Alemania se hace con el 99% de Uniper, su mayor importador de gas

Berlín confirma la implementación del impuesto al gas desde octubre

El ministro de Economía alemán, Robert Habeck
El ministro de Economía alemán, Robert Habeck Reuters

El gobierno de Alemania ha confirmado este miércoles la nacionalización de Uniper, el mayor importador de gas del país. La administración federal ha ratificado la compra de la participación del grupo finlandés Fortum, por lo que el Ejecutivo alemán se hará del 99% de las acciones de la firma. Esta acción, justificada como una “estabilización de largo plazo” supone una nueva intervención de Berlín en el mercado energético tras la toma de control de la petrolera rusa Rosneft la semana anterior.

El ministro de Economía alemán, Robert Habeck, ha repetido nuevamente que el gobierno hará “todo lo necesario” para socorrer a las empresas energéticas, a la vez que ha prometido una revisión de todos los negocios de la empresa recientemente nacionalizada. “Hemos manejado bien la situación en general, pero la situación se ha deteriorado para Uniper”, ha afirmado el ministro.

Las tres partes involucradas anunciaron una intervención de tres partes: un aumento del capital por 8.000 millones de euros que suscribirá exclusivamente el gobierno alemán, una línea de crédito del banco público KfW, equivalente al ICO en España, que ya alcanza los 13.000 millones de euros y la implementación de un nuevo impuesto al gas.

Respecto al último punto, Habeck ha confirmado que el impuesto se aplicará desde comienzos de octubre. Esta decisión busca aliviar la situación de las compañías importadoras, aunque en agosto ya se encontró con la oposición de múltiples grupos parlamentarios. El ministro de Economía sostuvo de cualquier manera que se analizarán los detalles legales de esta medida dado el nuevo control estatal de Uniper. La aclaración de Habeck provocó la reacció del ministro de Finanzas, Christian Lindner, que sostuvo que la evaluación ya estaba realizada y no eran necesarias nuevas consideraciones.

El acuerdo anunciado hoy por las partes es la segunda parte de un rescate ya acordado en julio, después de que Uniper solicitará el auxilio estatal al acumular pérdidas debido a los altos precios de la energía y el corte del suministro desde Rusia. Habeck ha buscado despejar dudas al destacar que los nuevos anuncios no implican nuevos fondos públicos, sino que son parte de los 8.000 millones de euros que la administración ya había puesto a disposición de la empresa a comienzos del semestre.

El convenio permite que Fortum recupere un préstamo de 4.000 millones de euros dado por la empresa matriz a su subsidiaria alemana, a la vez que libera otra garantía por la misma cantidad que había concedido a Uniper.

La nacionalización de Uniper agrega dos desafíos inmediatos para Berlín, a la vez que aumenta la intervención estatal en el mercado energético. Por un lado, Berlín controlará así una central nuclear operativa en Suecia, mientras desmantela plantas similares en territorio alemán. Por otro lado, Uniper controla cinco plantas en Rusia. En marzo, la empresa, todavía controlada por Fortum, había anunciado que buscaba una "salida controlada" del mercado ruso, así como la paralización de nuevas inversiones. Una portavoz del gobierno federal ha anunciado que ambos retos serán analizados en los próximos meses.

Normas
Entra en El País para participar