Financiación

Álvaro López Barceló, nuevo director general del Tesoro

Sustituye en el cargo a Pablo de Ramón Laca, que se incorpora al FMI en representación de España como director ejecutivo alterno

Álvaro López Barceló, nuevo director general del Tesoro
Álvaro López Barceló, nuevo director general del Tesoro

El Consejo de Ministros ha nombrado a Álvaro López Barceló nuevo director general del Tesoro y Política Financiera en sustitución de Pablo de Ramón Laca, que se incorpora al Fondo Monetario Internacional en representación de España como director ejecutivo alterno, tras su designación el pasado mes de marzo.

Álvaro López Barceló es desde 2020 subdirector general de Gestión de la Deuda Pública en la Secretaría General del Tesoro y Financiación Internacional, donde ha tenido entre sus responsabilidades la definición y ejecución de la estrategia de financiación del Tesoro Público en los mercados de capitales, según explica Economía en un comunicado. Se convertirá así en mano derecha del secretario general del tesoro, Carlos Cuerpo, que llegó al cargo en sepiembre de 2021 en sustitución de Carlos San Basilio.

El nuevo director general del Tesoro, licenciado en Economía por la Universidad Autónoma de Madrid, ingresó por oposición en el Cuerpo Superior de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado en 2007. Ha desarrollado su carrera en la Comisión Europea en Bruselas, como experto nacional destacado en la Dirección General para Asuntos Económicos y Financieros; como consejero económico y comercial, Jefe de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Casablanca; y como subdirector general de Análisis Estratégico y Sistema Financiero Internacional en la Secretaría General del Tesoro, responsable del estudio y seguimiento de los mercados financieros nacionales e internacionales y de la relación con el FMI y los asuntos económicos del G20.

El nuevo director general del Tesoro llega al cargo con gran parte del objetivo de financiación ya cumplido. A cierre de julio, el Tesoro ya había realizado emisiones netas por 55.030 millones de euros, frente a un objetivo para el conjunto del ejercicio de 75.000 millones de euros, en línea con la emisión neta del pasado año.

El objetivo para el conjunto del año es alcanzar una emisión bruta de 237.498 millones de euros, lo que supondrá un descenso del 10% respecto al año anterior. La inyección de los fondos europeos del programa Next Generation está contribuyendo en buena parte a esa rebaja en la necesidad de acudir al mercado de capitales en busca de financiación, en un momento en que el alza de tipos del BCE está encareciendo el coste de financiación. El Tesoro ya paga desde este agosto por todas sus emisiones, incluidas las letras a tres meses.

Normas
Entra en El País para participar