Deporte

Alpine, la escudería de Fernando Alonso, disparó ingresos y ganó 33 millones en 2021

Facturó más de 200 millones de euros gracias al crecimiento en patrocinios y al mejor rendimiento deportivo

El piloto español Fernando Alonso, en su Alpine durante los entrenamientos libres del Gran Premio de Singapur de Fórmula 1.
El piloto español Fernando Alonso, en su Alpine durante los entrenamientos libres del Gran Premio de Singapur de Fórmula 1. Afp

Alpine Racing, la escudería de Fórmula 1 propiedad de Renault y en la que compite el piloto español Fernando Alonso, registró en 2021 sus mejores resultados financieros, en un año en el que también mejoró de forma ostensible su rendimiento deportivo.

El equipo, radicado en la localidad inglesa de Enstone, donde tiene su fábrica, generó unos ingresos de 201,5 millones de libras, unos 230 millones de euros al cambio actual, como muestran las cuentas anuales que acaba de depositar en el registro mercantil británico. Una cantidad que representa un importante salto del 29% respecto a la temporada anterior, y que también es un récord en la historia de la escudería. Este incremento, junto al control de costes instaurado en la Fórmula 1, permitió al equipo recuperar la rentabilidad. Alpine cerró el ejercicio con un beneficio de 29 millones de libras, unos 33 millones de euros, que contrasta con la pérdida de 14 millones del año anterior. Esta ha sido su primera ganancia desde 2017.

"El equipo registró una exitosa temporada 2021, fuera y dentro de la pista", explica en su informe estratégico. Alpine, que estrenó esta denominación el año pasado, terminó en quinta posición el mundial de constructores, la misma que en 2020, pero con una victoria, la del francés Esteban Ocon en el Gran Premio de Hungría. Además, Alonso se subió al podium en el Gran Premio de Qatar.

En dicho informe, Alpine explica el salto en ingresos por el crecimiento en patrocinios y en los premios recibidos por rendimiento. Además, apunta a la entrada en vigor el año pasado de las nuevas normas financieras introducidas en la Fórmula 1 para garantizar la sostenibilidad de sus equipos, y que como medida estrella incluía un tope presupuestario. "La introducción de estas normas, junto a un buen control de gastos llevaron a una mejora en los resultados operativos del 359%", explica la escudería, que también subraya que los resultados financieros de 2021 son los mejores "desde la adquisición por parte de Renault en 2015".

Objetivo: ganar el mundial

Alpine dice en su informe de gestión que "su principal objetivo a largo plazo es ganar el Mundial de Fórmula 1". Para 2022, decían estar "bien posicionados" para una temporada exitosa, con la novedad de un nuevo patrocinador principal, BWT, compañía austriaga de tratamiento de aguas, y "un portfolio creciente de socios premium". Tras las 16 carreras disputadas hasta este fin de semana, en el que se celebra el Gran Premio de Singapur, Alpine se ha ubicado en la cuarta posición del mundial de constructores, aunque con una sensación de irregularidad. Esteban Ocon es octavo en la clasificación del campeonato y Fernando Alonso, noveno.

El presidente del grupo Renault, Luca de Meo, decidió el año pasado rebautizar el equipo a su marca de automóviles deportivos, Alpine, con el objetivo de mejorar su posicionamiento y sus ventas. Lo cierto es que, en 45 años de historia, esta estructura ha cambiado varias veces de manos y denominaciones.

Fundada por Renault a finales de los 70, el equipo pasó en 1981 a Toleman, y en 1986 fue adquirida por Benetton. Renault se mantuvo en el mundial, salvo en algunos años de los 90, como suministrador de motores. El gigante francés recompró la escudería en el año 2000 por 20.000 millones de pesetas (120 millones de euros), para voler a competir con su nombre en 2002. En esta etapa, Fernando Alonso ganó sus dos mundiales, en 2005 y 2006. Poco después, en 2009, el fabricante francés vendió el 75% de las acciones del equipo a la firma de inversión luxemburguesa Genii Capital, presidida entonces por el empresario de origen español Gerard López. La escudería fue rebautizada como Lotus, pero en 2015 fue recomprada por Renault.

Por el momento, el grupo mantiene su compromiso de permanencia en el Mundial, aunque con una capacidad de inversión menor que los equipos con los que quiere competir. La base del proyecto de Di Meo es que el equpo de Fórmula 1 sea sostenible financieramente y no suponga pérdidas para el grupo.

La competición afronta, además, importante cambio de reglamentación de motores que entrará en vigor en 2026. Sin embargo, Alpine ha evidenciado en los últimos meses problemas en su gestión, como la renovación frustrada de Fernando Alonso, que competirá con Aston Martin en 2023, o la marcha de su joven promesa, Óscar Piastri, a McLaren.

Normas
Entra en El País para participar