Infraestructuras

Aena busca empresa para la gestión de 19 millones de maletas en Madrid-Barajas

El presupuesto para operar el sistema de tratamiento de equipajes es de 159,4 millones por cinco años, y el contrato de Siemens vence a final de diciembre

Una parte de sistema de tratamiento de equipajes en el interior de la terminal 4 de Madrid-Barajas.
Una parte de sistema de tratamiento de equipajes en el interior de la terminal 4 de Madrid-Barajas.

El mayor aeropuerto del país, el de Madrid-Barajas, busca empresa tecnológica para operar y mantener el sistema instalado en las tripas de sus terminales, donde se gestionan más de 19 millones de maletas que parten en miles de vuelos cada año.

Aena ha lanzado el concurso para confiar lo que denomina Sistema Automatizado de Tratamiento de Equipajes (SATE) y el presupuesto a lo largo de los cinco años de plazo de ejecución es de 159,4 millones. Para este trabajo no vale cualquiera: se requiere experiencia en aeropuertos con más de 25 millones de viajeros y haber gestionado contratos similares.

Siemens Logistics se encarga actualmente de este complejo entramado de rieles y cintas, a imagen y semejanza de una montaña rusa que distribuye grandes bandejas con las maletas. Su último contrato, adjudicado en julio de 2017, era de renovación y ya contaba con un servicio similar en el aeropuerto de Palma de Mallorca. Esta relación con Barajas, que fue valorada cinco años atrás en 141 millones, concluye a final de diciembre de este año.

La licitación de Aena, mediante procedimiento abierto, abarca la operación y mantenimiento del SATE de las cuatro terminales de Barajas, lo que también afecta al suministro de repuestos o servicios auxiliares como el desatasco de las maletas o la gestión de las citadas bandejas.

La maquinaria fue diseñada en 2011 en colaboración entre Siemens y el operador aeroportuario. Este SATE tiene cerca de 140 kilómetros de longitud y está equipado con más de 15.000 motores. En su instalación se dividió el aeropuerto en dos, con una cadena de distribución para la Terminal 4 y la T4 Satélite, y una segunda para las terminales 1,2 y 3, que comparten inmueble. Así se buscaba agilidad a la hora de procesar el destino de las maletas y hacerlas llegar a sus aviones. En busca de esa eficiencia, Aena elude partir en dos el contrato.

Inspecciones

Lo que fue toda una innovación hace diez años, no solo pone el equipaje en situación de embarcar, sino que facilita las inspecciones de seguridad y la clasificación de esta carga antes de ser embarcada.

En el caso del filtro de seguridad, la totalidad de las maletas que pasan por los mostradores de facturación de Barajas, o que llegan en conexión hacia otros aeropuertos, pasan tres niveles de control en los que operan 59 máquinas con escáneres y detectores de materiales peligrosos. La identificación de las maletas se lleva a cabo a través de lectores automatizados de códigos de barras, sobre los que Aena ha mantenido que rozan una fiabilidad del 100%. Estos últimos permiten conocer en tiempo real el lugar en que se encuentra cada bulto.

De los dos SATE de Barajas, el de la T4 y su terminal satélite es el de mayor complejidad y también longitud, con 120 kilómetros. Por él pasan seis de cada diez maletas que parten tanto en vuelos domésticos como internacionales (la mitad facturadas y la otra mitad en conexión). Tal extensión merece que una tercera parte de esta infraestructura tecnológica sea de alta velocidad.

En cuanto al SATE de las terminales 1, 2 y 3, la gestión de equipaje facturado supone el 80% de las unidades, mientras que el otro 20% son maletas que entran en el aeropuerto en conexión con otros vuelos.

La compañía que sea seleccionada por Aena para cuidar de todo este entramado convivirá con las empresas de handling, que se encargan del traslado del equipaje a través del sistema, y con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, titulares de los trabajos de inspección.

En el ejercicio previo a la pandemia, en Barajas se movieron 19,4 millones de maletas a través del SATE para las operaciones de salida. En la terminal 4 se contabilizaron 11,8 millones, mientras que los 7,5 millones restantes pasaron por las terminales T1, 2 y 3.

Un contrato solo para gigantes

Filtro. Las candidatas deben haber prestados servicios similares en el sector aeroportuario y en los últimos diez años al de la gestión del SATE de Barajas. También deben demostrar que han trabajado en aeropuertos con más de 25 millones de viajeros o haber gestionado al menos 15 millones de maletas al año.

Desglose. De los 159,4 millones de presupuesto base de licitación (192,9 millones si se incluye el IVA), se han estimado 129 millones entre costes salariales (75,2 millones), laborales (33,8 millones) y materiales (20 millones). A ello se suman costes indirectos por 30,3 millones, que incluyen 9,5 millones de beneficio industrial (6%).

La norma. La empresa que se encargue de la gestión del SATE de Barajas deberá atender al plan de mantenimiento que se incluye en el Manual del Aeropuerto y requisitos de Seguridad Operacional.

Normas
Entra en El País para participar