Capital riesgo

El ‘family office’ de Koplowitz disparó su negocio durante el Covid-19

Sus ingresos han pasado de 1,11 millones a 23,62 millones

El ‘family office’ de Koplowitz disparó su negocio durante el Covid-19

Omega Capital, el family office de Alicia Koplowitz, disparó su negocio en 2020. De acuerdo al informe financiero de ese ejercicio, el último depositado ante el Registro Mercantil, esta sociedad pasó en un año de facturar apenas 1,11 millones de euros a 23,62 millones. Las pérdidas, por su parte, se redujeron a los 2,92 millones.

Este sustancial incremento en el negocio, del 2.000% en un año, se explica por las plusvalías extraorinarias que se ha apuntado la firma por la venta de unas promociones inmobiliarias. Omega Capital se ha embolsado en este concepto 22,51 millones.

Omega Capital es dueña de cinco sociedades. Según comunicó al BORME, esta sociedad consolidará todo el resultado a partir del ejercicio de 2021. Una de sus filiales es la gestora del mismo nombre, especializada en activosalternativos. Administra tres hedge funds y dos fondos de fondos de capital riesgo.

Paralelamente, Koplowitz también se ha dedicado a poner orden en sus sicav. Recientemente, ha decidido repatriar a España su gran vehículo, Morinvest, así como fusionar o cerrar algunos de las sicav y fondos que colgaban de esta, con el objetivo de simplificar su estructura. También a fusionado la sicav de su hijo, Alberto Pedro Cortina, con Morinvest.

Todos estos movimientos se producen tras la entrada en vigor de la nueva regulación de las sicav. Desde comienzos de año solo pueden acogerse al régimen impositivo de los fondos de inversión (cuota del 1% en el Impuesto de Sociedades) aquellas sicavs que tengan al menos 100 socios con una inversión mínima de 2.500 euros cada uno. De las 2.300 sicavs que había a cierre de 2021, la CNMV ha reconocido recientemente que el 76% ha anunciado ya su liquidación desde la entrada en vigor de esta regulación.

Omega Capital, de acuerdo a las cuentas anuales, cerró el ejercicio de 2020 con un activo por 1.158 millones, con 22 millones en caja. La firma cerró ese ejercicio con 451 millones de deuda.

Además, este ejercicio fue el primero después de que el histórcio consejero delegado de la firma, Óscar Fanjul, diese un paso a un lado. Desde febrero de 2020, pasó a ocupar el cargo de vicepresidente, consejero de Koplowitz, pero sin estar en el día a día de la gestión. Gabriel Fernández de Bobadilla, que era el consejero delegado de la gestora, pasó a ocupar este mismo cargo, pero de todo Omega Capital.

Normas
Entra en El País para participar