Aerolíneas

Norwegian volverá a tener base en Barcelona-El Prat el próximo verano

La compañía noruega contratará entre 60 y 70 tripulantes para la que será una base estacional

Uno de los aviones de Norwegian.
Uno de los aviones de Norwegian.

La aerolínea de bajo coste Norwegian volverá a tener base en Barcelona en 2023, según ha comunicado la empresa este mediodía. Sus operaciones desde El Prat serán de corto radio y se prevé la contratación de 60 a 70 tripulantes entre TCP y pilotos.

La base española de la compañía escandinava será estacional y va a dotarse en el verano del  próximo año con dos aviones. Además, Norwegian tendrá tres aeronaves en Alicante y otras tantas en Málaga. El objetivo de esta low cost es reforzar las conexiones entre España y el norte de Europa.

Antes de la crisis que obligó a Norwegian a reducir drásticamente su flota y operaciones, Barcelona fue una de sus principales bases. Desde el aeropuerto catalán desplegó parte de su negocio de largo radio y bajo coste que revolucionó el sector aéreo unos años antes de la pandemia. La reacción de IAG, por ejemplo, fue crear Level y ponerla a operar desde El Prat hacia distintos destinos de América.

La noruega ha señalado que espera contratar a 300 pilotos y 500 TCP en toda Europa en 2023. Se trata de parte de un plan de reactivación en el que figura la llegada de 15 nuevos aviones. Con ellos, la flota pasará de 70 a 85 unidades del Boeing 737.

Beneficio a la baja

Norwegian ha publicado esta mañana sus resultados del primer semestre, en los que se aprecia el incremento de la demanda de viajes y también el impacto del alto precio del fuel. En lo que se refiere al segundo trimestre, la compañía obtuvo un beneficio neto de 129 millones de euros (1.248 millones de coronas suecas), un 55% menos que en el segundo trimestre de 2021, y el efectivo y equivalentes se han mantenido en el entorno de los 778 millones de euros.

“Este trimestre ha demostrado nuestra capacidad para aumentar rápidamente la demanda y satisfacer de manera efectiva la fuerte demanda de viajes aéreos”, ha señalado Geir Karlsen, consejero delegado de Norwegian. La producción, medida en asientos ofertados por kilómetro estuvo cerca del doble de la del trimestre anterior, mientras que el número de pasajeros aumentó en un 124%. La ocupación media mejoró hasta el 85% en junio.

En el semestre, los ingresos operativos alcanzaron los 6.784 millones de coronas noruegas (702 millones de euros), cifra un 1.048% superior a la del semestre comparable de 2021. Estas ventas ya son mayores al cierre de junio que las de todo 2021. El ebit se sitúa en 509 millones de coronas (52,7 millones de euros), frente a los 2.227 millones en rojo (230 millones de euros) a junio del año pasado. Y el beneficio neto marca 214 millones de coronas (22,2 millones de euros), un 86% por debajo del beneficio de hace un año.

Norwegian viene de encargar 50 aviones Boeing 737 MAX 8, que llegarán entre 2025 y 2028. El calendario de entrega se corresponde con los vencimientos de arrendamiento de aviones. El acuerdo también incluye opciones para 30 aviones adicionales. El pasado 22 de junio la aerolínea restableció los pagos previos a la entrega, con 217,88 millones de euros en el trimestre.

Según Karlsen, "Norwegian está bien posicionada para consolidar su posición como aerolínea nórdica líder. Nuestros clientes puntúan muy alto a la oferta de Norwegian, incluida la atractiva red de rutas, el galardonado programa de fidelización Norwegian Reward y un rendimiento operativo líder en el mercado. Los acuerdos firmados con Widerøe y Norse Atlantic Airways en julio servirán para aumentar aún más el atractivo de nuestra oferta”.

Para el próximo invierno, la nórdica utilizará la flexibilidad de la flota que es posible gracias a los acuerdos de uso por hora, para optimizar la producción ante las fluctuaciones de la demanda. Para el año en curso, Norwegian está aumentando su flota a 70 aviones. Para el verano de 2023, se agregarán 15 aviones adicionales, lo que elevará la flota total a 85 aviones.

Normas
Entra en El País para participar