Renfe reduce pérdidas un 60%, pero tiene 101 millones en rojo a mes de agosto por la luz

Las ganancias serían de 150 millones si el coste eléctrico no se hubiera disparado

Renfe reduce pérdidas un 60%, pero tiene 101 millones en rojo a mes de agosto por la luz

Renfe redujo entre enero y agosto sus pérdidas en más de un 60 % respecto de un año antes, pero no logró recuperar los beneficios a causa del coste de la energía, a la que tuvo que dedicar en esos ocho meses casi 450 millones de euros.

De hecho, la empresa pública cree que podría haber ganado en torno a 150 millones durante ese periodo si el precio de la electricidad no se le hubiera disparado de tal manera, según se desprende de las cifras que se han dado a conocer este lunes en la reunión mensual del Consejo de Administración.

Según fuentes del consejo, mientras que Renfe había presupuestado 200 millones de euros para pagar la electricidad necesaria para impulsar sus trenes entre enero y agosto, finalmente esa partida ha alcanzado los 449,2 millones.

Renfe había presupuestado 200 millones para pagar la electricidad, pero ha gastado 449,2 millones

Ello explica que, pese a la recuperación de la movilidad frente a la del año pasado -que estaba afectada aún por la pandemia-, Renfe no ha logrado acumular beneficios, aunque sus pérdidas hasta agosto se han reducido un 62 %, al pasar de 270,2 a 101,5 millones.

La recuperación de la actividad ha favorecido igualmente que los ingresos de Renfe hayan aumentado un 35 % hasta los 2.691 millones, aunque también otros gastos como los servicios a bordo, que ya están un nivel precovid (92%), el mantenimiento de los trenes (14%) o los cánones (20 %).

Sin embargo, lo que más ha pesado para que los gastos globales se hayan elevado finalmente un 26,3 % ha sido el coste energético, que ha pasado de 173,2 millones entre enero y agosto de 2021 hasta los 449,2 millones, lo que supone un incremento interanual del 160 %.

El ebitda del periodo sí que ha sido positivo (165 millones frente a las pérdidas de casi 8 millones de un año antes).

En época prepandémica, Renfe venía ganando en torno a 65 millones de euros durante los nueve primeros meses del año, así que si realmente hubiera ganado los 150 millones que esperaba de no haber sido por el encarecimiento de la electricidad, la mejora de cuentas habría sido notable.

Tan sólo en torno al 20 % de la flota de la empresa ferroviaria funciona con diésel, ya que el 80 % restante ya está electrificada y se alimenta con la energía que Renfe compra a Adif. Según las citadas fuentes, la empresa pública es la mayor consumidora de energía de España.

Con el estallido de la pandemia Renfe entró en pérdidas, que ascendieron a 478 millones en 2020 y a cerca de 368 millones en 2021, frente a los 98 que ganó en 2019.

Normas
Entra en El País para participar