Radiografía del autoempleo

Autónomos a la fuerza: cuando se trabaja toda la semana y más de la mitad quiere ser empleado

Un sondeo de Adecco e Infoempleo calcula que el 70% de los trabajadores por cuenta propia lo son porque se vieron obligados a ello y solo el 30% por vocación

Profesional autónomo de una peluquería.
Profesional autónomo de una peluquería.

¿El trabajador autónomo nace o se hace? Pues parece ser que se hace y porque no tiene más remedio. Un elevado porcentaje del 70% de los trabajadores por cuenta propia llegaron al autoempleo “empujados por necesidad, pero no motivados por un verdadero interés en trabajar de forma independiente”. Esta es una de las principales conclusiones de la XXV edición del informe Infoempleo Adecco sobre Oferta y demanda de empleo en España: la visión de los autónomos sobre el mercado de trabajo publicado ayer y que refleja también que mas de la mitad de los autónomos encuestados por estas organizaciones (el 60%) preferirían tener un empleo por cuenta ajena (asalariado) a tiempo completo, “porque creen que les aportaría más tranquilidad”.

Esta opinión llega justificada de algunas quejas del colectivo relacionadas con sus condiciones de trabajo, exigencias administrativas o con la propia incertidumbre económica que atraviesan en la actualidad. Así, según este trabajo –que se realizó con encuestas a autónomos entre febrero y marzo de este año–, los también denominados freelances en España realizan su trabajo mayoritariamente en solitario (80%), bien desde su casa (42,95%) o desde un local alquilado (23,18%).

Pero si se les pregunta si están o no a favor de teletrabajar, sus preferencias se han dado la vuelta respecto a 2020, y gana la opción del trabajo presencial (57,05%) frente al remoto (42,95%).

Sus jornadas laborales suelen ser intensas. Más de un tercio (36,14%) dice que trabaja entre ocho y diez horas diarias; el 27,05%, entre seis y ocho horas diarias, y el 18,86%, más de diez al día. Y lo más habitual es que los descansos semanales sean también inferiores a los de la mayoría de los asalariados, según este estudio. Un 66,82% de los profesionales consultados trabaja de cinco a seis días a la semana y el 25,23%, esto es uno de cada cuatro, asegura que trabaja los siete días de la semana.

Con este panorama, la inmensa mayoría considera inviable la jornada de cuatro días que ha empezado a promover el Gobierno con programas piloto. Así, el 58% de los trabajadores por cuenta propia directamente no ve viable esta opción. Los motivos son principalmente la falta de beneficio para mantener los salarios con mejor jornada (34,90%); la pérdida de productividad (30,59%), o no tener opciones de cubrir la quinta jornada semanal con otros empleados (21,57%).

Por el contrario, el 42,05% sí lo cree posible, pero siempre que el salario se recorte en la misma proporción que la jornada y solo el 19% cree que podría hacerlo manteniendo sus ganancias y trabajando cuatro días.

Entre otro tipo de quejas que llevan a los autónomos a preferir ser empleados están las elevadas cargas sociales y administrativas, de las que se quejan la mitad de los encuestados o la alta fiscalidad (54,09%). Estos son, una edición más de este informe, los principales problemas a los que dicen enfrentarse los autónomos. Si bien, uno de cada cuatro también señalan la dificultad para conseguir clientes y la competencia desleal que provoca la economía sumergida.

Pese a todo, durante este último año la situación parece haber mejorado un poco para los autónomos, ya que en 2020 un 31,4% confesaba que se encontraba en una situación muy mala, pero en 2021 este porcentaje ha bajado hasta el 21,82% de los consultados. Aunque un 29,32% ha tenido que recurrir a la prestación por cese de actividad durante el pasado ejercicio, para evitar el cierre de su actividad.

Más felices

Con todo, y a pesar de la poca predisposición inicial a convertirse en autónomos (solo lo son por vocación un 30%), la mitad de ellos (un 50,45%) considera que es más feliz desde que trabaja por cuenta propia, aunque estos son un 4% menos que en 2020. Ser su propio jefe o poder establecer los horarios que les convengan son para el 49% y el 42% de ellos, respectivamente, son las principales ventajas que les aporta esta manera de trabajar. Mientras que tener una mayor sensación de libertad fue la opción citada por el 38% de los encuestados; y la posibilidad de trabajar en lo que más les gusta, es el motivo de autoempleo para un tercio de ellos (30,91%).

Relaciones con los clientes y cómo se financian

  • 'Trades'. Más allá de las declaraciones de los propios autónomos, otro ejemplo que ilustra que ser autónomo a veces no es algo elegido sino que ha venido impuesto generalmente por la situación, es el caso de los denominados Trades. Los autónomos económicamente dependientes, cuya facturación corresponde en más de un 75% a un solo cliente. Esto en la práctica le convierte en una especie de asalariado, sin muchas de las ventajas de serlo, pero sí con muchos inconvenientes del autoempleo. Según este sondeo, el 36% de los autónomos en España sería Trade (esto es alrededor de un millón) y, sin embargo, apenas hay registrados 10.000 de estos profesionales en la Seguridad Social. Las asociaciones de autónomos cifran los Trades entre 300.000 y 500.000.
  • Financiación. ¿Cómo han llegado los autónomos a serlo? Un 70% de los autónomos usó sus propios ahorros para arrancar su negocio. Un 23,86% pidió dinero a familia y amigos; el 23,18% recurrió a préstamos bancarios; y el 14,77% capitalizó su prestación de desempleo. El 12,73% recurrió a ayudas públicas; un 1,36% contó con los llamados business angels. Y la fórmula menos escogida fue la del crowd­fundig o financiación colectiva, por el 0,45%.
Normas
Entra en El País para participar