Mercados

El misterio del éxito brutal de las salidas a Bolsa de empresas chinas en Wall Street

El estreno de Addentax, que ganó un 13.000% en su primer día, se suma al triunfante debut de otras compañías de origen chino en Nueva York. Contrasta con la tensión entre ambas potencias

Operador de la Bolsa de Nueva York
Operador de la Bolsa de Nueva York

Addentax Group, un conglomerado chino dedicado a la fabricación de prendas de vestir, servicio logístico y suministros para la prevención de epidemias, debutó el miércoles en Wall Street con una subida histórica del 13.031% por encima de su valoración inicial. Las acciones aumentaron desde los 5 dólares del precio de la oferta inicial hasta los 656 dólares en la primera jornada de cotización, mientras el jueves la cotización caía más de un 60%.

 

El apetito de los inversores llegó a valorar a la desconocida empresa creada en 2001 con una capitalización superior a 20.000 millones de dólares (19.995 millones de euros). Esto la situó por encima de grandes firmas españolas como Repsol o Endesa (con unos 18.040 millones de valor bursátil), a pesar de contar solo con 126 empleados y generar pérdidas por más de 3 millones de dólares en 2021.

No se trata de un caso aislado: en agosto, otras dos empresas chinas debutaron en Wall Street con subidas de hasta el 21.400% en pocas semanas en el caso de la tecnológica AMTD Digital y del 6.149% para la consultora financiera Magic Empire Global. El optimismo de los inversores con estas empresas contrasta con el pesimismo que domina el mercado global en los últimos meses que ha llevado al índice S&P 500 de Wall Street a registrar este año el peor semestre desde 1970.

Addentax, AMTD Digital y Magic Empire Global abren a los inversores una nueva entrada al mayor mercado asiático, ya que solo 261 empresas chinas cotizaban en las Bolsas estadounidenses a mediados de 2021, según el Gobierno norteamericano. China presenta una de las mayores tasas de crecimiento para 2022, con un 3,3% según el pronóstico del Fondo Monetario Internacional, por encima de la estimación para las economías más avanzadas.

Tensiones

Las subidas, además, contrastan con la escalada de tensiones entre China y Estados Unidos. Las autoridades chinas han puesto el foco en empresas nacionales que quieren cotizar fuera del país, mientras que los reguladores de EE UU han aumentado su escrutinio sobre las firmas chinas.

En este contexto, el fabricante estadounidense de microchips Nvidia informó ayer de que Washington limitó su venta de procesadores diseñados para desarrollos de inteligencia artificial a empresas chinas. Esta decisión busca limitar las ventajas comparativas de ciertas firmas chinas. Este veto llega tras el viaje de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwán a principios de agosto. Este desencuentro diplomático también desencadenó que cinco grandes compañías controladas por el Gobierno chino dejarán de cotizar en la Bolsa de Nueva York. Este grupo incluye a PetroChina, el mayor productor de petróleo y gas asiático, y a China Life Insurance Company, el principal asegurador del país asiático.

El pasado viernes los reguladores estadounidenses y chinos dieron razones para el optimismo a los mercados: las autoridades norteamericanas podrán auditar los libros contables de las empresas chinas que cotizan en Wall Street. Este pacto permite que más de 160 empresas chinas eviten el riesgo de ser retiradas de los índices bursátiles de Estados Unidos.

La sede se encuentra en paraísos fiscales

▶ Folleto. Addentax, Magic Empire Global y AMTD Digital alertan en sus folletos de emisión de acciones que se tratan de compañías registradas en paraísos fiscales, aunque desarrollan sus operaciones a través de subsidiarias establecidas en China.

▶ Previsiones. Addentax advierte de que “las leyes y reglamentos chinos que rigen la operación comercial son a veces vagas e inciertas”, por lo que no descarta una posible regulación sobre sus operaciones que limite su crecimiento.

▶ Acciones meme. Los riesgos anunciados por Addentax y otros grupos chinos no han detenido el interés de los inversores, en particular de los ahorradores minoristas. Esta reacción ha provocado comparaciones con el frenesí de las llamadas “acciones meme” en 2020 y 2021, cuando el interés de miles de pequeños inversores, movilizados a través de plataformas alternativas y redes sociales, disparó en Bolsa a empresas al borde de la quiebra. El alza en la cotización de las tres compañías chinas supera incluso el récord de la empresa de videojuegos GameStop, icono de este movimiento, cuya cotización aumentó un 1.800% a principios de 2021.

▶ Hong Kong. El centro de estudios Atlantic Council advierte de que Pekín podría aumentar su presión sobre empresas nacionales para que coticen en la Bolsa de Hong Kong como alternativa a Nueva York. Esta decisión permitiría limitar el poderío estadounidense y dotar de mayor poder a los reguladores chinos.

Normas
Entra en El País para participar