La inversión en 'fintech' resiste a las incertidumbres y suma 107.200 millones hasta junio

Por regiones, destaca el volumen de gasto en Asia Pacífico con 41.800 millones; mientras por sectores, criptomonedas y blockchain se anotaron la segunda mayor financiación

La inversión en 'fintech' resiste a las incertidumbres y suma 107.200 millones hasta junio

La inversión mundial en fintechs pasó de 111.200 millones de dólares en el segundo semestre de 2021 a un total de 107.800 millones en el primer semestre de 2022. Representa una caída del 3,05%, si bien al mismo tiempo sigue mostrando una notable resiliencia en comparación con las tendencias históricas a la luz de los desafíos que han afectado al mercado general de la inversión, como la incertidumbre geopolítica, una inflación rampante y unos tipos de interés al alza.

Según la edición del primer semestre de 2022 del informe Pulse of Fintech de KPMG, la región Asia-Pacífico duplicó con creces su inversión total en fintechs, ya que pasó de los 19.200 millones de dólares contabilizados en el semestre anterior hasta la cifra récord de 41.800 millones en la primera mitad de este ejercicio. La adquisición de la australiana Afterpay por parte de Block (en una operación valorada en más de 27.900 millones de dólares) representó más de la mitad de ese total. Entretanto, América y la región EMEA (Europa, Oriente medio y África) se anotaron descensos en sus respectivas inversiones en fintechs: de 59.700 millones a 39.400 millones y de 31.600 millones a 26.600 millones, respectivamente.

La inversión en capital riesgo también retrocedió entre el segundo semestre de 2021 y el primer semestre de 2022. Pasó de protagonizar operaciones por más de 66.500 millones a una inversión global de 52.600 millones, un significativo 20,9% menos. No obstante, en comparación con todos los periodos al margen de 2021, esta cifra es tremendamente sólida, sostiene el análisis de KPMG.

Por áreas geográficas, el continente americano representó el importe más elevado de financiación en venture capital (27.200 millones de dólares), mientras que todo apunta a que la región EMEA se anotará un nuevo máximo semestral (16.600 millones), gracias a las dos captaciones de fondos más importantes a escala mundial durante el periodo: la de la alemana Trade Republic por valor de 1.100 millones de dólares y la de la británica Checkout.com por valor de 1.000 millones.

El ámbito de los pagos registró mucho movimiento en el primer semestre de 2022, con una inversión de 43.600 millones. Asimismo, es destacable cómo frente a los grandes retos que presenta el mercado, las criptomonedas y el blockchain se anotaron la segunda mayor financiación desde el prisma sectorial (14.200 millones).

“La industria fintech se enfrenta a un momento decisivo en el que los inversores van a discriminar entre aquellos que sean capaces de garantizar un adecuado retorno de la inversión en un plazo razonable, que concentrarán buena parte de la inversión, y aquellos que no lo sean, y que, en un contexto de mayor incertidumbre, dejarán de tener acceso a la financiación abundante y barata de la que han disfrutado hasta ahora. Serán probables operaciones corporativas en las que aquellas fintechs que puedan contribuir a acelerar la transformación digital y el modelo de negocio de entidades tradicionales podrían ser adquiridas por éstos y también una tendencia a la consolidación comandada por las fintechs que se han revelado más exitosas”, ha explicado el socio responsable global de Banca de KPMG, Francisco Uría.

La ciberseguridad, asunto prioritario para los inversores

Otro de los hitos destacados por el informe de KPMG es la comprobación de cómo el interés por la ciberseguridad mantuvo su solidez en el ecuador del año, con una inversión global de 1.200 millones de dólares, incluidas cuatro grandes financiaciones en Estados Unidos: 550 millones obtenidos por Fireblocks, 170 millones para Chainalysis y 100 millones para TokenEx y Cowbell Cyber. En marzo, Google también anunció sus planes de adquisición de la empresa de respuesta a incidencias Mandiant por 5.200 millones de dólares. De completarse, la operación batiría por sí sola el récord de 5.200 millones de 2021 en inversión global en ciberseguridad.

De esta manera, el primer semestre de 2022 ha traído consigo numerosos desafíos que afectan al mercado de la inversión en su conjunto, como la incertidumbre geopolítica provocada por la invasión de Ucrania y la escalada de la tensión entre Estados Unidos y China, las turbulencias en los mercados públicos y el aumento de la inflación y los tipos de interés.

Dado que la resolución de estos retos no parece próxima, el mercado de las fintech podría asistir a una notable ralentización de la actividad, sobre todo en comparación con los elevados máximos de 2021. Aunque se prevé que la inversión en fintechs siga resistiendo en cierto modo, sobre todo en áreas como los pagos B2B, la automatización de la ciberseguridad y los análisis basados en datos, las operaciones podrían tardar más en realizarse, ya que los inversores mirarán con lupa las oportunidades, destacan el mencionado estudio.

"Con unas valoraciones tensionadas, los inversores en fintech intensificarán su atención en los flujos de efectivo, el crecimiento de los ingresos y la rentabilidad, lo que podría dificultar la financiación de algunas fintechs. Sin embargo, la actividad de fusiones y adquisiciones podría repuntar ante unas fintechs en apuros dispuestas a vender en lugar de aguantar, unos inversores corporativos y de capital riesgo movilizados para aprovechar mejores precios y unas fintechs bien capitalizadas que tratarán de eliminar a sus competidoras", ha explicado Anton Ruddenklau, responsable global de Servicios financieros, Innovación y Fintech en KPMG International.

Normas
Entra en El País para participar