_
_
_
_
_

La tensión crece: Putin anuncia la anexión de las cuatro regiones ocupadas y Ucrania pide su ingreso en la OTAN

El Kremlin asegura que Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia son ahora parte de Rusia y que contarán con su fuerza militar para defender su soberanía

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, este viernes, en la ceremonia de anexión de los territorios ucranianos.
El presidente de Rusia, Vladímir Putin, este viernes, en la ceremonia de anexión de los territorios ucranianos.SPUTNIK (REUTERS)

Rusia mueve ficha en su invasión a Ucrania. Este viernes, el presidente Vladímir Putin ha anunciado la anexión ilegal de los cuatro territorios ucranianos ocupados por las fuerzas rusas: Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia. "Es la voluntad de millones de personas", ha asegurado Putin en su declaración, a la vez que ha exigido a Kiev “un alto el fuego inmediato y el regreso a la mesa de negociaciones” para encausar una guerra en la que el Kremlin sigue desafiando el poder de Occidente. 

Putin ha firmado los tratados de anexión en una ceremonia televisada que tuvo lugar en la sala San Jorge del Gran Palacio del Kremlin, y en la que han participado los líderes separatistas de los cuatro territorios ucranianos, Denis Pushilin, Leonid Pásechnik, Vladímir Saldo y Yevgueni Balitski, respectivamente. Dichos tratados serán ratificados por la Duma Estatal y el Consejo de la Federación el próximo 3 y 4 de octubre.

"El colapso de la hegemonía occidental que ha comenzado ya no tiene camino atrás", ha resaltado Putin en su discurso. Por su parte, la Unión Europea (UE) ha condenado "firmemente" la decisión de Rusia y ha asegurado que Ucrania tiene derecho a defenderse y seguir luchando para su liberación y recuperación pese a las amenazas de Moscú.

"Ucrania está ejerciendo su legítimo derecho a defenderse de la agresión rusa para recuperar el pleno control de su territorio y tiene derecho a liberar los territorios ocupados dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas", han afirmado en una declaración conjunta los miembros del Consejo Europeo.

En este sentido, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, solicitó este viernes el ingreso en la OTAN en respuesta a la anexión por parte de Rusia de las regiones ucranianas ocupadas, mientras el ejército de Kiev está a punto de rodear a las fuerzas rusas en Liman, al este del país.

Zelenski firmó la solicitud de adhesión a la alianza junto con el portavoz del Consejo Supremo, Ruslan Stefanyshyn, y el primer ministro, Denys Shmygal, al concluir una reunión urgente del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa en Kiev. El presidente ucraniano argumentó que Ucrania y la OTAN ya son aliados de facto y que el Ejército de Kiev cumple los requisitos correspondientes, por lo que pidió la admisión por el procedimiento de urgencia.

Ucrania es el escenario en el que se decidirá el destino de la democracia en la lucha contra la "tiranía" y en donde "se defienden los valores comunes de las comunidades euro-atlánticas", afirmó Zelenski en un mensaje de vídeo a los ciudadanos.

Pidió además que se implementen garantías de seguridad para Ucrania mientras dure el procedimiento de admisión en base a las propuestas presentadas por el Gobierno en Kiev el pasado 13 de septiembre, que prevén un acuerdo multilateral y varios bilaterales con los países que ejerzan como garantes.

Ante la oferta de negociación del Kremlin -que no incluye sin embargo el estatus de los territorios ocupados-, destacó que la experiencia ha demostrado que las conversaciones no pueden progresar con Putin al mando, a pesar de los esfuerzos de Kiev. "Estamos listos para dialogar con Rusia, pero con otro presidente", remachó.

Zelenski señaló además que la "farsa" de la anexión que oficializó hoy el presidente ruso, Vladímir Putin, es "un signo de desesperación" ante el creciente poderío de Ucrania y un intento de redibujar fronteras a través de la violencia y el chantaje.

Con ello hacía referencia a los recientes éxitos de la contraofensiva ucraniana, en una jornada en la que las tropas de Kiev están a punto de rodear a las fuerzas rusas en Liman, en la región de Donetsk, según afirmó un portavoz del ejército, Sergiy Cheretavy, en declaraciones a la televisión pública.

Las tropas rusas han estado huyendo de la ciudad situada al norte de la provincia bajo control parcial de Moscú y varias localidades clave de la zona han sido retomadas ya por Kiev, aseguró el corresponsal ucraniano Yuriy Butusov.

Las fuerzas ucranianas están tratando de rodear Liman avanzando desde el este y Butusov señaló en su cuenta de Facebook que los rusos se preparan para intentar llegar a la vecina Torske pero que la única vía por la que se podrían retirar queda bajo el control de la artillería ucraniana.

"Hoy Rusia tendrá que pedir una salida de Liman", declaró por su parte un asesor de la oficina presidencial, Mijailo Podolyak, que hizo referencia a los hechos de 2014 en Ilovaisk, donde según Kiev unos 360 soldados ucranianos dispuestos a rendirse fueron masacrados por el Ejército ruso.

Según un investigador del Instituto Nacional de Estudios Estratégicos de Ucrania, Mykola Bielieskov, los avances en torno a Liman "no se han producido a la misma velocidad que en el caso de la operación ofensiva en torno a Balakliya y Kupiansk". Por ello las fuerzas rusas han tenido tiempo de sobra para retirarse, pero según el analista es posible que se diese prioridad a las consideraciones políticas sobre las militares.

En cualquier caso, tuiteó, las posiciones rusas en la rivera oriental del río Oskil se vuelven con ello "todavía más insostenibles".

Entretanto, la portavoz del Comando Sur de las fuerzas armadas ucranianas, Nataliya Gumeniuk, informó este viernes de que las tropas de Kiev mantienen su contraofensiva en Jersón y están realizando progresos significativos. Agregó que las tropas rusas están desorientadas y no pueden recibir nuevas remesas porque los ataques ucranianos están desbaratando sus cadenas logísticas y estructuras de mando en la región.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha recalcado que España no reconocerá nunca la "anexión ilegal" de las cuatro regiones ucranianas. Además, en un mensaje en su cuenta de Twitter, ha condenado "el atroz ataque contra un convoy humanitario por parte de Rusia en Zaporiyia y la muerte de civiles inocentes". Según las autoridades ucranianas, al menos 23 personas han muerto y otras 30 han resultado heridas.

Archivado En

_
_