Feijóo propone rebajas del 20% en luz y 40% en gas para hogares y pymes que moderen su consumo

El líder del PP lanza su programa de propuestas para alcanzar un pacto energético con el Gobierno

Alberto Núñez Feijóo, en el sede del PP de la calle Génova.
Alberto Núñez Feijóo, en el sede del PP de la calle Génova.

El Partido Popular detalló este lunes el paquete de medidas que remitirá al Gobierno para hacer frente a la crisis energética y propuso aplicar "descuentos directos" de hasta el 20% en el recibo de la luz y del 40% en el del gas para aquellos hogares y pymes que moderen su consumo energético en más de un 15%.

Así se establece en el plan bautizado como 'Propuestas para un pacto energético que proteja a familia y empresas para la recuperación de la economía española', que fue explicado en rueda de prensa por el vicesecretario de Economía del PP, Juan Bravo. El documento se desgrana en ocho epígrafes, más de 50 apartados y "múltiples propuestas" bajo una portada sobria en la que aparece el escudo de España y no hay rastro de los logotipos del PP.

Una de las principales medidas de la propuesta de Feijóo es la concesión de rebajas directas sobre el recibo de la luz a aquellos consumidores que cumplan ciertos objetivos de ahorro energético. Esta petición va en línea con las orientaciones que la Unión Europea ha dado a los Estados miembro para confeccionar sus planes de reducción de consumo: apostar por las recomendaciones y evitar las obligaciones a los ciudadanos.

En esa dirección ha querido ir Génova, que criticó con dureza el primer decreto de ahorro energético del Gobierno -incluso se planteó recurrirlo ante el Tribunal Constitucional- por establecer "imposiciones" al sector privado.

Para Feijóo, no hay debate: las medidas de obligado cumplimiento se deben limitar a las entidades y administraciones públicas, que en "la mayoría de los casos" son los mayores consumidores en los distintos territorios que vertebran España.

Por contra, los populares piden al Gobierno en su documento aprobar "recomendaciones" para los consumidores domésticos y pymes, y que vayan aparejadas de rebajas directas en el recibo de la luz para fomentar un ahorro energético voluntario por parte de los españoles sin "raciocinios".

Estos descuentos se dividirían en tres tramos: el primero sería del 5% en la factura de la luz y del 10% en la del gas para aquellos consumidores que reduzcan su consumo entre un 3% y un 6,9%.

Para los que moderen su gasto energético entre un 7% y un 14,9%, la rebaja "directa" se elevaría al 10% en el recibo de la luz y al 20% en la del gas. Por último, quienes reduzcan el gasto en más de un 15% se beneficiarían con descuentos de un 20% en la luz y un 40% en el gas. Las familias receptoras del bono social también recibirían estas ayudas.

Estas rebajas se llevarían a cabo entre noviembre y marzo. Los populares estiman, en base a los datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA), que esta medida tendría un coste para las arcas del Estado de 2.900 millones de euros. No obstante, Bravo avanzó que están "abiertos" a modificar los porcentajes o aplicar un umbral de renta máximo para beneficiarse de estas rebajas.

Por otro lado, las grandes empresas no podrían beneficiarse de estas rebajas, aunque el plan del PP dedica un capítulo aparte para las electrointensivas. En él, aboga por establecer una serie de "garantías" a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para que estas compañías puedan negociar con más volumen en el mercado de futuros para conseguir "menores precios" gracias a su "menor volatilidad".

Reforma del mercado

Por otro lado, el partido liderado por Feijóo expresa en el documento su voluntad de llevar a cabo una reforma del mercado mayorista de la electricidad para lograr "un efecto directo" sobre la factura de la luz. Esta modificación se debería acometer con "una posición común" en toda Europa y estaría orientada a "pactar" un precio máximo al coste de la energía nuclear, hidráulica y renovables.

Este tope se centraría así en las tecnologías inframarginales y buscaría limitar el beneficio de estas tecnologías para abaratar de forma directa la factura de la luz. En este sentido, fuentes procedentes de Génova insistieron a Servimedia que esta medida se tendría que llevar a cabo en toda Europa, para eludir una posible desinversión en España y evitar que el Estado financie la energía producida en el territorio nacional a terceros países como pasa con la excepción ibérica y el gas con Francia.

Por último, los populares proponen una suspensión temporal de los derechos de emisión de dióxido de carbono (CO2) con la intención también de abaratar el recibo de la luz. Fuentes del PP recordaron que el objetivo de este mecanismo es fomentar el uso de renovables, un hecho que ya se produce con la actual escalada del precio de la luz, que ha generado mayores beneficios para dichas compañías.

"Lo que hay que cuidar por encima de cualquier criterio es las personas, la industria y el empleo", resumen en Génova, que aseguran que su compromiso con las renovables es firme, pero que insisten en que su implantación no es suficiente para hacer frente a la crisis energética. Por ello, señalaron, se debe "desburocratizar" la inversión en fuentes limpias, informa Servimedia.

Fiscalidad y Airef

En términos de fiscalidad, la propuesta más innovadora del plan recoge "simplificar" todos los impuestos sobre la energía "en una misma figura". Desde el PP explicaron que esta medida ayudaría a llevar a cabo actuaciones para abaratar la factura de la luz con más precisión.

El documento también hace efectiva la apuesta de Feijóo con la energía nuclear y térmica, defendiendo utilizar todas las tecnologías "disponibles" para reducir la dependencia del gas. Para ello, se extendería la vida útil de las nucleares más allá de 2027 y se reabrirían las térmicas desmanteladas. A su vez, los populares rechazan la posibilidad de abrir nuevas plantas.

Por último, el plan energético del PP recoge la creación de una "sección" energética dentro de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) para que este organismo pueda hacer "estudios independientes" sobre este campo y "despolitizar" la energía. Para ello, los populares proponen modificar los estatutos del organismo o aprobar una ley que le dote de estas competencias.

Desde el PP explicaron que esta nueva sección llevaría a cabo un trabajo distinto al que ejerce en la actualidad la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) o Red Eléctrica de España, centrándose así en "el debate técnico".

Normas
Entra en El País para participar