Energía

La filial de 'upstream' de Repsol concentra el 70% del valor de toda la compañía en Bolsa

La valoración de este negocio y del renovable apunta a que las partes del negocio valen más que la capitalización de la empresa en Bolsa

La filial de 'upstream' de Repsol concentra el 70% del valor de toda la compañía en Bolsa

La suma de las partes de Repsol valen más que la valoración que el 100% de la compañía en Bolsa. El fondo EIG ha acordado pagar 4.800 millones por el 25% de su filial de explotación petrolífera, de los que 3.400 millones millones corresponde a capital y el resto a deuda. Esto supone valorar todas las acciones de la filial en 13.400 millones, el 70% de lo que vale en Bolsa toda la compañía, unos 19.000 millones.

Según las últimas cuentas anuales de Repsol, la rama de exploración y producción de crudo ibtuvo un beneficio de 1.687 millones, el 67% de los 2.499 millones que ganó la petrolera en todo el ejercicio. El resultado se disparó en casi 1.500 millones, frente a los apenas 200 millones que se embolsó en 2020. La compañía explica estos datos por el incremento en los precios del petróleo y del gas. El ebitda rondó los 4.500 millones, algo más del 50%.

No cabe duda que la filial de la que Repsol ahora vende una minoría corresponde con la joya de la corona de la petrolera. La operación rubricada con el fondo supone una valoración de toda ella de 19.000 millones, de los cuales 5.600 millones corresponden con deuda intragrupo y 13.400 millones con el capital propiamente dicho. De este montante, Repsol se embolsará una cuarta parte (3.400 millones), con los que reducirá deuda, incrementará el dividendo y apuntalará su plan para crecer en renovables. Esto supone que el capital de la filial de upstream se valore con esta operación en más del 70% del valor que la Bolsa le otorga a toda la compañía.

A ello se le suma la reciente venta de otro 25% de su negocio verde a un consorcio formado por EIP y Credit Agricole. Pagaron 905 millones, sin incluir deuda, lo que valoró el capital de la filial renovable en 3.620 millones. Y 4.383 millones si se computa el pasivo. Esto supone que la valoración del capital de las filiales de upstream y renovables arrojen un valor de 14.300 millones, frente a los 19.000 millones a los que cotiza la compañía. Y sin contar los negocios de comercial e industrial, a los que la Bolsa les daría un valor conjunto de apenas 4.700 millones. Esto apunta a que el valor que el mercado privado hace de cada uno de los negocios de Repsol es superior al que le otorga el mercado público para toda la compañía.

Y eso que el último año ha sido especialmente propicio para Repsol en Bolsa.  El valor de sus títulos se ha revalorizado un 26%, aupado por el incremento en el precio del Brent por la guerra de Ucrania. Las acciones de la petrolera española marcaron durante el mes de junio su valor más alto desde 2018.

Esto supone, no obstante, que los fondos de capital privado siguen dispuestos a pagar más que la Bolsa por los activos que consideran intersantes, pese a que el nuevo entorno de tipos altos les complica levantar capital. Y que muchos de estos fondos cuentan con restricciones para invertir en negocios como el petrolero, por sus emisiones en carbono.

Normas
Entra en El País para participar