Alerta roja: Cómo proteger la propiedad industrial en mundos como el metaverso

Los expertos debaten el rol de la inteligencia artificial en la defensa de la marca. Algunas firmas ya han planteado pleitos por plagio

Participantes del estudio elaborado por la Asociación para la Defensa de la Marca (Andema), la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) y ClarkeModet.
Participantes del estudio elaborado por la Asociación para la Defensa de la Marca (Andema), la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) y ClarkeModet.

El Centro de Estudios de la Asociación para la Defensa de la Marca (Andema) y la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) presentaron ayer en Madrid el primer estudio que analiza las aplicaciones de la inteligencia artificial en la defensa de las marcas y de los derechos de propiedad industrial.

La investigación, de ClarkeModet, destaca que España puede ser una potencia mundial en estos servicios, pero tiene que superar su dependencia tecnológica. Y es que la irrupción de la inteligencia artificial (IA) ha creado un nuevo paradigma en la defensa de los derechos de propiedad industrial (PI), afectando tanto a los servicios disponibles en este área, como herramientas de vigilancia o mecanismos de protección basados en tecnología blockchain, como a los derechos a proteger (metaverso o marcas de tercera generación) e incluso al planteamiento de los titulares de los derechos, si se trata de avatares o robots.

Las marcas acuden a la inteligencia artificial para crear impacto con sus productos y ante la popularidad adquirida por el metaverso, donde se están llevando a cabo experiencias interactivas e inmersivas, esta nueva tecnología se impone generando avatares y asistentes que interactúan directamente con las marcas.

Recientemente, la marca de lujo Hermes ha planteado un pleito por la supuesta copia de su icónico bolso Birkin que aparecía en una de esas recreaciones virtuales bajo el nombre de Mertabirkins. De ahí que los expertos se pregunten si será necesario redefinir el alcance de protección de las marcas.

El director de la OEPM, José Antonio Gil Celedonio, destacó precisamente cómo la IA afecta a todo, no solo al derecho, también a la economía, la ciencia y la sociedad. Por ello, señaló ayer que “con este estudio, pretendemos seguir ahondando en esta realidad para poder dar respuesta a los interrogantes que van surgiendo de la aplicación de la IA a la PI”.

En este sentido, el informe destaca cómo la sociedad se enfrenta ya a la problemática de la inteligencia artificial como titular de derechos de propiedad industrial. Estas son solo algunas de las cuestiones que se plantean: ¿Habrá obras de arte sin autoría ni derechos morales? ¿Puede reconocerse la inteligencia artificial como co-autora? ¿Es posible que existan invenciones sin inventor?

Entre las conclusiones más positivas y menos inquietantes que arroja el estudio se encuentra el hecho de que España se ha situado como el país líder en la aplicación de soluciones de vigilancia con inteligencia artificial de la defensa de la propiedad industrial No obstante, al mismo tiempo sigue constatando la dependencia tecnológica española, ya que retrocede hasta el puesto 22 de la lista cuando se habla del origen de las patentes de esta inteligencia artificial.

Entre las barreras que evitan el uso de esta tecnología para proteger la propiedad industrial, destaca el desconocimiento, mencionado por un 50% de los entrevistados, seguida por el coste (24%), la inseguridad jurídica (16%) o su baja eficiencia (7%). “La investigación nos muestra que hay grandes oportunidades en este mercado, con demandas no cubiertas por los servicios disponibles, especialmente en el área de protección donde las soluciones no cubren ni el 45% de la demanda”, señaló el director general de Andema, Gerard Guiu.

El consenso de los expertos dice que la tendencia es pasar de medios tradicionales lentos, costosos y menos fiables, a otros automatizados que aporten mayor seguridad, certeza, rapidez y accesibilidad.

Además, se observa una doble tendencia de prevención de delitos y detección temprana. La IA, combinada con blockchain y NFTs debe llevar a la defensa de la propiedad industrial en nuevas realidades.

 

Algunos consejos a seguir

Proceso normativo. Los expertos instan a las instituciones a que aprovechen la posibilidad de liderar el proceso normativo. Les recomiendan que definan una estrategia de desarrollo normativo, especialmente en las áreas donde hay demanda, como la regulación para la IA, los marketplace y el metaverso.

Observatorio. Otra de las recomendaciones para los organismos públicos es la creación de un observatorio de tecnología y soluciones disponibles, teniendo en cuenta que las tendencias suelen variar rápidamente.

Formación. A las empresas les animan a poner en marcha procesos de capacitación dentro de la organización, ya que el desconocimiento es la principal barrera que impide su utilización. También, les aconsejan impulsar un plan de adaptación de los derechos de propiedad industrial al nuevo escenario.

Normas
Entra en El País para participar