Las materias primas flaquean con el freno de la industria

La economía china está dando muestras de debilidad

Brent pulsa en la foto

El barril de petróleo Brent cerró la semana con un descenso del 1,45%, que borra en cierta medida la recuperación de la semana previa. Se sitúa así en los 96,73 dólares por barril, aún por debajo de la barrera de los 100. Los síntomas de que la economía mundial se está desacelerando y de que varios países podrían acabar el año en recesión apuntan a una moderación de la demanda de crudo en los próximos meses. Otras materias primas ligadas a la producción industrial como el aluminio o el níquel también han visto caer sus precios en la semana.

Ole Hansen, jefe de estrategia de materias primas del banco danés Saxo Bank, explica que “el riesgo de desaceleración económica sigue siendo un obstáculo para el mercado de petróleo, ya que los bancos centrales siguen esforzándose por reducir la inflación matando la demanda mediante tipos más altos”. El petróleo ha dado un respiro en su escalada con una caída del 12% en el mes de agosto. Con todo, la tendencia de su precio para los próximos meses no es nada evidente y no hay señales claras de que la inflación haya tocado techo.

El secretario general de la OPEP –la organización de países productores de petróleo–, Haitham Al Ghais, aseguraba esta semana que la demanda de crudo sigue siendo muy sólida. Y que los precios podrían a volver a subir porque hay problemas de oferta, debido a que se ha invertido poco y a que se están empezando a agotar las reservas estratégicas de algunos países.

Una de las grandes incógnitas es qué ocurrirá con China, con su economía todavía sometida a algunas restricciones de movilidad por la política de Covid cero. Su banco central acordó a comienzos de semana una bajada de tipos de interés, en lo que se interpretó como un reconocimiento de que los datos macroeconómicos estaban flojeando. Además, también decidió aumentar la liquidez que inyecta en la banca para mejorar las condiciones de financiación.

“Lo que pase con China será crucial, porque es uno de los grande sostenes del precio del petróleo. Si empieza a quitar todas las restricciones que tiene para combatir la pandemia, la demanda de crudo subirá”, apuntaba el miércoles Al Ghais en una entrevista con Bloomberg Televisión.

No solo los operadores de petróleo miran de reojo la evolución de China. Esta semana, también ha caído con fuerza el precio del níquel, el del aluminio, el hierro, el acero... y otras materias primas industriales.

A las dudas sobre el crecimiento de la economía global se suman las tensiones geopolíticas, con la guerra de Ucrania y los roces entre Estados Unidos y China a cuenta de Taiwan. Estos factores también están marcando a fuego el paso de los mercados de materias primas.

Los metales industriales, desde el cobre hasta el zinc, llevan meses atrapados entre restricciones de oferta y las sombrías perspectivas de la demanda. Incluso productos agrícolas, como el trigo o la soja, también han visto caer su precio con fuerza esta semana.

El único componente básico que mantiene los precios disparados es el gas natural, debido a la firme decisión de Europa occidental de ir prescindiendo de las importaciones de Rusia, lo que está provocando graves dislocaciones en el mercado.

Normas
Entra en El País para participar