Crónica de Bolsa

El Ibex pierde los 8.000 puntos en una jornada de elevada volatilidad

El selectivo español retrocede un 1,25%, lastrado por la corrección de los bancos

Ibex pulsa en la foto

A la volatilidad propia del vencimiento de los contratos de futuros y opciones sobre acciones e índices, se sumaron en la recta final de la semana las dudas que genera el sector inmobiliario chino. En un momento en el que los temores de recesión se han visto amplificados por el endurecimiento monetario en el que están inmersos los bancos centrales, la fragilidad del sector inmobiliario chino acrecienta los temores de frenazo económico. Los inversores carecen de alicientes para retomar las compras y optan por deshacer sus posiciones de más riesgo. El Ibex 35 cedió el viernes un 1,25%, descenso que en la semana alcanzan el 0,9%. El selectivo español, que coincidiendo con la temporada de resultados trimestrales se aproximó a los 9.000 puntos, mes y medio después se sitúa por debajo de los 8.000 puntos. Después de que en julio el Ibex lograra sacudirse las pérdidas en el año, ahora acumula a día de hoy una caída del 8,37%.

La debilidad mostrada el viernes por la Bolsa española se vio amplificada por las caídas de la banca. El sector, que en las últimas semanas ha venido celebrando la subida de tipos del BCE, optó por la corrección. El pesimismo sobre la situación económica pasó factura a las cotizadas de perfil más cíclico y aquí el financiero ocupa un papel destacado. Sabadell bajó un 3,77%; Bankinter, un 2,72%; BBVA, un 1,19% y Santander, un 0,97%. CaixaBank, que el jueves cerró en máximos de cuatro años, no escapó a esta corriente y retrocedió un 2,57%.

Aunque algunas firmas de análisis consideran que la subida de los tipos de interés ayudará a compensar el frenazo económico, la incertidumbre que planea sobre las entidades es muy elevada, lo que reduce el interés de los inversores, especialmente los extranjeros. A la macroeconomía se suman medidas como el impuesto diseñado por el Gobierno para combatir la inflación. En las últimas jornadas ha empezado a circular por el mercado la posibilidad de que el Ejecutivo acabe retirando el gravamen ante la objeción del BCE. En su último informe Credit Suisse señala que la resistencia del regulador pordía dar esperanza a la banca. No obstante, de momento el organismo no se ha pronunciado.

Junto a los bancos destacaron las caídas de Cellnex (-5%), Repsol (-3%) y Naturgy (-3,14%) y las turísticas Aena (-2,99%) e IAG (-2,96%). En el lado opuesto se situaron Indra (2,32%), Colonial (1,6%), Acerinox (1,2%), Fluidra (1,34%) y ArcelorMittal (0,82%).

El comportamiento del Ibex 35 se situó en línea con el resto de Bolsas europeas y estadounidenses tanto en la jornada como en la semana. El Dax alemán retrocedió un 2,65% en las últimas cinco jornadas, caídas que alcanzan el 2,17% en el Cac francés; el 1,56% en el FTSE británico y el 1,95% en el Euro Stoxx 50. La Bolsa italiana, que en las próximas jornadas verá incrementada la volatilidad ante la cercanía de las elecciones presidenciales previstas para el domingo 25 de septiembre, concluyó en tablas. En Europa, el éxodo continuó mientras el viejo continente se enfrenta a una crisis energética cada vez peor. Los fondos de acciones regionales suman 31 semanas consecutivas de salidas de capital según los cálculos de Bank of America.

IBEX 35 7.442,20 -0,05%
Petroleo Brent 88,980 -0,381%

Más acusadas fueron las caídas de Wall Street. El Dow Jones cedía un 4,13% semanal mientras el Nasdaq se dejó un 5,48%, los mayores descensos semanal desde el mes de junio y enero, respectivamente. Las caídas de la Bolsa estadounidense se explican en gran medida por el fuerte repunte de las rentabilidades de la deuda, especialmente la de los plazos más cortos. Esta tendencia se vio acrecentada tras la publicación de la inflación el martes, unas cifras que han reavivado las expectativas de que la Reserva Federal acelere el alza de los tipos. Con la vista puesta en la reunión de la próxima semana el mercado ha empezado a poner en precio una subida de 100 puntos básicos o su versión más moderada, de 75, algo que ya hizo en las dos últimas citas. Se descarta la posibilidad de que Jerome Powell afloje el ritmo.

Los expertos de Bank of America consideran que a pesar de las caídas que acumula la Bolsa estadounidense en el año, Wall Street aún no ha visto lo peor. En un entorno de elevada inflación y con la Reserva Federal acelerando las subidas de tipos los estrategas de la entidad estadounidense esperan que la tendencia bajista se prolongue. “El choque inflacionario no ha terminado y una recesión de ganancias probablemente impulsará las acciones a nuevos mínimos”, destaca Michael Hartnet. Los expertos ven al S&P 500 en los 3.020 puntos, un 21,5% por debajo de los niveles actuales. A pesar de este pesimismo los fondos de acciones globales tuvieron entradas 6.200 millones, lideradas por la entrada de dinero en los fondos negociados en Bolsa (16.00 millones de dólares). Por su parte, los fondos de bonos globales sumaron su cuarta semana de rescates (2.800 millones de dólares), según los datos que recopilados por Bank of America.

Normas
Entra en El País para participar