bebida. Asoció la marca Red Bull con deportes de aventura como el surf, el ciclismo de montaña y el buceo desde acantilados, y la empresa finalmente se involucró como patrocinador en muchos de ellos.

Mateschitz también fue el fundador y propietario de Red Bull Racing, un equipo de carreras de Fórmula 1 con sede en Milton Keynes, Gran Bretaña. Se había hecho cargo del club de fútbol SV Austria Salzburg, ahora conocido como "Red Bull Salzburg".

Poco se sabe sobre la vida privada de Mateschitz. Era tímido con la publicidad y rara vez concedía entrevistas. Vivió en Salzburgo durante un largo período con su novia y una vez dijo hace años que bebía de 10 a 12 latas de Red Bull al día.

No está claro cuál será el destino del imperio Red Bull tras su muerte. Su único hijo, Mark, de 30 años, quien recientemente asumió el cargo como director gerente de una de las compañías de inversión de su padre, es visto como un posible sucesor.

Normas
Entra en El País para participar