Los supervisores europeos avisan del riesgo de invertir en criptoactivos

También alertan de las turbulencias financieras que se avecinan

Sede de Eiopa, en Fráncfort.
Sede de Eiopa, en Fráncfort.

Las tres autoridades europeas de supervisión financiera (EBA, para la banca; Eiopa, para las aseguradoras; y Esma, para los mercados y productos financieros) publicaron ayer su informe de otoño sobre riesgos, en el que advierten al sector de la necesidad de adaptarse ante los desafíos que se avecinan en los próximos trimestres. También aprovechan el documento para advertir a los clientes cuando opten por contratar productos que no llegan a comprender plenamente, como es el caso de las criptomonedas.

Este informe de otoño apunta a que muchos pequeños inversores puede que acaben planteándose en invertir en activos digitales ante los malos resultados que están teniendo los activos convencionales. Pero, “los últimos acontecimientos relativos a las mentas masivas de criptomonedas han aumentado mucho la preocupación acerca de si este tipo de asignación de riesgos” es la más adecuada.

Las autoridades financieras reclaman que el desarrollo de estos nuevos mercados sea monitorizado de forma muy estrecha por parte de las instituciones financieras y los supervisores nacionales para calibrar adecuadamente los riesgos que comportan.

En el informe trimestral de riesgos, EBA, Eiopa y ESMA también desgranan los problemas que se avecinan a final de año por la inflación, los altos precios de la energía y la ralentización económica.

Las tres instituciones advierten a los bancos que “deben estar preparados para un deterioro en la calidad de sus activos”. En caso de un deterioro claro de la economía europea, es más que probable que la morosidad aumente con fuerza en el sector bancario.

Además, empresas y famiilas se verán especialmente afectadas por el rápido incremento de los tipos de interés, que reducirá su poder adquisitivo, al tener que destinar más dinero a pagar las deudas. También mermará el poder adquisitivo el alza continuada de precios, que aún no se ha podido contener.

“Las entidades financieras y las instituciones deberían tener monitorizados todos los riesgos relativos a la inflación”, apunta el informe.

También recuerda que los inversores y los mercados no pueden olvidarse de los riesgos ambientales, que siguen estando muy presentes aunque hayan pasado a un segundo plano. Así como los ciber riesgos. Las entidades aseguradoras cada vez dedican mayores esfuerzos para que sus clientes sean capaces de lidiar con este tipo de riesgos de nuevo cuño. Tanto ofreciéndoles algunas herramientas de prevención como creando pólizas específicas que cubren los daños provocados por estas amenazas.

Normas
Entra en El País para participar