Aerolíneas

IAG hace historia en el sector aéreo español con la toma del 20% de Air Europa

El grupo de Iberia anuncia que ha ejercido la opción de canjear el crédito de 100 millones otorgado a Globalia en acciones de

Aviones de Air Europa e Iberia.
Aviones de Air Europa e Iberia.

Movimiento tan esperado como histórico en el sector aéreo español. El grupo IAG se ha convertido en el segundo accionista de Air Europa con la toma de un 20% de la aerolínea de la familia Hidalgo. La operación, anunciada esta mañana ante la CNMV, responde al canje en capital del préstamo de 100 millones otorgado el pasado mes de marzo a la matriz de la compañía aérea, Globalia.

El holding que agrupa a Iberia, British Airways, Vueling y Aer Lingus, da un paso significativo hacia la pretendida toma de control con la adquisición del 100% de  Air Europa, pero ese hito dependerá de autorizaciones comunitarias. De momento, el 20% es considerado como una participación financiera y no otorga mando alguno a Iberia sobre su histórico rival. De hecho, ambas compañías seguirán compitiendo en un mercado de máxima complejidad por los coletazos de la pandemia, la inflación y los costes del combustible.

Los 100 millones que IAG entregó a Globalia, por un plazo de siete años, sirvieron para que Air Europa pudiera afrontar la actual temporada de verano, al tiempo que se daba aire a unas negociaciones de compra que se habían complicado por las condiciones que impuso la Dirección General de Competencia de la UE. IAG se garantizó, con su préstamo, un año de negociación en exclusividad por Air Europa y otros dos años más con derecho de tanteo si surgiera una oferta competidora. Incluso se ha guardado un derecho de acompañamiento a Globalia si esta decide vender y a IAG no le interesara igualar la oferta.

La parte compradora debe defender ahora estos 100 millones ya desembolsados y otros 75 millones que a entregó a comienzos de año a Air Europa: 40 millones por romper el acuerdo inicial de adquisición, ante la previsible negativa de la CE, y 35 millones más por evitar litigios y seguir negociando con los Hidalgo.

Más de un año por delante

El complejo plan de integración de Air Europa en Iberia se llevará previsiblemente más de un año antes de cristalizar, según estimaciones internas de IAG. La financiación aportada a Globalia obtuvo luz verde de los financiadores de Air Europa, avalados por el ICO, y de la Sepi. También dieron su visto bueno autoridades de la competencia de Alemania o Reino Unido. Pero lo que viene es un examen mucho más profundo sobre lo que supondría fundir las dos grandes aerolíneas de red en España. Eso sí, IAG parte ahora con el aval de haber convencido a distintas autoridades europeas de la competencia con esta primera adquisición.

Iberia ya puso sobre la mesa de la CE una serie de concesiones a sus competidores en forma de rutas y slots, pero en Competencia se vieron insuficientes. Con un pie ya en el capital de Air Europa, la intención de Gallego y los suyos sigue siendo hacerse con la totalidad de las acciones, tal y como se planteó en un acuerdo con los Hidalgo en octubre de 2019.

Por entonces se tasó a Air Europa en 1.000 millones de euros que serían pagados en efectivo. Con los primeros golpes de la pandemia, la firma de Globalia precisó endeudarse con 140 millones avalados por el ICO y, posteriormente, un rescate de 470 millones en noviembre de 2020 a cargo de la SEPI, que tutela la aerolínea ahora bajo la presidencia de Jesús Nuño de la Rosa. La carga financiera está por encima de los 700 millones antes del dinero que Air Europa adeuda a los arrendadores de aviones. De hecho, Iberia ya renegoció el precio de adquisición a la baja, hasta los 500 millones en plazos más la deuda. Y en la última aproximación a la operación, el 20% ha sido tasado en los 100 millones del préstamo a Globalia.

Movimiento estratégico para Madrid-Barajas

Desde IAG e Iberia se ha insistido durante meses en que la adquisición de Air Europa por un grupo extranjero, como es el caso de Air France o Lufthansa, serviría para fragmentar el hub de Madrid-Barajas y beneficiar a aeropuertos competidores en París, Fráncfurt, Londres o Ámsterdam. Se defiende su candidatura como la única que suma para España y su conectividad.

La suma de las flotas de largo radio de Iberia y Air Europa, ambas compitiendo hasta ahora por el mercado latinoamericano y algo en Estados Unidos, sería similar a la que tiene KLM en Ámsterdam. La compañía resultante estaría aún lejos del potencial de British Airways en Londres, Lufthansa en Fráncfort o Air France en París. Sin embargo, esa envergadura permitiría a Iberia generar eficiencias en rutas a América y elevar la programación hacia Oriente y Asia. Con ello, Barajas se convertiría en lo que se denomina un hub de 360 grados.

Los dos grandes aeropuertos de Aena, Barajas y el Prat, apenas alcanzan entre un 5% y un 7% de sus asientos dirigidos a los mercados asiáticos. Allí, según se ha venido argumentando desde Iberia, se encuentra un turista poco estacional y con alto nivel de gasto en sus viajes.

Distintos puntos de atención al margen de Air Europa

El presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto.
El presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto.

Iberia tiene en ejecución un nuevo plan estratégico, Iberia Next Chapter, en el que se prima la eficiencia operativa, la generación de caja y la flexibilidad. También se busca sacar el mayor partido posible a la oferta premium y a los negocios de transporte de carga y mantenimiento de aviones.

El objetivo es consolidarse, antes de la adquisición de Air Europa, como la compañía de referencia en Madrid-Barajas. De hecho, la toma del histórico rival puede leerse en clave defensiva a la vista de que Air France ha pretendido hacerse con la firma de Globalia.

La firma que dirige Javier Sánchez Prieto opera una red de 153 rutas en todo el mundo, potenciando sus posiciones en Estados Unidos y Latinoamérica tras la crisis del Covid-19. De hecho, Iberia se ha puesto a tirar de los resultados de IAG mientras British Airways se reactiva tras el duro parón que ha supuesto la pandemia para el sector aéreo británico.

Con toda la carne en el asador, Iberia ya supera la capacidad que ponía antes de la crisis en EE UU y sondea los mercados asiáticos para su vuelta a Tokio y Shanghai, previsiblemente en 2023. Mientras se negocia la compra de Air Europa, otros puntos críticos son el de la gestión de las coberturas contra la volatilidad del fuel, el avance en el uso de combustibles sostenibles y la renovación de flota.

Para 2030 Iberia prevé contar con una veintena de A350, varias unidades A321 XLR, estos dos últimos para la larga distancia, y buena parte de la flota de corto y medio radio rejuvenecida. La digitalización de los procesos operativos y comerciales, así como la ciberseguridad, son otros frentes que está atendiendo Iberia para acompasar el crecimiento.

Desde el punto de vista financiero, los planes de inversión se ven condicionados por la generación de caja y amortización de deuda. Iberia tiene como horizonte a 2025 y 2026 la devolución de más de 800 millones de crédito avalado por el ICO, para lo que ya se ha configurado un plan financiero.

Normas
Entra en El País para participar