Crisis energética

El precio de la energía alemana supera la cifra récord de los 500 euros

Todo apunta a que los costes eléctricos no bajarán a corto plazo

Olaf Scholz, primer ministro alemán, en una rueda de prensa el 11 de agosto.
Olaf Scholz, primer ministro alemán, en una rueda de prensa el 11 de agosto. Getty Images

El precio de la energía en Alemania ha superado por primera vez los 500 euros. El coste energético de referencia en Europa ha alcanzado un nuevo récord en el marco de la peor crisis energética de las últimas décadas, algo que afectará tanto a hogares como a empresas, con costes sin precedentes hasta bien entrado el próximo año.

El precio para mañana está en 513 euros el megavatio hora y la situación no tiene visos de aliviarse. El futuro a un año está en 508, lo que supone un aumento del 6,4% en la Bolsa Europea de Energía AG, algo provocado principalmente por los límites impuestos por Rusia a las exportaciones de gas natural.

Las restricciones del gas ruso han disparado los precios de la electricidad en Europa, dado que algunos gobiernos están planeando cortes de energía o racionar el suministro de cara a los posibles apagones de este invierno. Aunque la energía suele ser más barata en verano, este año no es el caso, ya que la combinación de la preocupación por el suministro y la fuerte demanda está subiendo los precios.

Mientras los costes de la energía siguen subiendo, las industrias, desde los fabricantes de vidrio hasta los productores de metal, están sufriendo las consecuencias. Nyrstar NV se convirtió en la última gran empresa en anunciar recortes, diciendo que cerrará su fundición de zinc de Budel en los Países Bajos -una de las mayores de Europa- a principios del mes que viene.

“Cuanto más se prolongue la subida de precios, más se notará en toda la economía", dijo Daniel Kral, economista veterano de la consultora Oxford Economics. "La magnitud del aumento y la magnitud de la crisis no es comparable a nada de las últimas décadas".

El futuro del gas europeo de referencia para el próximo mes subió hasta un 8,8%, alcanzando el nivel más alto desde principios de marzo. "Ya estamos viendo la destrucción de la demanda industrial a medida que los precios del gas siguen subiendo", dijo Kesavarthiniy Savarimuthu, analista de BloombergNEF. Y con la decisión de Alemania de aplicar un recargo a los consumidores de gas doméstico, "los hogares pronto sentirán también la presión". Esta nueva tasa supone un incremento de 2,42 euros el kilovatio hora a partir del 1 de octubre.

Por su parte, los precios del gas natural holandés para el próximo mes subieron hasta un 6,5% este martes, alcanzando su precio más alto desde marzo.

La producción del parque nuclear francés, tradicionalmente la columna vertebral del sistema eléctrico de la región, sigue siendo la más baja de las últimas décadas, mientras que las reservas de energía hidroeléctrica en otros países también están en los registros más bajos de los últimos años. Esto ha convertido al país galo en un importador de electricidad, dejando a los países vecinos más dependientes del gas para mantener las luces encendidas. La electricidad francesa, que se ha negociado poco en agosto, cerró el lunes a un precio récord de 636,50 euros por megavatio hora.

Escasez de lluvias

Al mismo tiempo, las sequías y el calor extremo en toda Europa han secado ríos y embalses que son cruciales para el suministro de energía hidroeléctrica en algunos países, privando al continente de otra alternativa a los combustibles fósiles. La generación eólica también ha estado por debajo de los estándares, elevando los costes de la energía a corto plazo.

La prolongada sequía ha mermado el agua del Rin, una vía fluvial clave para el transporte de combustibles como el carbón, con niveles tan bajos que puede llegar a ser intransitable para muchas embarcaciones. Las rutas alternativas por carretera y ferrocarril tampoco son una opción, dado su alto coste. 

Normas
Entra en El País para participar