Los expertos avisan de los avales en los contratos internacionales como el riesgo a evitar

El bufete Clyde & Co considera 'fundamental' realizar análisis de riesgos para dotar las contratas de certidumbre desde los primeros contactos con los contratantes

Obras de la ampliación del Canal de Panamá, realizadas por Sacyr y asociados en 2016.
Obras de la ampliación del Canal de Panamá, realizadas por Sacyr y asociados en 2016.

Las empresas españolas de construcción e infraestructura que busquen la internacionalización deben asesorarse para reducir riesgos y maximizar la rentabilidad, según aseguran los abogados expertos en contratación internacional del bufete Clyde & Co Luis García y Marina Arancón.

Este tipo de asesoramiento se encuentra en alza en el mundo de la empresa, que ya no solo buscan licitar el contrato, sino hacer estudios preliminares de riesgo que optimicen las inversiones y prevengan litigios. Para ello, se plantéa "fundamental" que los estudios se lleven a cabo desde el primer momento de precalificación para "dotar a los contratos de certidumbre", comenta Arancón.

Avales ejecutables a primera demanda

Son títulos ejecutivos que los contratantes pueden activar en cualquier momento "sin que el banco haga preguntas", aseguran. Desde el bufete avisan de que el riesgo de los avales ejecutables a primera demanda, más allá del económico, "es reputacional", ya que los ejecutados quedan registrados y pueden traer inconvenientes para futuros tratos.

Arancón comenta que son riesgos "difíciles de mitigar" porque no suelen ser eliminados y "la amenaza de ejecución siempre está presente", aunque se pueden buscar fórmulas para tratar de reducir el impacto económico rebajando el porcentaje de la ejecución económica conforme avanza el proyecto.

Elección de marco legal

Es común pensar que la ley nacional beneficia más que la foránea para establecer el marco general en el que se va a llevar a cabo la ejecución del contrato. Sin embargo, los expertos aseguran que no siempre es así y, además, se puede acordar aplicar la legislación de un tercer Estado a modo de ley neutral.

Acordar en base a qué encuadre legal se ejecutará el contrato es central, así como revisar bien las legislaciones de ambos países para conocer cuál es la más ventajosa para el desarrollo de las operaciones.

Mecanismos de resolución

Los litigios "seguro que ocurrirán", aseguran los expertos. Para dirimirlos, recomiendan acordar la intervención de árbitros internacionales, ya que el arbitraje comercial es un mecanismo "bueno y rápido, aunque costoso", afirma García.

La otra opción es la de acordar llevar los litigios a los juzgados y tribunales, sin embargo la desconfianza de que los magistrados beneficien más a la empresa o institución pública local puede ser un riesgo añadido.

Daños indirectos y globales

En muchos países, principalmente los anglosajones, es fundamental establecer límites a daños indirectos. Es posible que, ante un percance, los contratantes no solo pretendan cobrar los costes producidos por la propia incidencia sino de toda las expectativas de negocios asociados que han dejado de producirse por la incidencia.

En estos casos, es recomendable establecer cláusulas de exclusión y, de no ser posible, tratar de mitigar los efectos indirectos en la negociación contratando pólizas de seguro, porque asumirlos de manera ilimitada "es imposible", afirman desde Clyde & Co, que recomiendan "huir" de ellos.

Aparte de estos límites indirectos, los contratos suelen incluir cláusulas de riesgos globales que limite la global del contratista en las que es recomendable negociar márgenes entre el 15% y el 20% del importe del contrato.

En países como Estados Unidos, estas cláusulas de responsabilidad pueden superar el 100% del importe del contrato, por lo que los expertos recomiendan ponderar los riesgos en base a los beneficios esperados.

Escaso conocimiento del contrato

Los asesores de Clyde & Co explican que es muy importante que todas las patas del proceso estén al tanto de la totalidad de cláusulas y resquicios del contrato, incluso aunque las prisas por la firma sean acuciantes. Arancón comenta la importancia de "estar al tanto del día a día jurídico" para conocer cómo pueden afectar los cambios legales a los contratos.

Una buena asesoría, comenta García, puede establecer cláusulas de reequilibrio para que, en casos de inflación como el actual,se puedan evitar encarecimientos inasumibles de los contratos que obliguen a abandonarlos, así como divulgar la importancia de las asesorías de riesgos porque "una buena gestión contractual está demostrado que redunda en beneficios".

Normas
Entra en El País para participar