Si ya se ha recorrido el mundo, dese una vuelta por las estrellas y alójese en un hotel espacial

El turismo al espacio es una realidad y el primer alojamiento fuera de la Tierra abrirá sus puertas en 2025

Orbital Assambly Corporation,
Orbital Assambly Corporation,

Desde tiempos ancestrales, el hombre ha soñado con viajar al espacio. La tecnología, la ciencia y la perseverancia convirtió ese sueño en realidad cuando el astronauta Neil Armstrong pisó por primera vez la Luna el 20 de julio de 1969. La carrera espacial sigue, pero el debate ahora es más prosaico y se ha trasladado al mundo del turismo: ¿es posible viajar al espacio como el que va de vacaciones a Benidorm?

Lo será y no a mucho tardar. Ya lo vimos en 2021 cuando cuatro turistas estadounidenses realizaron el primer vuelo privado de Space X, de la compañía de Elon Musk, al espacio y estuvieron tres días alrededor de la órbita de la Tierra.

Solo el viaje costará alrededor de 52 millones de euros

El turismo espacial ha despegado y es una realidad para muchas empresas con proyectos como el primer hotel espacial que estará listo en 2025 y le seguirá otro en 2027. En este objetivo está embarcada la compañía estadounidense especializada en construcción espacial Orbital Assembly Corporation. “No es ciencia ficción, es una realidad”, asegura Tim Alatorre, cofundador de la empresa y uno de los participantes en la tercera edición de la cumbre del turismo espacial Sutus 2022 que se celebra en Marbella del 28 al 30 de septiembre.

¿Cómo serán las vacaciones en el espacio? ¿Tendrán los turistas que hacer un entrenamiento especial? ¿Habrá una estancia mínima? ¿Qué servicios ofrecerán estos hoteles? ¿Y el gaste por habitación? Alatorre no quiere dar cifras pero adelanta que “en comparación con el coste del viaje, la parte más cara, estimada hoy en unos 52 millones de euros, nuestras habitaciones serán baratas”.

Uno de los escollos a salvar es el de la microgravedad o sensación de flotar en el espacio

El proyecto de Orbital es lanzar dos estaciones espaciales con alojamiento para turistas: la primera, Pioneer, “más básica, estará operativa en poco más de tres años y tendrá capacidad para 28 personas; la segunda, Voyager, para 2027, podrá albergar hasta 400 personas y las habitaciones tendrán unas vistas increíbles”, cuenta Alatorre.

No revela el coste de la obra, “financiada por inversores internacionales; abriremos otra ronda de inversión que nos permitirá empezar la fabricación del equipo de vuelo”, pero da una pista: “Hay yates que cuestan mucho más que los módulos del Pioneer”.

Pioneer podrá alojar hasta 28 huéspedes y el más lujoso, Voyager, a 400

En cuanto a las estrellas –comodidades, servicios– que tendrán estos hoteles, el portavoz de Orbital señala: “¡Ojalá que cinco! Alrededor, millones –bromea–, pero la experiencia será incomparable”.

Hasta entonces habrá que superar algunos problemas. Quizás el más serio, el de la microgravedad. “Al hablar con algunos turistas que han pasado varios días en órbita, lo que más les ha fascinado es la microgravedad, la sensación de flotar o volar, pero también es lo que más han odiado por la forma en que te hace sentir tu cuerpo”.

El objetivo de Orbital es crear “un nivel de gravedad artificial donde los turistas y tripulantes vivan, porque es importante para la salud de la gente y luego pasar a la microgravedad para recrear y hacer actividades espaciales”, explica.

“La razón por la que damos tanta importancia a este punto es porque pensamos que la microgravedad no solo es incómoda, sino que en realidad no es ético tener a la gente en microgravedad durante un largo periodo de tiempo”, puntualiza.

Si se anima y puede permitírselo, contacte con Orbital y reserve su plaza.

 

Todo lo que necesita saber para ponerse en órbita

Si ya se ha recorrido el mundo, dese una vuelta por las estrellas y alójese en un hotel espacial

Sutus 2022. Considerada como la cumbre del turismo espacial, reúne en Marbella a los referentes del sector, entre ellos, Susan ­Kilrain, comandante astronauta retirada; Simon Jenner, de Axiom Space; Hiroko Asakura, de JAXA (la agencia espacial japonesa); Nancy Vermeulen, entrenadora privada de astronautas; Boris Otter, de Swiss Space Tourism; Bernard Foing, de EuroMoonMars, o Tim Alatorre, de Orbital Assembly, que construirá el primer hotel en el espacio.

Requisitos. Para viajar al espacio no necesitará ser científico o piloto, pero es probable que los primeros turistas tendrán que pasar un régimen de entrenamiento y pruebas físicas, los astronautas profesionales pasan ademas un periodo de cuarentena. La idea de los promotores turísticos espaciales es que los requisitos se vayan reduciendo al mínimo para hacer accesibles los viajes a todo aquel que quiera hacerlos por placer o trabajar y prosperar alrededor de las estrellas.

Estancia mínima. Los promotores de los dos primeros hoteles espaciales, Pioneer y Voyager, planean estancias mínimas para los turistas de entre 4 y 10 días, que además de disfrutar de todas las comodidades de un hotel de lujo en la Tierra, tendrán garantizadas unas vistas increíbles al planeta azul, podrán participar en excursiones espaciales y actividades deportivas o en investigaciones científicas, aprender acerca de las ciencias, y disfrutar de exquisitos manjares gastronómicos.

Normas
Entra en El País para participar