Textil

Uniqlo entra en 'territorio Inditex' con su nueva tienda de la Gran Vía de Madrid

La cadena japonesa abre mañana el establecimiento, el más grande de los que tiene en España

Vista desde la última planta del interior de la tienda de Uniqlo en Gran Vïa. Ver fotogalería
Vista desde la última planta del interior de la tienda de Uniqlo en Gran Vïa.

Uniqlo marca un importante punto de inflexión en su desarrollo en España y Europa. La cadena textil, propiedad del grupo japonés Fast Retailing, abre este jueves su sexto establecimiento en el país, el segundo en Madrid, convirtiéndose además en el más grande de todos ellos, con una superficie comercial de 2.200 metros cuadrados.

Este se ubica en el número 37 de la Gran Vía, junto a la plaza de Callao, la artera comercial más importante de la capital y la que ofrece un mayor flujo de turistas extranjeros. La ubicación no es casual. La compañía, como reconocen sus responsables, busca combinar en las ciudades en las que se instala tiendas enfocadas a un público local, para las que elige calles sin tanto tránsito turístico, y otras que pueden servirle como puerta de entrada a clientes de múltiples países.

Este es el caso de la nueva tienda de Gran Vía, la misma donde hasta hace un año tenía H&M su flagship de Madrid, y que clausuró como parte de su plan de cierres de establecimientos físicos en los mercados donde tiene más presencia.

Este es territorio 'Inditex'. Justo enfrente, Uniqlo rivalizará con una gran tienda de Zara. Además, el gigante textil gallego cuenta con establecimientos de Oysho, Stradiarius, Bershka y Lefties en menos de 250 metros en la misma avenida. Pero no solo de Inditex vive la Gran Vía. A apenas 100 metros de la nueva tienda de Uniqlo se ubica la flagship store de Primark, un polo constante de turistas extranjeros.

Plan de crecimiento

"El día de hoy es un hito muy importante para Uniqlo. Nuestra segunda tienda en Madrid, la más grande hasta la fecha en España, simboliza nuestro firme compromiso con el mercado español", dice el consejero delegado de Uniqlo Europa, Taku Morikawa.

La compañía alcanza las seis tiendas en España, pero desde la misma descartan hacer una proyección de sus planes de crecimiento a futuro. "Continuaremos endendiendo a nuestros clientes españoles y también nuestra expansión en el país", comentan en la compañía. De esas seis, cuatro se ubican en Barcelona y las otras dos en Madrid.

En Europa, Fast Retailing cuenta con un total de 67 tiendas de Uniqlo, repartidas entre Reino Unido, Francia, Alemania, Bélgica, Suecia, Países Bajos, Dinamarca e Italia, además de España, que se sitúa por detrás de los tres primeros. Eso sí, la primera apertura de Uniqlo en el país tuvo lugar en 2017, 10 años más tarde que en Francia, donde cuenta ya con 26 establecimientos.

Distintas apuestas

En esta nueva tienda Uniqlo despliega, con una mayor superficie, su habitual modelo de tienda, con diferencias palpables con las aperturas más recientes de Inditex. Sobre todo si se tiene en cuenta la del Zara ubicado en Plaza de España, también en Madrid, a apenas 700 metros del establecimiento de Uniqlo.

La textil gallega apuesta de forma relevante por la digitalización de sus establecimientos, en los que el smartphone toma un importante protagonismo, introduciendo desde buzones automáticos para la recogida de la compra online y devoluciones de prendas; sistemas de pago a través de del móvil, o la reserva de probadores a través del propio dispositivo. En sus nuevas tiendas, Inditex también viene apostando por una exposición de prendas más limitada, dejando el protagonismo al conjunto del espacio.

En Gran Vía, Uniqlo sigue optando por una vasta exposición de ropa, aunque también introduce elementos tecnológicos. Por ejemplo, 18 cajas de autopago, mayoría frente a las cajas tradicionales, es decir, las atendidas por los trabajadores de la tienda, que apenas quedan en cinco.

También cuenta con un punto de recogida de pedidos hechos a través de la tienda online, aunque no automático como los que viene introduciendo Inditex; y con una zona de personalización de camisetas en su planta baja, con tablets disponibles para los clientes.

La tienda cuenta con dos alturas, además de la planta de calle y una subterránea, dedicada a moda hombre, donde antiguamente se ubicaba la sala de fiestas Pasapoga. Desde la cadena presumen de haber aprovechado todos los rincones disponibles del edificio para que sean accesibles a los clientes que la visiten.

Normas
Entra en El País para participar