El petróleo cae un 30% desde máximos anuales y perfora los 86 dólares

El gas de referencia en Europa también se apunta su cuarta perdida semanal

El petróleo cae un 30% desde máximos anuales y perfora los 86 dólares

El petróleo Brent ha perforado este viernes la barrera de los 87 dólares el barril hasta tocar los 86,33 dólares y acumula ya cuatro semanas de cierres a la baja. El crudo de referencia en Europa ha recortado desde marzo un 31% su precio desde el máximo de 128 dólares al que llegó a situarse. El valor del barril de referencia en Estados Unidos acompaña  la misma tendencia y se aproxima a su primer trimestre a la baja en dos años.

Los analistas se mantienen divididos en cuanto a su pronóstico a futuro. Desde MacroYield han afirmado que la fortaleza actual del dólar, los repuntes de rentabilidades y los riesgos de una recesión global impiden por el momento la recuperación del precio del barril. La firma S&P Global Commodity además ha retrasado la recuperación de los mercados asiáticos hasta 2023, debido a los confinamientos decretados por China en muchas de sus ciudades y polos industriales. La agencia ha asegurado que estos cierres tendrán un impacto “masivo” que rebajaran aún más la demanda de petróleo por parte del gigante asiático.

Por el contrario, el equipo de Bank of America ha aseverado que el precio del petróleo Brent podría recuperar levemente la tendencia al alza en 2023 hasta alcanzar los 100 dólares, apoyado por una bajada en el consumo del gas a favor del petróleo en los próximos meses.

Los actuales precios a la baja en ambos mercados son observados con atención por los países miembros de la OPEP. A comienzos de mes, los países del cartel petrolero y Rusia acordaron rebajar los suministros de petróleo en 100.000 barriles al día, lo que disparó la cotización en Europa un 4%. El ministro de Petróleo de Nigeria, Timipre Sylva, adelantó el jueves que la organización podría recortar nuevamente su producción.

El gas, también a la baja

Los futuros de referencia del gas en Países Bajos han dado un respiro a Europa y han marcado también su cuarta semana a la baja con un nuevo descenso de más del 2% semanal. Al cierre de la semana, el valor se consolida por debajo de los 200 euros el megavatio hora, muy lejos de los 319 euros que alcanzó hace solo un mes.

Los altos niveles de reservas alcanzados por los países de la Unión Europea, que alcanzan un 87% para todo el bloque, han evitado el pánico a las puertas del invierno. La agencia S&P Global Commodity estimó el jueves que la demanda de gas en los principales mercados europeos caerá un 5,3% por debajo de la media de los últimos cinco años. “Aunque nuestro pronóstico es a la baja, estimamos precios de gas altos debido a los bajos niveles de la energía nuclear e hidroeléctrica, que deja a los mercados muy dependientes al gas”, valoró Sabrina Kernbichler, analista senior de la firma.

Todos los ojos ahora están puestos también en las previsiones meteorológicas, que tienen un fuerte efecto en la demanda de energía para calefacción. Las previsiones que maneja Bloomberg anticipan temperaturas superiores a lo normal durante las primeras semanas de octubre, además de una fuerte generación eólica. Ambos factores alivian las preocupaciones sobre la demanda, aunque las principales economías del bloque comunitario ya desarrollan sus planes ante posibles interrupciones.

Normas
Entra en El País para participar