Apollo y el dueño de Ineos, interesados en el Manchester United

La broma de Elon Musk desata el apetito por invertir en el club inglés

Un aficionado del Manchester United sostiene una pancarta contra la familia Glazer. AFP
Un aficionado del Manchester United sostiene una pancarta contra la familia Glazer. AFP

El fondo de capital riesgo Apollo Global Management y el dueño del grupo químico Ineos, Jim Ratcliffe, son los primeros nombres en trascender entre la lista de interesados por hacerse con una parte del accionariado del Manchester United, propiedad en un 97% de la familia Glazer, que estaría dispuesta a abrir el capital del club a terceros inversores. Todo después de que Elon Musk, dueño y fundador de Tesla, bromeara con la compra de la entidad, algo que después desmintió.

Según recogió Bloomberg, los inversores ven una gran oportunidad en los negocios relacionados con el deporte y en el caso del Manchester, gigante del fútbol inglés, creen que está todavía por debajo de su potencial. Doug Harmer, socio de la asesoría deportiva Oakwell Sports consultado por la citada agencia, explicó que “en el caso del Manchester United, los inversores ven que no se ha invertido lo suficiente y que es un gigante caído”.

Uno de los atractivos principales para los grandes fondos e inversores son los ingresos que los clubes de la Premier generan por los derechos televisivos. Según la consultora Deloitte, esta temporada se espera que la Premier League supere los 7.000 millones de euros en ingresos por esta vía.

Si la familia Glazer está interesada en vender parte del Manchester United no le faltarán interesados. El caso más reciente es el de la venta del Chelsea por parte del empresario ruso Román Abramovich, que recibió cerca de 250 llamadas tras anunciar su decisión de vender, obligada por el bloqueo al que el Reino Unido sometió los activos de los oligarcas rusos en el país, tras comenzar la invasión de Rusia sobre Ucrania.

Entre los interesados destacaron el fundador de Citadel, Ken Griffin, el copresidente de Bain Capital, Stephen Pagliuca, el cofundador de Apollo, Josh Harris, y Oaktree Capital. También trascendió el interés del propio Jim Ratcliffe, que lanzó una oferta de 2.500 millones de libras, más otros 1.750 comprometidos como inversión a 10 años, por el equipo londinense.

Finalmente, este fue vendido al empresario estadounidense Todd Boehly, propietario de Guggenheim Partners, una firma global de servicios financieros y asesoría y al fondo privado Clearlake Capital por 4.250 millones de libras entre diferentes conceptos. Por su parte, el Manchester United estaría valorado en cerca de 5.000 millones de libras, según estimaciones de Forbes.

Un factor clave que puede empujar a la familia a la entrada de otro inversor es el descontento de la afición. El pasado año la familia firmó el acuerdo para adherirse a la Superliga lo que motivó una oleada de protestas entre los seguidores, que llegaron a invadir el césped del estadio del club. A esto se suman los malos resultados deportivos, y el mal cuidado tanto del estadio como de la ciudad deportiva que los aficionados achacan a la familia Glazer.

Normas
Entra en El País para participar